21 - septiembre - 2017

La Escuela Politécnica imprime implantes ortopédicos en 3D

La iniciativa se desprende del proyecto de Gino Tubaro, el joven inventor argentino que diseñó las denominadas “prótesis accesibles” y que donó al mundo los planos para crearlas, en una actitud claramente altruista que le valió el reconocimiento del entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.
En este contexto, docentes de la Escuela Politécnica comenzaron con el proyecto en Puerto Madryn, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de vecinos que perdieron uno de sus miembros superiores, con la novedad de que, por ejemplo, construir tres prótesis, en este caso de manos, tiene un costo de tan solo 350 pesos.
Actualmente ya fueron elegidos los dos primeros postulantes para recibir la prótesis, uno de los cuales es una niña de seis años.

Distinción a inventor argentino

Al respecto, el profesor del establecimiento, Pablo D’Horta, explicó cómo surgió la iniciativa: “Por suerte, pudimos poner en marcha un proyecto que ya veníamos evaluando hace unos meses; ya se concretó y ahora estamos trabajando en la realización de una prótesis de mano, con una impresora 3D”, sostuvo en diálogo con LU17.
Sobre este punto, agregó que “pasamos a formar parte de ‘The Atomic Lab’; hace muy poco, Gino (Tubaro) fue premiado por Obama, quien le entregó un reconocimiento por hacer las prótesis de manos de forma gratuita; lo que Gino hizo fue, en su comunidad, empezar a nombrar embajadores en todas las provincias, y la Escuela Politécnica pasó a ser uno de los embajadores de este gran proyecto, en la provincia del Chubut”.

Cómo surgió el proyecto

En este sentido, “todas las manos que se soliciten a The Atomic Lab se van a realizar en la escuela”, agregó el docente. Además, sostuvo que “en su momento, Gino hizo una convocatoria en Internet, hacia todas las personas interesadas en colaborar y que tuvieran una impresora 3D, y nosotros estábamos empezando a trabajar con dichas impresoras acá en la escuela, haciendo proyectos pequeños; quisimos ir un paso más hacia delante, y hablamos con los profesores para comenzar a incentivar a los chicos para que se involucren en las necesidades sociales”.
De este modo, “nos tiramos a la pileta, mandamos un mail a Gino, le explicamos que somos una escuela y que recién estábamos iniciando, que queríamos trabajar con ellos y les pedimos que nos tuvieran un poco de paciencia porque éramos nuevos en esto”, contó, a lo cual le respondieron que “no había ningún problema y que teníamos todo su apoyo y ayuda, por lo que estamos en contacto con ellos (por The Atomic Lab), consultándoles y demás; así fue como se concretó y empezamos a imprimir la mano”.

Dos impresoras más una donación

Además, resaltó que “el lunes tuvimos la visita de Sandra Castillo, que será nuestra primera persona que recibirá una mano; se fue emocionada, contenta, y aquí estamos, trabajando” y comentó que “hay una máquina que se compró con dinero del Ministerio (de Educación), otra la está aportando un profesor de la escuela, que es propiedad de él, y que la presta para colaborar; también, gracias a este proyecto, Aluar tuvo la gentileza de donar una máquina nueva, que está por llegar y que es muy importante, más rápida y grande, que nos permitirá agilizar la impresión”.