14 - febrero - 2018

La familia de Diana Rojas respalda la hipótesis sobre la autoría de Donnini

Desde la primera audiencia del juicio, las hermanas de Diana Rojas y sus padres estuvieron presentes en cada una de las jornadas; presenciaron cada uno de los testimonios de los más de 60 testigos que declararon hasta el momento.
A su vez, los familiares de la víctima se manifestaron en concordancia con la versión de los hechos esgrimida desde la Fiscalía, así como también desde la querella, que apuntan a Dante Donnini como autor material del homicidio.
Esto último, basándose en las evidencias que dan cuenta del ADN del imputado en el cuerpo de la víctima, y viceversa.
“Exigimos Justicia para nuestra hermana, las últimas fuerzas las guardamos para hacer Justicia por ella y que este asesino pague y todos los malditos días de su vida sean un calvario. Nada va a devolver lo que nos quitó, la mitad de nosotros se fue con ella para siempre. Por eso duele el alma que no estés físicamente, pero tu ser vive en nuestro corazón siempre, nunca se apagará”, manifestaba en la cuenta de Facebook, ahora “en memoria de Diana Verónica Rojas”, días atrás, su hermana Adriana.

Siguen las testimoniales

Este miércoles, desde las 8 de la mañana, continuará la ronda de testimonios en el marco del juicio oral y público por el homicidio de Diana Rojas. Inicialmente, estaba previsto que los alegatos tuvieran lugar en la misma fecha, pero por la extensión de algunas declaraciones y la importante cantidad de testigos del caso, el proceso se extendió y recién el viernes se realizaría la etapa en la que la parte acusadora y la Defensa expondrán sus argumentos ante el tribunal integrado por Patricia Reyes, Patricia Ásaro y Marcela Pérez.
Al momento, declararon más de 60 testigos del total de 72 convocados por el Ministerio Público Fiscal, la Querella y la Defensa.
A su vez, el pasado viernes por la mañana tuvo lugar la inspección ocular en el predio donde fue hallado el cadáver de la joven. Horas después, la jornada continuó con más declaraciones en los Tribunales de Puerto Madryn; entre ellas, la de la esposa del acusado Dante Donnini, la señora Myriam Reynoso, quien reforzó la versión que apunta a la inocencia del taxista y advirtió que “sabemos que hay algo y alguien grande detrás” de la causa.
A su vez, un peritaje que forma parte del expediente trazó un perfil del imputado, desde el punto de vista psicológico, y lo calificó como “educado y colaborador”, al tiempo que evidenció que “es capaz de sostener una narrativa coherente y no incurrir en contradicciones lógicas”.
También, hace referencia a la versión de los hechos según el taxista: “Se trata de un relato con consistencia interna y convincente”.
Además, el peritaje indica que “al momento de las entrevistas, se plantea un disyuntiva respecto a su posible accionar, entre mantenerse callado para evitar acciones de venganza por parte de quienes lo habrían amenazado, temiendo por la seguridad de su familia, y declarar aquello que le habrían ‘obligado’ a silenciar, exponiéndose al posible riesgo contra la integridad física de sus parientes” y que “los momentos en que muestra afectación emocional, éstos se relacionan con el porvenir de su persona o su familia”.

Perfil “antisocial” según una perito

Por otro lado, trascendieron detalles del informe psicológico realizado al imputado por las especialistas Silvia Sarubinsky y Mariana Pastor, en relación a tres entrevistas que le realizaron a Donnini entre el 25 y el 27 de julio de 2017.
La doctora Pastor fue una de las personas que declaró en el juicio, quien mencionó que “se concluye un diagnóstico presuntivo de personalidad narcisista con rasgos psicopáticos y paranoides”, agregando que “los elementos recogidos de la entrevista y las técnicas administradas, dan cuenta de dificultades a nivel emocional para sentir empatía, sentimientos de culpa y capacidad de generar vínculos significativos con otros”.
Además, sumó a su declaración que “la personalidad narcisista se define por el egocentrismo, la superficialidad y la manipulación en los vínculos; su accionar se sostiene principalmente en la confianza en su propio pensamiento, alejado de lo emocional; Emil Kraepelin (por el emblemático psiquiatra alemán) explica que quienes padecen este trastorno narcisista poseen poca capacidad de compasión y afecto, este tipo de trastornos se acompaña con dificultades en el manejo de los impulsos dando cuenta de una pobre capacidad para visualizar mentalmente las consecuencias de su comportamiento; las fallas en la comprensión y aceptación del otro, de su estado emocional, lleva al sujeto a tener dificultades en la modulación de sus conductas”.
Sin embargo, Pastor aclaró que “con esto no se hace referencia a que el peritado tenga un perfil antisocial, sino que la falta de empatía, el egocentrismo y el sentimiento de autovalía no le permiten generar vínculos profundos”.

Está angustiado y enojado

Una de las pericias psicológicas que se desprende de la causa, señala que “Donnini manifiesta desconcierto respecto a la situación que le toca vivir, plantea un conflicto entre su posición frente al hecho que relata y su intento de dar una imagen positiva de sí mismo” y que “muestra angustia asociada a amenazas que habría recibido”.
A ello, suma que “al momento de las entrevistas, se plantea un disyuntiva respecto a su posible accionar, entre mantenerse callado para evitar acciones de venganza por parte de quienes lo habrían amenazado, temiendo por la seguridad de su familia, y declarar aquello que le habrían ‘obligado’ a silenciar, exponiéndose al posible riesgo contra la integridad física de sus parientes”.
Además, el documento agrega que “en varias oportunidades, señala temor de que no se considere verídico su relato y muestra preocupación por su familia; es capaz de armar un vívido relato no estructurado, con riqueza de detalles en relación al hecho, describiendo interacciones y reproducción de conversaciones, refiriendo experiencias subjetivas (sensaciones, pensamientos, miedos) con una actitud medianamente crítica sobre su propia conducta” y añadiendo que “se trata de un relato con consistencia interna y convincente”.
En la misma línea, dicho informe refiere que “el peritado se presenta como víctima del hecho que se le imputa, muestra enojo con su situación actual, aunque explicita que no siente lo mismo respecto a los funcionarios actuantes”.
También, “refiere sentir confianza en que su situación judicial se resolverá favorablemente; su relato presenta signos de verosimilitud, descartándose la existencia de fenómenos de simulación de patología psíquica, se observan indicadores de disimulación de aspectos conflictivos; su testimonio no da cuenta de sensibilización o empatía con la víctima, y los momentos en que muestra afectación emocional, éstos se relacionan con el porvenir de su persona o su familia”.

“No incurre en contradicciones lógicas”

El mismo informe sostiene que Donnini “se presenta colaborador y bien predispuesto a los encuentros, se muestra como una persona muy cordial y educada”, agregando a ello que “se evidencia la habilidad que tiene el peritado para dilucidar el rol de cada perito y manejar una actitud acorde a lo que considera esperable”.
En este contexto, añade que el imputado “es capaz de sostener una narrativa coherente y no incurrir en contradicciones lógicas; las funciones psíquicas superiores de atención, memoria y concentración se encuentran conservadas”.
El acusado “relata distintos momentos de su vida con fluidez e implicación, respondiendo con facilidad a las preguntas que se le dirigen; da cuenta de inestabilidad laboral y en consecuencia económica, que han generado conflictos a nivel familiar y diferencias con su esposa; pese a esto, relata una saludable convivencia familiar”.
Al momento de la entrevista “habla en tiempo presente acerca de la cotidianeidad familiar, lo que permite entrever que aún no existe toma de conciencia de su situación; se observa evidencia que sugiere oscilación en el peritado entre la sinceridad y la reserva; tendencia a irritarse fácilmente, poco dominio de sí mismo que conllevaría a la manifestación de sus impulsos hostiles en forma directa; falla el manejo de la agresividad; inmadurez sexual”.
Además, el documento explica que “el protocolo da cuenta de que el señor Donnini asiduamente actúa desatendiendo las exigencias sociales, es decir que existen patrones frecuentes de conductas poco convencionales, pero no significa que esas conductas sean necesariamente antisociales o inaceptables, sino que refleja tan sólo un énfasis en un individualismo mayor de habitual”.

FUENTE: EL DIARIO DE MADRYN