7 - junio - 2019

La inflación en la era Macri subió un 200%

Según un informe del CENE de la UB, los índices macro durante el actual gobierno no fueron positivos, particularmente el tema inflación.

La inflación acumulada desde que asumió a Mauricio Macri hasta abril de 2019 fue de 200,2%, según un estudio del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, a cargo de Víctor Beker.

Para alcanzar este porcentaje, el estudio tomó el 41% de 2016 que determinaron los datos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Luego, a partir de 2017, se utilizaron los índices proporcionados por el Indec normalizado y que había alcanzado al 24,8%. Ya en 2018, la inflación fue de 47,6% y hasta abril de este año había llegado a 55,8% anual.

El empalme de los datos del GCBA (cuando los datos nacionales no estaban disponibles) con el Indec nacional (a partir de 2017) no modifican sustancialmente el resultado de este estudio. Lo que llamó la atención a varios especialistas es que se tome la inflación de 2018 (47,6%) y se la compare con la acumulada de abril de 2019 pero anualizada, no la acumulada en el cuatrimestre.

“En abril de 2019 alcanzaba el 55,8% anual”, dice la gacetilla de la UB. Esta comparación repite datos de la inflación de 2018 y la de abril 2018-abril 2019. La inflación acumulada de enero de 2019 a abril de este año es de 15,6%.

Más allá de este punto, es probable que el cálculo de la inflación sea correcto, dada la seriedad y profesionalismo de Beker y del CENE.

En otra parte del informe, Beker señala que “a fines de 2015, la deuda externa bruta total ascendía a u$s 170.414 millones. Un año más tarde había trepado a u$s 188.216 millones, mientras que a fines de 2017 ascendía a u$s 232.952 millones y al concluir 2018 totalizaba u$s 277.921 millones”. Es decir, que en ese lapso el crecimiento fue de 63,1%.

Durante el gobierno de Macri, sigue el trabajo de la UB, el PBI creció un 3,2%: en 2016, el Producto Bruto Interno tuvo un alza del 2,4%; en 2017, 3,4%; pero en 2018 bajó un 2,5%, y en 2019, Bker indica que “el FMI estima una caída de 1,2%”.

El resto del informe señala lo siguiente:

Balanza comercial. En 2016 se verificó un saldo positivo de 65 millones de dólares. En 2017, dicho balance se tornó negativo en 847 millones de dólares. En 2018 volvió a tener signo positivo, con un superávit de 1.369 millones de dólares, y en el primer cuatrimestre de 2019 acumula un saldo positivo de 3.147 millones de dólares.

Desempleo. El primer relevamiento realizado por el INDEC tras su normalización correspondió al segundo trimestre de 2016 y arrojó un 9,3% de desocupación abierta. Un año más tarde, el indicador había descendido al 8,7%, pero para el segundo trimestre de 2018 había trepado al 9,6%.

Pobreza. Los datos del segundo trimestre de 2016 indicaban que había un 32,2% de personas viviendo bajo la línea de pobreza. En el primer semestre de 2017 dicho guarismo había descendido al 28,6%. Un año más tarde se ubicaba en el 27,3%, pero a fines de 2018 había trepado al 32%.

Capacidad instalada. La utilización de la capacidad instalada de la industria alcanzaba al 62,7% en enero de 2016. Un año más tarde había descendido al 60,6%. En enero de 2018 trepaba al 61,6%. Pero en igual mes de 2019 se desplomaba al 56,2%.

“En síntesis –finaliza el informe–, de la comparación surge que el año con mejores indicadores económicos fue 2017, con una inflación de 24,8%, una tasa de crecimiento del 3,4% y un nivel de pobreza en descenso, aunque con deterioro en la balanza comercial, crecimiento de la deuda externa y caída en el uso de la capacidad instalada de la industria”.

Fuente: Diario Perfil