14 - septiembre - 2017

La Corte limitó los montos de las indemnizaciones de ART

Los jueces laborales no pueden aumentar a su arbitrio el importe de la indemnización por accidente de trabajo fijado por la ley, sostuvo ayer en un fallo dividido la Corte Suprema de Justicia. El tribunal señala que las reparaciones están “tarifadas”, es decir, que surgen de una fórmula que considera la edad y el salario de la víctima. Quienes pusieron el grito en el cielo son los abogados laboralistas.
Con la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco y la disidencia del juez Horacio Rosatti, la Corte revocó un fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo que, según el criterio del Alto Tribunal, había incrementado injustificadamente el importe de la indemnización por accidente laboral.
Según el fallo, Catalina Graciela Marando había demandado a la empresa QBE Argentina ART, la aseguradora de riesgos de trabajo de la firma en la que trabajaba su esposo, quien murió a los 50 años en un accidente laboral.
La Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo había reconocido que por aplicación de la fórmula prevista en el artículo 15 de la Ley de Riesgos del Trabajo la indemnización ascendía a $435.103,50 (suma a la que debían agregarse los intereses devengados desde abril de 2011, fecha del accidente fatal).
Pero aduciendo que tal importe era insuficiente, el tribunal estimó “justo” elevar la indemnización a 700.000 pesos.
Ahora, la Corte revocó ese fallo: sostuvo que “mediante la sola invocación de principios genéricos vinculados con la equidad de la reparación y aludiendo a ciertas circunstancias relativas al trabajador fallecido, la Cámara había determinado la indemnización apartándose injustificadamente de la ley aplicable”, de acuerdo a lo indicado a través del Centro de Información Judicial (CIJ).

Ley de Riesgos del Trabajo

Con esa circunstancia “se dilató innecesariamente” el pleito, pues “obligó a la aseguradora a interponer un recurso” para que la Corte dejara sin efecto lo decidido y ordenara el dictado de una nueva sentencia que se ajuste a la ley. Por su parte, Rosatti afirmó que el recurso de la firma era “inadmisible”.
Según se resaltó, la ley establece que “las indemnizaciones son tarifadas, es decir, que siempre deben determinarse empleando una fórmula matemática que toma en cuenta la edad que tenía el trabajador al momento del accidente y el salario que ganaba”.
Esto permite que la Ley de Riesgos del Trabajo “otorgue una amplia protección a los trabajadores (amparándolos incluso en los casos de accidentes laborales provocados por su propia culpa y también cuando sufren accidentes en el trayecto entre su casa y el lugar de labor)”, y que las reparaciones previstas “puedan ser “adecuadamente cubiertas” por las compañías aseguradoras que contratan las empresas “sin que ello implique un costo laboral excesivo”, se indicó.

Quejas de laboralistas

El Gobierno, las ART y los sectores empresarios festejaron la decisión de la Corte Suprema de Justicia de revocar un fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo que había fijado indemnizaciones por encima de los montos que establece el sistema de riesgos del trabajo.
En otro pasaje de su sentencia, los cortesanos ratificaron la vigencia de las indemnizaciones tarifas de la ley cuando los trabajadores sufren un accidente laboral.
Quienes pusieron el grito en el cielo son los abogados.
El fallo revocado es de la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, dictado por el juez Rodríguez Brunengo y la jueza Ferreiros en un accidente en el que perdió la vida un trabajador.
La Asociación de Abogados Laboralistas (AAL) cuestionó en duros términos la sentencia del Alto Tribunal e hizo foco en quienes son los principales perjudicados: los trabajadores. Ocurre que para la AAL, se descuida el derecho de los trabajadores.
Es más, la asociación de abogados, destacó: “No es cierto que ‘la Corte resolvió que los jueces laborales no pueden aumentar a su arbitrio el importe de la indemnización por accidente de trabajo fijado en la ley’, como titularon muchos medios. Lo que dijo la Corte es que para hacerlo debería decretar la inconstitucionalidad del art. 15 de la LRT, y la Cámara no lo hizo. Por eso la sentencia es arbitraria, y debe dictarse un nuevo fallo”.

Fallos precedentes

Desde la Superintendencia de ART dijeron que “la sentencia de la Corte modifica el decisorio de la Cámara laboral que arbitrariamente aumentó el monto de la indemnización tarifada que establece el sistema de riesgos del trabajo. Así la Corte ratifica el criterio de fallos precedentes respecto de la constitucionalidad del sistema de indemnizaciones tarifadas de la Ley de Riesgos del Trabajo”, remarcaron.
También dijeron que “las prestaciones tarifadas, típicas de la seguridad social, sólo pueden cuestionarse en su constitucionalidad si no resultan suficientes e integrales, lo que no ocurre con las indemnizaciones que hoy otorga el sistema de riesgos del trabajo”.
Los magistrados de la sala VII de la Cámara señalaron que por aplicación de la fórmula prevista en el artículo 15 de la Ley de Riesgos del Trabajo la indemnización ascendía a $435.103,50, suma a la que debían agregarse los intereses devengados desde abril de 2011, fecha del accidente fatal. Pero, aduciendo que tal importe era insuficiente, los jueces estimaron justo elevar la indemnización a $700.000.
Al llegar el caso a la Corte, el Alto Tribunal señaló que “mediante la sola invocación de principios genéricos vinculados con la equidad de la reparación y aludiendo a ciertas circunstancias relativas al trabajador fallecido, la Cámara había determinado la indemnización apartándose injustificadamente de la ley aplicable”.
Mara Bettiol, presidente de UART (Unión de ART) le dijo a Clarín que “este fallo de la Corte Suprema marca el respeto por la Ley”.
Para Bettiol, “ante el crecimiento desmedido de los juicios, cuya evolución no guarda relación con las mejoras del sistema de ART, ya sea en aumento de las indemnizaciones, mejoras de la atención, caída de accidentes y de fallecimientos, resulta necesario poner en cauce nuevamente el sistema de riesgos del trabajo. Sin esto, no es posible que un sistema de seguros funcione”, afirmó.

“Reglas claras”

La titular de la UART agregó que “tanto acá como en cualquier lugar del mundo, el sistema de seguros es sinónimo de automaticidad y certidumbre, eso es lo que necesitan empresas y trabajadores. Reglas claras”.
En las ART señalaron, además, que “es un muy buen mensaje claro y contundente de la Corte hacia los tribunales inferiores sobre la defensa de la fórmula de la ley, tema que si bien no es analizado en el fondo, ratifica que se trata de un sistema tarifado”.
Por su parte, Matías Cremonte, presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas, le dijo a Clarín que “el fallo demuestra que seguimos discutiendo la seguridad jurídica de las empresas y no el derecho de los trabajadores a no morirse en el trabajo. Este empleado tenía 50 años y dejó su vida en su trabajo”.
Y añadió: “La reparación que la LRT establecía era de $400.000, por lo que la Cámara entendió que eso no resarcía el daño a su familia y la elevó a $700.000. Los jueces tienen esa facultad, y de hecho lo hizo la propia Corte en otros fallos, ya que si la indemnización no se encuadra en los parámetros constitucionales de la protección de la integridad de los trabajadores, puede ampliarse”