14 - septiembre - 2020

“Grupo Genila”: el chat de WhatsApp que vendía lotes en Playa y es clave en una causa judicial

Eran tres personas de un grupo de cinco que serán imputadas por la Unidad Anticorrupción por negociaciones incompatibles en Rawson. Conversaban sobre precios, reservas y noticias sobre el Concejo. Traspasos sospechosos, un negocio multimillonario en dólares e irregularidades que nadie vio.

En el “Grupo Genila” estaba todo. Según el fiscal Omar Rodríguez, en ese chat de WhatsApp compartido por Guillermo Guastavino, Jorge Davies y Alejandro Yaniez consta el armado de un negocio inmobiliario multimillonario en dólares, con la participación de Felipe García Melano y la venia del secretario de Planificación de la Municipalidad de Rawson, Fernando Vosecky.

Esas charlas se borraron de los celulares secuestrados pero las pericias recuperaron buena parte para la Causa Tierra Verde, que investiga cómo este grupo pudo vender a precio dólar blue 79 lotes antes incluso de que la Municipalidad los sacara a ofrecimiento público.

Chateaban sobre cómo iban ventas y reservas. Y estaban atentos a las noticias del Concejo Deliberante. Muchos vecinos inversores vieron la oportunidad y compraron hasta 4 terrenos. “Pregunta del millón: si era todo legal y no había nada que ocultar, ¿por qué borraron los chats?”, sugirió el jefe de la Unidad Anticorrupción.

Vosecky será imputado por negociación incompatible con la función pública. Los otros cuatro, como partícipes.

La oferta de lotes se publicó el 24 y 25 de mayo. La apertura de sobres sería el 3 de junio. La única oferente fue Genila SA. Sus socios eran García Melano y su pareja. Pero al abrir la oferta, el único presente era Guastavino, sin vinculación con la sociedad.

“Al repasar actas y libros la empresa autoriza el presidente a hacer una oferta porque iba a ser beneficioso para la sociedad, pero obtenido el objetivo de quedar como único oferente en un negocio que aparecía como muy rentable, Melano cede inmediatamente el 90% de las acciones a Guastavino. Es raro y uno empieza a pensar que es una pantalla, una construcción para que crean que el oferente es esa persona jurídica cuando en realidad está escondiendo interesados”.

En el expediente administrativo hay tres presupuestos: Fratello, Larrauri y Davies. “Fratello tasa una manzana de 37 lotes y dice que vale $ 1.300.000. Vosecky le pidió que tase sólo esa manzana porque ya había tasado todo el macizo en la época de Artero”. Davies tasa todo el macizo de dos manzanas, con calles y lotes. Son 79 lotes que dice que valen $ 1.340.000. Y Larrauri tasa el macizo, sin lotes, por $ 1.150.000.

“Los tres tasaron cosas distintas pero con precios parecidos. Nadie advierte en la Municipalidad, o no dicen nada, que Fratello tasa una manzana y Davies un macizo completo. Lo que sí advierte Vosecky es que Fratello pone en su escrito que eran 9 mil metros. Lo llama y le dice ´No, la tasación es por los 25 mil metros’. Le devuelven el escrito y lleva otro donde lo único que cambia es la superficie. Pero el contenido es lo mismo: 37 lotes. Eso no lo advierten”.

“El mejor precio, entre comillas, es el que fija Davies. Pero Fratello tasó por 37 lotes, menos de la mitad. Entonces es el mejor precio, porque tasó sólo una manzana. Le tendrían que haber dicho que tase todo el macizo”.

El fiscal sugirió: “Si Vosecky tuvo la perspicacia de ver que Fratello había puesto 9 mil metros y después cambió a 25 mil, ¿por qué no tuvo la misma perspicacia para darse cuenta de que tasó una sola manzana y Davies dos? ¿No debieron llamarlos y decirles que uno se equivocó? `Quiero que me tasen un macizo, no lotes, y si son lotes hablemos de 79, que son las dos manzanas´. Eso debió verse en el expediente”.

En el trámite no consta la fecha de presentación de la oferta de Genila ni quién lo presentó. “El 3 de junio no aparece Melano, supuesto dueño, y sí Guastavino, ¿qué tenía que ver él con Genila? No participaba en el expediente ni era socio ni tenía poder. ¿Por qué lo dejan participar y no llaman a Melano y le dicen que hay una persona que dice que está de parte suya? No hay ninguna diligencia para sacarse la duda. Lo hacen firmar dando por hecho que Guastavino es Genila”.

Guastavino se quedó con el 90% de la empresa por $ 70 mil. “Qué raro –dijo Rodríguez-, ganó Melano y este desconocido se queda con casi toda la empresa; ¿era un negocio bárbaro y lo entregás?”. Genila se constituyó en 2019. “Prácticamente no tenía movimiento y ni siquiera los libros rubricados, lo hacen todo apurado”.

Luego aparece Yaniez, secretario del Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica de Rawson.

Gestiones

El trío del Grupo Genila vendía lotes antes de que la oferta se publicara. El 19 de mayo -cinco días antes de la difusión en los diarios- Guastavino le pidió a Davies el PDF de los planos del loteo que el tasador había usado para su cálculo. Era un anteproyecto oficial de gestiones anteriores con calles, metros y división de macizos y hasta condiciones. Se lo reenviaron a todos los potenciales compradores. “Así empiezo a vender”, le decía.

El frente de la calle de asfalto Bustamante y Guerra valía 50 mil dólares. Hay chats con compradores que buscabaron un lote ahí pero estaba todo vendido. El resto ronda entre 22 y 30 mil dólares. “La manzana menor de 37 lotes se la quedan Guastavino y Davies y la otra, Yaniez. En el celular de Guastavino había un contrato preliminar del 2 de junio, antes del cierre de la oferta, donde se reparten los lotes”, reveló Rodríguez.

Venden a precio dólar blue pero al municipio le pagarían en pesos en tres cuotas. “Cobraban el billete y lo vendían afuera a dólar blue; se hacían de los pesos y los entregaban a la cotización oficial, que era mucho menor. Era un negocio redondo”.

El fiscal asegura que Vosecky lo sabía todo. “Surge de los chats. Le pide a Davies toda la documentación que necesitan incorporar al expediente. ¿Qué tiene que ver Davies si él tasó?, ¿cómo podés tasar y a la vuelta del mostrador sos el comprador o te quedás con el negocio?. El funcionario debió preguntar qué tenía que ver con el único oferente. De última será Guastavino, que figuraba en los papeles, pero no Davies”.

“Genila escondió a los verdaderos interesados -aseguró el fiscal-. ¿No llama la atención que un funcionario pida documentación al que tasó el inmueble y tenga comunicación permanente con dos socios escondidos? Hubo un direccionamiento”.

Vosecky integró la comisión de pre-adjudicación y debió controlar la transparencia del proceso. “En lo formal era Genila y sabían que eso es falso. Los que participaban del negocio eran tres personas que se quedaban con los lotes y lo vendían a 50 mil dólares”.

Hubo fojas sacadas y cambiadas del expediente. “Vosecky en aquel entonces ya decía ´Ojo, hay que presentar una nota que diga que Guastavino es apoderado de la empresa´. Es que hasta ese momento no estaba relacionado y había que acomodarlo porque ya estaba presentando notas”.

Según los libros de la empresa, el 5 de junio Melano le vende Genila a Guastavino. No se sabe si es la fecha cierta. “Hay una fotocopia y el 18 de junio certifican que Melano vendió, pero no sé si lo escribieron el 5 de junio o el 17”.

Lo llamativo es que el 17, un día antes de esa certificación de traspaso, en reunión en el Concejo Deliberante, la edil Lorena Marín cuestionaba fuerte la capacidad de Genila. “Entonces Guastavino se hizo cargo y le dijo ´Compré el 90% y me voy a hacer cargo”.

El dato curioso es que al otro día de esa reunión se certifica la firma. “Guastavino asume el rol de modo forzado, es el plan B ante la salida de Melano”, interpretó Rodríguez.

Para la causa serán entrevistados unos 15 compradores de esas fechas críticas. A varios les devolvieron la plata.

“La mayoría arreglaba con Gustavino, de su teléfono salían los ofrecimientos. Vamos a desentrañar qué le decía. En varios chats reconocía: ‘Somos varios los que estamos vendiendo’”. El expediente se había iniciado en el área de Vosecky.

Con la venta de los 16 lotes del frente asfaltado recaudaban $ 80 millones. “Con eso cumplían con el municipio y los 63 lotes que les quedaban era todo ganancia”.

De los chats surge que Gustavino ya avanzaba con los servicios a 500 dólares por lote. “Es tan grande el negocio que estas personas los vendieron en menos de un mes. El municipio pudo pedir un crédito de 100 mil dólares para los servicios a devolver en 6 meses, sacar a oferta pública cada lote a 30 mil dólares con servicios, eran 2,5 millones de dólares, devuelve los 100 mil y ganó 2,4”.

Por Rolando Tobarez Fuente: Diario Jornada