19 - junio - 2019

Impresionante operativo en Lago Puelo para rescatar a una pareja perdida en la montaña

Los bomberos voluntarios de Lago Puelo debieron articular un amplio operativo durante el último fin de semana (aunque recién trascendió ayer) para rescatar en plena noche a una pareja extraviada en el cerro Morrudo, al oeste del río Azul, donde debieron sortear cañadones con más de un metro de nieve.

Según detalló el jefe del cuerpo activo, Julián Cayún, los protagonistas “fueron dos personas mayores de edad. Un hombre de 28 años, residente en el barrio Industrial de El Bolsón, y una mujer peruana de 32 años, de visita en la zona”.

Explicó que “comenzaron el ascenso a las 11 del viernes con la intención de alcanzar la cima del cerro Morrudo, aunque sin conocimiento de las distancias y las complicaciones que podrían aparecer durante la excursión, con un terreno sumamente complicado a partir de los 1300 msnm por la presencia de nieve”.

A pesar de las circunstancias, “esta pareja fue avanzando hasta que perdió la huella. Pronto oscureció y ya no pudieron orientarse. Sin embargo, en su afán de buscar el camino de regreso, se fueron metiendo cada vez más en el bosque, al tiempo que ya era prácticamente imposible seguir porque la nieve era cada vez más alta, en algunos lugares superaba el metro y medio”, acotó

“A esa altura hay presencia de la vegetación típica de nuestras montañas, con caña colihue, coihues tirados y monte achaparrado que no permiten el paso”, graficó Cayún sobre las peripecias vividas por los extraviados en plena noche.

Estos factores climáticos y naturales, “provocaron en ambos un principio de hipotermia, ya que estaban mojados de pies a cabeza, a lo que agregó una baja considerable de la temperatura, que por la noche baja hasta los cinco grados bajo cero”, enfatizó el jefe de los bomberos.

Como no volvían, sus allegados hicieron conocer la novedad a los organismos de seguridad de la villa turística. “Logramos ubicar su paradero por medio de los dispositivos GPS en los celulares, pero en la práctica nos costó varias horas llegar en su rescate porque estaban dentro de un cañadón profundo con mucho monte y nieve”, remarcó Cayún.

Sin embargo, destacó que “hicieron bastante caso a las indicaciones que pudimos darles una vez que establecimos contacto telefónico desde la guardia del cuartel, en Lago Puelo. Una vez ubicados, comenzamos el descenso de varias horas hasta la pasarela del río Azul, donde nos esperaba una ambulancia”.

Ya en el hospital local, la pareja recibió los cuidados correspondientes y permaneció allí hasta que se repusieron por completo. Los médicos confirmaron asimismo que no presentaban lesiones de consideración.

Finalmente, Cayún recordó que el rescate se extendió hasta la madrugada del sábado, toda vez que la brigada de expertos en montaña comenzó el ascenso a las 22 y recién retornó a las 5.30. En coincidencia, números vecinos de Lago Puelo fueron siguiendo las alternativas de la expedición a través de las luces de linterna que se observaban en el faldeo de los cerros.

La red de refugios de montaña de Lago Puelo y El Bolsón recibe anualmente la visita de unos 40 mil excursionistas del mundo entero y es la más extensa de Sudamérica. La mayoría hace los ascensos en época estival y es obligatorio anotarse en la Oficina de Informes Turísticos de cada localidad, desde donde se articulan los operativos de seguridad indispensables para la actividad.

Sin embargo, durante el invierno dichas exigencias no se controlan tanto y es habitual que visitantes o lugareños sin los equipos adecuados y sin experiencia en alta montaña terminen tentados por tomar un sendero que trepa hasta la nieve, sin calcular los riegos o las consecuencias con que puede finalizar un simple paseo.

Fuente: Diario Jornada