17 - octubre - 2016

¿Fallan los controles en la venta de armas y falta un mayor compromiso?

La tarea policial al encontrar un arsenal derivó en severos cuestionamientos para quienes son los responsables de velar por la seguridad colectiva. Nadie se fijó si el sospechoso del robo a VS Materiales poseía antecedentes, como tampoco no se explican por qué no fue detenido preventivamente.

Algo está fallando. Obviamente son los controles. Y también el compromiso. Las incautaciones de armas de guerra y la enorme cantidad de municiones, entre balas y cartuchos de diferente calibre, llamó poderosamente la atenciòn de los investigadores policiales cuando allanaron, el pasado sábado en Trelew, varios domicilios en la búsqueda de esclacer el robo a la empresa “VS Materiales” de Trelew, acaecido a plena luz del día y en un día de semana con actividad febril, como es un jueves.

Además de ello, la Policía encontró, en otra vivienda relacionada directamente a las registradas otros elementos hurtados días atrás como un baño químico, por ejemplo.

Las abrumadoras pruebas en su contra, liberó de excusas al individuo sospechoso de haber cometido el robo y ante los efectivos se sinceró diciendo: “Está bien…perdí”.

Sin embargo, no fue aprehendido. ¿Las causas? Habría que preguntarle al juez que instrumenta la causa.

El hombre en cuestiòn, de 34 años, al ser descubierto con un arsenal admitiò el delito cometido, aunque aclaró que sus armas y municiones estaban debidamente registradas.

Antecedentes

No obstante ello, tiene registros de varios ingresos por hechos que violan la ley y aunque no existieron condenas a pesar de la reincidencias, los mismos existen. Es más, siendo un adolescente estuvo involucrado en un homicidio. Pero el sujeto se encuentra libre, es claramente sospechoso de haber organizado un asalto a mano armada, de ingresar a un comercio, de provocar daño y amenazas en el mismo, escaparse, abandonar una camioneta que está a su nombre y amedrentar a uno de los policías que lo persiguió, no sólo tirándole una caja fuerte que había sustraído, sino también con una pistola 9 mm., arma de fuego similar a la que fue secuestrada, entre las siete halladas en los allanamientos de este fin de semana, donde intervino la Brigada de Investigaciones de Policía de Trelew y personal policial dependiente de la Unidad Regional y comisarías de esa ciudad.

“¿Puede un delincuente con prontuario tener una cantidad de carabinas, ametralladoras, armas de todo calibre y 890 cápsulas?”, se preguntó ayer el gobernador Mario Das Neves al abordar el tema y cuestionar, al menos, los mecanismos de control de los organismos responsables en estas cuestiones y también a los funcionarios responsables de esos organismos. La reflexiòn del mandatario provincial no fue caprichosa ni individual. Es colectiva. Lo piensa, percibe y siente mucha gente. Algo está fallando.

La Agencia Nacional de Materiales Controlados, entidad que antes se llamaba Registro Nacional de Armas (RENAR) no analiza, coinciensudamnente, los casos en donde autoriza la compra de este tipo de armas degrueso calibre. Como tampoco aborda si no hay falsificaciòn de las tarjetas que autorizan la compra de manera legal, un tema que la Policía está analizando por estas horas.

Tampoco se percata los motivos de tanta cantidad de municiones en tan poco tiempo, como sí constataron los uniformados en su investigaciòn.

Se supone, en tal sentido, que el “presunto delincuente” no sólo lo utilizaba en sus objetivos delictuales, sino que también “alquilaba” su arsenal, en una especie de intermediaciòn, a otros grupos que utlizaban esa estructura armamentista para cometer sus delitos. Una joyita.

Fuente: Diario Jornada.