26 - noviembre - 2018

La baja de consumo de carne se siente en la ciudad

Luego de un informe que llevó a cabo la agencia de noticias ADN a nivel nacional, el que se informó que en un año el consumo de carne por persona bajó 12 kilos y se compra menos que en 2001, EL CHUBUT recorrió las carnicerías de la ciudad para cotejar la situación a nivel local.

Cabe mencionar que a nivel nacional, durante la crisis de 2001-2002 se consumían 59 kilos por habitante en un año,  y entre septiembre de 2017 y octubre de 2018, por debajo de los 49. También se registró el cierre de casi 50 mil carnicerías en todo el país. 
En la nuestra ciudad, se viven dos realidades totalmente disímiles.

En la zona céntrica de la ciudad hay carnicerías que no se vieron afectadas por la crisis. En una de ellas su propietario confesó que se debe a la ubicación ya que la misma está ubicada en una esquina totalmente céntrica y mantiene su clientela de años. Pero ya alejándose unas cuadras del casco céntrico, la baja del consumo va notándose y se agudiza acercándose a los barrios de los distintos puntos de la ciudad.

BAJA BRUSCA EN LOS TRES ULTIMOS MESES 
La mayoría de los carniceros consultados por EL CHUBUT coincidieron en que los clientes no sólo han bajado el consumo de carne el último año, notando un una baja brusca los últimos tres meses, sino que han cambiado los hábitos de consumo; ya sea porque cambiaron el tipo de corte tendiendo a los más económicos, redujeron la cantidad que siempre llevaban o la suplantaron por pollo o carne picada. Antes se realizaban las compras realizando un pedido semanal y ahora compran día a día. 

Los cortes que son más requeridos son el osobuco y la marucha. Los que preparaba milanesas de peceto ahora las preparan con nalga, cuadrada o aguja, o los que llevan lomo ya no lo hacen o lo hacen en menor cantidad. 

El asado se sigue consumiendo los fines de semana pero se busca precios o  promociones. Las personas que integran peñas ya no adquieren la carne en la misma cantidad y consultan precio, promociones o descuentos. Eduardo Meza, propietario de “La Tranquera”, carnicería que funciona hace diez años, manifestó que “bajó el consumo prácticamente el 50 por ciento; en un periodo de tres meses, fue algo brusco; a la gente no le alcanza el sueldo y trata de estirarlo los más que se puede. Yo no tengo problemas pero estoy 12 o 13 horas por día, atiendo solo, no tengo empleados; no los puedo pagar”. 

“La gente recorre, busca precios, yo gracias a Dios tengo una buena clientela de la zona y de la zona sur también; tengo varias peñas que viene a comprar el fin de semana; pero ya no se juntan tanto como antes. Para el Día de la Madre por ejemplo no bajé cordero porque estaba muy caro” añadiendo que “yo antes compraba 10 u 11 medias reces por semana y ahora compro tres.

Los cortes salen casi todos, pero en menos cantidad; el osobuco ahora que hace calor sigue saliendo; y se consume mucho pollo, la carne picada sale mucho; la gente que tiene chicos sobre todo cocina al mediodía con eso y deja para la noche; la gente se las va ingeniando; no pongo ofertas porque no me conviene; porque yo ya tengo los precios accesibles; el osobuco por ejemplo casi lo estoy vendiendo al precio de costo”, relató el carnicero.

Fuente: El Chubut