9 - febrero - 2018

Flexibilizan exigencias para las provincias que tomaron deuda

La nueva ley de Responsabilidad Fiscal, que había acordado el Ejecutivo con la mayoría de las provincias, prevé que el nivel de deuda no debe superar el 15% de los recursos corrientes netos de coparticipación a municipios. Pero esta exigencia podría aliviarse para las provincias gracias a la reglamentación: el Gobierno evalúa restar del numerador las amortizaciones de letras de corto plazo y dejar sólo los intereses. Además, en el debut del Pacto Fiscal, que Chubut aún no ratificó, la totalidad de los distritos recibieron por coparticipación y leyes especiales, en conjunto, $78.554 millones, una suba del 36,6% respecto al envío de fondos durante el mismo período del año anterior.

Sólo los intereses

“Lo más probable es que no se considere la amortización de las letras en el indicador de endeudamiento, porque son intraejercicio, no es deuda pública”, dijeron fuentes oficiales. El criterio será que la emisión de letras del Tesoro recién se considerará deuda pública cuando los vencimientos superen el ejercicio fiscal, como prevé la ley de Administración Financiera.
“Los intereses del programa de letras se van a incluir, pero las amortizaciones del programa no. Salvo que la provincia diga que no va a refinanciar la deuda y pasar de corto a largo plazo”, agregaron. La reglamentación la está armando el área técnica del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal (CFRF), que luego tendrá que circularizar a las provincias y se discutirá el 21 de febrero.

Autorizaciones para nuevas emisiones

[1]

Clic para Ampliar

Las provincias utilizan los programas de letras, a un año máximo de plazo, para saltar baches de iliquidez. Pero en 2017 estos programas crecieron por encima de los niveles de ingresos, sobre todo en las provincias que cobran regalías, debido a la caída del precio del petróleo y a una tasa de devaluación menor a la esperada. Así es que hoy algunas provincias superarían el 15% solicitado por una ley en cuyos parámetros Hacienda se basa para autorizar las nuevas emisiones de deuda.
Según la calificadora de riesgo Fix, al tercer trimestre de 2017 los servicios de deuda completos (y antes de refinanciarlos) sobre ingresos corrientes eran en Entre Ríos 32,6%, en Chubut 25,97%, en Neuquén 19,1%, en Córdoba 10,35%, en CABA 9,64%, en Mendoza 9,29%, en Salta 6,6%, en Chaco 4,4%, en Santa Fe 3,1%, en San Juan 2,9%, en La Rioja 2,2% y en Corrientes 1,2%.
Se trata de un deterioro, respecto de los últimos datos del CFRF, a 2016, cuando los ratios más altos eran los de Mendoza (13%), Chubut (11,5%), Neuquén (11,2%), Entre Ríos (10,3%), Buenos Aires (9,3%), Salta (5,5%), Río Negro (5,4%), Chaco (4,8%).

Chubut la más beneficiada

Una de las provincias que se vería beneficiada con esta reglamentación es Chubut, que hace dos semanas comunicó mal su necesidad de refinanciar su deuda, cuando pedía a la Legislatura que le aprobara el presupuesto, con el nuevo programa de letras. Según datos del gobierno, los servicios de deuda sobre ingresos corrientes alcanzan el 16%, pero al restar las amortizaciones de letras llegaría al 10 u 11%.
En paralelo, la intención de las provincias es dejar de emitir letras a corto plazo todos los meses y estirar los plazos de emisión a dos o tres años. No sería sólo para bajar el riesgo de refinanciamiento. Además, las tasas de corto plazo son una deuda cara para las provincias, porque están pagando entre 27 y 30%.

Prudencia para endeudarse

Según Moody’s, las provincias duplicaron los pagos de intereses de deuda sobre ingresos totales, al pasar de 1,5% en 2015 al 3% en 2017. Pero este año ese indicador se estabilizará en torno a 3 o 3,5% porque “crecerá la economía y los resultados fiscales, hay mucha prudencia y menos necesidad de endeudarse y emitir letras”, dijo Alejandro Pavlov, analista Senior de provincias de la calificadora.
Las provincias y la Ciudad de Buenos Aires requieren cumplir con el ratio del 15% para poder acceder a un nuevo endeudamiento, salvo que sea refinanciamiento del existente y en mejores condiciones. Porque es el Gobierno nacional el que autoriza las operaciones de endeudamiento en base al cumplimiento de esta ley. En tanto, el Banco Central requiere de la autorización del Ejecutivo para que puedan intervenir los bancos en las emisiones provinciales.

Los repartos en enero

Con el debut del Pacto Fiscal, la provincia de Buenos Aires fue la gran ganadora del consenso fiscal firmado a fines del año pasado y ya comienza a verse en la coparticipación de impuestos. En enero, el primer mes de vigencia del pacto, la coparticipación a los bonaerenses subió 50,5%, mientras que al promedio del resto de las provincias que adhirieron a la norma el reparto de impuestos avanzó 37,1%, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).
En peor situación quedaron las provincias cuyas legislaturas no aprobaron la adhesión, porque la coparticipación para ellas avanzó sólo 32,8%, una pérdida de 4 puntos de crecimiento.
En enero, la coparticipación alcanzó $ 78.554 millones, un avance de 36,6%. Ese monto incluye la compensación que se pactó para las provincias, por $ 776,9 millones, por eliminación del artículo 104´ del Impuesto a las Ganancias (que incluía la preafectación del 20% a ANSeS, el reparto del excedente del Fondo del Conurbano Bonaerense, el 2% de refuerzo a los ATN y el 4% por Necesidades Básicas Insatisfechas) y el destino del total del impuesto al cheque a la ANSeS en vez de coparticipar el 15%.

Coeficientes de coparticipación

“En promedio, la compensación representó el 2,9% de los ingresos de este grupo de provincias. No obstante, en algunas provincias como Salta y Misiones llegó a representar el 6,7% y el 5,8%, respectivamente. En el otro extremo, se ubican jurisdicciones donde la compensación representó menos del 1% de sus ingresos, como Tierra del Fuego, Santa Cruz y Catamarca”, indicó el informe. Pero en el reparto se destacan los distritos más importantes de Cambiemos.
La provincia gobernada por María Eugenia Vidal recibió $ 11.070 millones, sin compensación, y aventajó en 13,4 puntos al resto de las firmantes.
“Ahora la provincia de Buenos Aires participa con su coeficiente de coparticipación secundaria entero, que es del 20,5%, sobre una masa de fondos provenientes de Ganancias a distribuir que es más alta de la que había el año pasado, por la eliminación del artículo 104”, dijo Ariel Barraud, economista del IARAF. Además, la provincia recibirá $ 21 mil millones por partida presupuestaria destinados a obra pública y bajar el déficit fiscal e impuestos.
También se destaca la Ciudad de Buenos Aires, cuya coparticipación aumentó 59,7% interanual, como consecuencia de no haberse corregido todavía su coeficiente de participación, unos $ 3889 millones.

Fondo sojero

En cambio, al considerar al resto del grupo de provincias adheridas al pacto, la coparticipación avanzó 37,1% en promedio con la compensación (desde 33,2% sin la compensación), unos $ 27.123 millones. El último grupo está conformado por las nueve provincias que no sancionaron el Consenso en sus parlamentos y sufrieron el recorte de envíos por compensación (además de los recursos del Fondo Federal Sojero).
Estas provincias recibieron $ 19.664 millones el mes pasado, aunque La Rioja sancionó la adhesión en los últimos días, por lo que se espera que recupere los fondos compensatorios.
La penalización consiste en la no recepción de los fondos destinados a compensar la pérdida por la eliminación del artículo 104 del impuesto a las ganancias y el aumento de la asignación específica de cheque.
El IARAF cuantificó la pérdida de recursos en el año, que puede llegar a un mes de coparticipación en el caso de Corrientes (8,6%), le sigue Santiago del Estero (7,6%), Chubut (6,8%), Jujuy (6,6%), Mendoza (6,5%), San Juan (3,3%), Santa Fe (3,1%), La Rioja (2,6%) y La Pampa (1,1%).
(Fuente: Cronista)