15 - diciembre - 2019

Fractura de mandíbula y fuerte nocaut

Tremenda pelea en la noche de UFC en Las Vegas: Colby Covington aguantó con la mandíbula fracturada pero en el quinto round Kamaru Usman lo liquidó con tremenda derecha. Fue victoria para el nigeriano, que retuvo el cinturón welter.

La noche más esperada de UFC no podía terminar de mejor forma. El UFC 245 se celebró en Las Vegas con tres cinturones en juego y una cartelera de película. Pero lo más destacado, como debe ser, estuvo al final de la velada: Kamaru Usman y Colby Covington dieron una pelea de antología y el público vibró con la victoria del nigeriano, que terminó noqueando al estadounidense en el quinto asalto, para así defender por primera vez su cetro welter.

Son dos peleadores acostumbrados a la lucha y por ende se esperaban pocos golpes. Sin embargo, desde el minuto cero fue todo lo contrario. Ambos salieron dispuestos al intercambio y no decepcionaron para nada a los fanáticos. Covington, odiado por muchos por sus declaraciones siempre polémicas, comenzó a ganarse a la gente con su rendimiento y por el hecho de ser local. Usman no se quedó atrás y respondía con buenas combinaciones para poco a poco y con paciencia ir lastimando el cuerpo de su rival.

El combate fue de suma paridad, aunque si hubiera habido que inclinar una balanza seguramente hubiera sido para el lado del campeón, un poco más correcto y efectivo en sus ataques a lo largo de la contienda. La perlita llegó cuando fueron a descansar luego de finalizado el cuarto asalto y Covington le comentó a su esquina que pensaba que se había fracturado la mandíbula. De todas formas, salió a pelear el último round y ahí fue cuando cayó. Usman lo conectó con un cross de derecha, lo dejó sentido y lo liquidó en el suelo. Tremendo.

Horas más tarde, el equipo del estadounidense confirmó que la fractura se produjo en el tercer round, por lo que peleó el cuarto y gran parte del quinto con la mandíbula rota. De todas formas, a pesar de querer hacer la heroica, no le alcanzó.