10 - septiembre - 2021

Habló la joven que perdió el pie tras ser embestida por un conductor ebrio

Julieta, tiene 26 años y perdió un pie tras ser embestida por un conductor en estado de ebriedad. La joven, en diálogo con Azul Media, habló del difícil momento que atraviesa. Julieta López, se encuentra internada en el Hospital Santa Teresita de Rawson, y sabe que pasarán varias semanas antes de recibir el alta médica.
Manteniendo la calma y sin agresiones para con su victimario, relató los hechos que rodearon al traumático momento en que se entera que perdió su pie producto del accidente vial. Julieta no tiene empleo, vive de trabajos eventuales y la moto en que viajaba al momento del accidente, era una herramienta para ella.
Ahora con su pie amputado, Julieta teme por su futuro, porque no sabe de qué vivirá cuando salga del hospital, porque su única familia es su hermano que vive y trabaja en Comodoro Rivadavia.

Embestida por un ebrio

Julieta relató: «mi hermano había llegado de Comodoro y hacía cinco meses que no nos veíamos, me estaba esperando en Playa Unión, en un lugar donde venden comida; y desde mi casa agarré la moto y me fui a verlo, y cuando pasé el puerto apareció un (Renault) Megane de contramano» y agregó que «venía muy fuerte, agarró la rotonda y se ve que el auto se le fue, no volvió por su carril, me encaró directamente».

“Me enteré en el Hospital”

En el auto «iban tres personas», precisó la víctima, sumando a ello que al percatarse de que iba a ser embestida, «quise encarar para el lado de la playa y no llegué, el vehículo venía muy fuerte y me agarró con todo; la moto quedó cruzada abajo y yo a unos diez metros».
«Esa parte estaba oscura y al instante, por el impacto, perdí el pie; me enteré en el Hospital porque había quedado inconsciente, ellos se fueron y no había nadie», mencionó.

Brutal accidente

«No sé cómo hice pero momentos después pude llamar a mi hermano y decirle de mi pie; él llamó a la ambulancia y, hasta que vino, perdí muchísima sangre; y cuando llegó y me subieron a la tabla y creí que al pie todavía lo tenía, pero cuando bajó el paramédico de la ambulancia dijo ‘va a haber que amputar’, por lo que sufrí una crisis y me durmieron», añadió, remarcando que «al Hospital llegué sin el pie, incluso el traumatólogo me mostró las fotos y no me las quiso enviar, me dijo que tuvieron que cortarme un poco más arriba por la tierra que tenía, ya que podía haberme infectado; y también tenía el fémur salido para afuera».

 

 

El Diario Web.