24 - agosto - 2017

Jones Huala: «No me siento argentino, nunca lo voy a ser, por más que me obliguen»

Facundo Jones Huala, desde la Unidad 14 de Esquel, donde espera un nuevo juicio por el pedido de extradición a Chile, ratificó la lucha del RAM por separarse de la Argentina y llamó a la rebelión. 
«Será una lucha prolongada. A Mao le costó 20 años. Los vietnamitas estuvieron años para expulsar a los americanos. A Nicaragua le costó años sacar a Somoza. La revolución cubana insumió años. Esto es la continuación de una lucha cuyo desenlace quizá yo no llegue a ver», dijo Jones Huala en una entrevista concedida al diario La Nación desde la U 14 de Esquel. Y aunque citó a varios líderes históricos, no logró conciliar su lucha separatista con la de Mao Tsé Tung, Fidel Castro (también lo citó), los sandinistas de Nicaragua, quienes a su modo siempre defendieron ideales por su país y no por su rompimiento como Nación, tal es el caso del RAM que no reconoce a los Estados argentino o chileno. 
Para dejarlo aún más claro, Jones Huala afirmó: «No me siento argentino, nunca lo voy a ser, por más que me obliguen. ¿Cuánta gente tiene doble nacionalidad? ¿Por qué no podemos ser una Nación Mapuche, regirnos por nuestras leyes y respetar al Estado argentino, pero sin ser parte de él?»
El líder del RAM insistió que en el futuro llegarán a la conformación de la Nación Mapuche «porque la nuestra es una lucha sin vuelta atrás».
Y aunque entre las víctimas de la violencia del RAM aparecen peones de campo, pequeños productores, campesinos, camioneros, incluso muchos mapuches que no adhieren a la violencia, Jones Huala prefiere darle al accionar del grupo separatista un tinte romántico. «No lo creé solo, pero fui parte. Surgió de la necesidad de defenderse, de la pobreza que vivimos y para recuperar territorio. El objetivo es el sabotaje para la expulsión del latifundio. Quebrar la economía del enemigo. RAM está presente en todas las comunidades rurales en conflicto que tienen una idea autonomista. Cualquier paisano, incluso un puestero, podría ser parte de la organización, por más que diga que lo atacó RAM. No sé cuántos miembros son hoy, porque ahora estoy afuera. Tienen una autonomía táctica, pero una estrategia compartida con el Movimiento Autónomo del Puel Mapu (MAP). Nuestro hermano político es la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), pero no somos un grupo cohesionado, porque no nos dejan cruzar la frontera», adujo el lonko.

LA EXTRADICION
Jones Huala le requerirá a la Corte Suprema -una vez que el juicio de extradición que se iniciará a fin de mes en Bariloche llegue a esa instancia-, ser juzgado en la Argentina por los delitos de los que se lo acusan en Chile.
Para eso sí usará su DNI argentino, pese a que reniega de serlo. Huala sabe que la última palabra, según la ley de Cooperación Internacional en Materia Penal, que rige todo proceso de extradición, la tendrá el presidente Mauricio Macri. Y a él apeló al indicar que al Gobierno no le conviene su extradición. «Si soy juzgado acá, puedo mediar entre mi gente, porque soy el lonko del Movimiento Autónomo del Puel Mapu. Pero si yo no estoy, quizás venga otro lonko, no lo sé, y mi voz en Chile no llegará a las comunidades».
Y cuando le preguntaron cuáles serán las próximas acciones de RAM, el grupo radicalizado que fundó, dijo: «Eso no lo sé. Que hagan lo que ellos consideren. Pero yo llamo a la rebelión a toda la sociedad, no sólo al pueblo mapuche. Pero el problema más grande va a ser si me extraditan. Porque si lo hacen yo no voy a poder responder por ninguna de estas cosas. Ni voy a poder mediar. Tengo la capacidad de influir en las acciones de las personas. Al no estar yo, no sé si surgirá otro líder. Sí, soy un actor político que todavía puede mediar en muchas cosas».

Fuente: Diario del Chubut