1 - abril - 2019

La celebración en celeste y blanco llegó al Obelisco

Racing Club se consagró campeón y la celebración estuvo acorde con ello, ya que los futbolistas que lo consiguieron en la cancha de Tigre donde nunca se había registrado un hecho así en la historia, viajaron inmediatamente hacia un Obelisco iluminado de celeste y blanco inundado en sus inmediaciones por una multitud de hinchas enfervorizados.

La delegación partió del estadio Dellagiovanna en el mismo micro que lo llevó hasta allí seis horas antes, con un intervalo a 15 minutos de su arribo porque un enorme grupo de hinchas le interrumpió el paso para arengarlos antes de la consagración.

Ese ómnibus hizo escala en la Ciudad Universitaria, de Palermo, donde sus pasajeros descendieron para subirse a otro, pero descapotado, que los llevó hasta el destino final de los festejos en la Plaza de la República.

Mientras todo esto sucedía, el presidente de Racing, Víctor Blanco exteriorizaba su «inmensa alegría por estar festejando con los muchachos luego del título. Es mérito de los jugadores y de ‘Chacho’ (Eduardo) Coudet, por como se brindaron en la cancha».

«Si uno trabaja bien a la larga se dan los frutos y eso es lo que está pasando con Racing. Hacemos mucho y trabajamos mucho por el club con este grupo de gente con el que lo estamos conduciendo», expresó.

«Lo cierto es que le tenía mucha fe al equipo porque pensaba que hoy con Tigre era el partido. Hicimos más que el resto en esta Superliga porque desde la cuarta fecha estamos punteros y no nos pudieron bajar nunca. Y pasamos a todos los equipos perdiendo solamente dos partidos», se ufanó.

Desde otro lugar, en tanto, el marginado delantero Ricardo Centurión manifestaba vía Instagram que se sentía «campeón como los demás muchachos», porque lleva «a Racing en el corazón». Y pidió jugar el último partido ante Defensa y Justicia «aunque sea en reserva».

La gran noche de la «Academia» se anticipó una fecha, justo la que podía definir todo en una final no prevista ante Defensa y Justicia, pero los empates simultáneos por el mismo marcador abrieron esta celebración conjunta entre jugadores, cuerpo técnico e hinchas en un Obelisco eufóricamente habitado como en las más grandes jornadas de glorias deportivas.

Racing se llevó la segunda Superliga de la historia, después de la primera que obtuvo Boca Juniors, y su incondicional parcialidad dio testimonio de ello «como en el sesenta y seis», cuando el «Equipo de José (Pizzuti)» enhebró un título con 39 partidos invicto que continuó con la obtención de la Copa Libertadores y luego la primera Intercontinental para el fútbol nacional, que lo transformó en el mejor equipo «académico» de todos los tiempos.

Fuente: Diario Jornada.