24 - septiembre - 2020

La chubutense Torres sueña seguir dentro de la Selección y dar el salto a Europa

La basquetbolista nacida en Trelew admitió que participar de un torneo junto al equipo nacional fue una de las experiencias más impresionantes que vivió en su corta pero prometedora carrera deportiva, que se abre paso desde el sur hacia el mundo. Ingresá y conocé lo dicho  por la ex Racing en diálogo con PDC.

Martina Torres, una de las jóvenes deportistas de la provincia que mejor representan al básquet femenino a nivel nacional fue parte del ciclo de entrevistas y se refirió a diferentes temas. Uno de ellos, «sumar torneos con Argentina y en un futuro, jugar afuera del país».

La actual basquetbolista del club Lanús de Buenos Aires y que se inició en Racing de Trelew, entrena en un centro de su ciudad y además participa de los zoom junto a miembros del preseleccionado argentino u-19 de Argentina que se preparaba antes de la pandemia de coronavirus para el Mundial de U19 de Bangkok, en Tailandia.

La pandemia y los entrenamientos

«Tuve que acomodarme y entrenar duro. Al principio debí organizarme, conseguir pesas y aplicar en ejercicios de dribbling más reducido, además no tenía el aro para lanzar. Aunque por suerte en Trelew las cosas con la pandemia están bien y puedo acceder al gimnasio. Ahora estoy con ganas y me apoyo en eso para entrenar. Lo raro de todo esto fue que al principio debía concentrarme para entrenar delante de una cámara. Eso es raro, aunque habrá que acomodarse hasta que se pueda volver a lo presencial».

¿Qué significa vestir la camiseta de la Selección Argentina?

«Para mí como jugadora es lo más alto a lo que pude llegar. Además de jugar en otro país (NdR: Mundial de Bielorrusia, U17), eso es el objetivo de cada jugadora. Es una alegría enorme ponerme la camiseta, escuchar el himno y es lo máximo que una quería lograr como jugadora. Ahora espero poder mantenerlo».

La previa desde la concentración hasta llegar a la cancha:

Torres se ganó su lugar en Bielorrusia 2018, donde debutó ante Hungría, y admitió que fue una gran experiencia junto a la Selección Argentina.

«Cuando te eligen la sensación es otra y hay que disfrutar. Fue una camada hermosa y con las chicas me llevo bien y me ayudó mucho. Instalados en Bielorrusia la cabeza se imagina cómo será el estadio y después en el vestuario con nervios ansias y las ganas de estar en la cancha escuchando el himno y eso es lo que más me emociona».

«Cuando regresé a mi club sabía que con esfuerzo había que mejorar y acá en Argentina uno puede seguir creciendo y no hay techo».

La llegada a Lanús:

«Fue un paso muy grande, no solo por ir a vivir a otra provincia, sino que el básquet allá tiene un alto nivel. Te encontrás con equipos mucho más entrenados, hay competencias todos los fines de semana y acá yo no tenía ese roce. Eso lo aproveché al máximo, como también a los entrenamientos exigentes y duros».

La familia:

«Siempre tuve el apoyo de ellos y cada decisión que tomé, me estuvieron presentes como hasta ahora. En Trelew, Puerto Madryn estaban siempre y sí se los extraña, al igual que mis amigos, mi casa, pero sin el apoyo de mis seres queridos no podría estar donde hoy estamos».

Fuente: Paste de campeon