12 - mayo - 2017

La Flota Amarilla elogia a Awstin pero le pone reparos a la nueva Ley de Pesca

Los empresarios del sector destacaron el accionar del secretario de Pesca en una reunión en Buenos Aires. Pero también cuestionan que la nueva ley que impulsa incluya más permisos de pesca. Quieren rediscutir este punto.

Los empresarios vinculados a la Flota Amarilla de Rawson salieron ayer a destacar la labor del secretario de Pesca de Chubut, Adrián Awstin, por su encendida defensa de la industria local durante una reciente reunión en el Consejo Federal Pesquero en Buenos Aires. Pero, a la vez, mostraron sus reservas con algunos puntos de la nueva Ley de Pesca que se está tejiendo en despachos oficiales del Gobierno en Rawson y que, a criterio de los armadores de la Flota Amarilla, deberían discutirse.
A través de un comunicado hecho circular entre periodistas, la Flota Amarilla le dedicó elogios a Awstin por su participación en una reunión a la que se convocó a los integrantes de la Comisión de Seguimiento del Langostino, donde nuevamente quedó demostrada la rivalidad entre Mar del Plata y Chubut.
Según dijeron los empresarios de la Flota Amarilla, el desempeño del actual secretario de Pesca fue “sobresaliente”, confrontando principalmente al controvertido Oscar Fortunato, representante del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA) y la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA), quien no accede a ningún tipo de control en la explotación de cualquier recurso.
Lo más destacado del encuentro fue la iniciativa de Chubut para imponer un límite de 2.000 cajones para todos los barcos que desarrollen actividades en aguas nacionales, como así también el límite máximo de 72 horas para realizar la marea. El fundamento esgrimido para presentar la iniciativa es la pérdida de mano de obra en tierra y de valor agregado que se genera por la falta de calidad en el langostino fresco desembarcado, sin profundizar en el daño ocasionado al recurso ya que los volúmenes de captura son muchos más elevados año a año.
Ahora, estos puntos deben ser analizados en el seno del Consejo Federal Pesquero, en donde la participación de Awstin estaría generando incomodidad en muchos actores con intereses distintos a los de la sustentabilidad de los recursos pesqueros.
Nueva ley

Sin embargo, los empresarios de la Flota Amarilla también se expresaron sobre el trabajo que se estaría realizando desde el Gobierno provincial para impulsar una nueva Ley de Pesca o una modificación de la existente. Los armadores de la Flota Amarilla de Rawson creen que algunos artículos deberían ser modificados “en aras de un bien común para facilitar la práctica de su aplicación para cualquiera de las partes, tanto para el administrador como para el administrado”, expresaron.
La nueva Ley de Pesca es un secreto a voces pero, por ahora, casi nadie conoce los detalles del articulado, aunque hay varios borradores circulando por distintos despachos, inclusive del sector empresario.
Para estos armadores, propietarios de la Flota Amarilla de menos de 21 metros de eslora, lo menos indicado sería modificar la ley teniendo como objetivo aumentar el número de permisos de pesca.
Esgrimen diversas razones, entre ellas la saturación de embarcaciones en el muelle del Puerto Rawson sin que se vea en un futuro cercano planes para su ampliación y, por sobre todo, porque no existen estudios biológicos pesqueros que permitan el aumento del esfuerzo pesquero en esa área.
Tampoco aceptan que este tipo de permisos, que siempre están en manos de un titular que a la vez es armador del buque, sea otorgado a plantas procesadoras. “La práctica ha demostrado que extender permisos a nombre de propietarios de plantas procesadoras con el argumento que se solucionarían problemas sociales o económicos, ha terminado siendo un ardid y sólo ha servido para ser alquilados. Y, además, las capturas de esos barcos circulan por la provincia sin abastecer a la planta a la que se le ha otorgado.”
Actualmente, la flota costera de Rawson está compuesta por 37 barcos de Flota Amarilla históricos, más dos permisos otorgados hace varios años a Ecoprom y Conarpesa –mediante una ley especial-, “que hasta esta temporada se dedicaron a alquilarlos generando un desfile de barcos por el puerto de Rawson”, agregan los armadores de la flota.
Le suman el controvertido plan VACOPA (Variado Costero Patagónico), integrado por seis permisos, más otros cinco permisos que transitoriamente se le ha otorgado a Red Chamber (la operadora de la ex-Alpesca).#