28 - agosto - 2019

Expedientes truchos y concursos falsos para garantizar que Dual Core se quedara con obras

Los testigos confirmaron el uso de firmas fotocopiadas y presupuestos dibujados para que la empresa de Diego Correa se asegurara pagos del Estado. “Tato” Ramón competía contra sí mismo para poder cerrar el círculo del fraude.

Testigos del Ministerio de Infraestructura reconocieron varios expedientes “dibujados” para lograr que Dual Core, la empresa que se atribuye a Diego Correa, ejecutara por contratación directa refacciones en viviendas oficiales en Rawson. Se simulaban competencias con la firma Concretando, que siempre presentaba presupuestos más altos para garantizar que Dual Core ganara las obras. En los papeles, Juan Carlos “Tato” Ramón era responsable de ambas: competía consigo mismo. El dato se confirmó en el juicio oral y público por El Embrujo, ayer en Rawson.

Adrián Márcico fue director de Obras por Administración. Declaró que “el único que venía a Obras Públicas era Ramón”. El fiscal Omar Rodríguez le mostró 5 expedientes. El testigo verificó que una nota con su firma se había fotocopiado para usarla en al menos 4 de los trámites. Se adjuntaba siempre la misma foto de una pared descascarada y con humedad para justificar la necesidad de obras, aprovechando que no había personal para controlar de dónde era realmente la imagen.

“Es la primera vez que esta documentación pasa por mis manos y se nota claramente que copiaron hasta los errores. Las notas siempre deben ser originales, no copias”, le dijo al Tribunal. Cuando precisó que Dual Core también instaló aires acondicionados en Fiscalía de Estado, Ramón fijó una mirada perdida en el suelo.

Raúl Martínez fue jefe de Obras por Administración. Ramón fue su jefe y trabajaron juntos 3 años. Fue testigo de que Dual Core realizó cinco obras por contratación directa y reconoció los expedientes con la puja simulada con Concretando. Fueron la reparación del cerco de la Escuela de Bellas Artes de Rawson y del techo del Jardín de Infantes 433 de Trelew, la pintura de la Residencia Oficial, y arreglos en el Salón de los Constituyentes y de la Vivienda Oficial 41, que se usaría para la Dirección de Reconocimientos Médicos.

La recepción de tres de las obras la firmó Martínez. “Siempre creímos que Dual Core era de ´Tato´ pero en algunas actas vimos la firma de una mujer, que en los medios reconocí como Daniela Souza”.

Omar López, defensor de “Tato”, le aportó una calculadora a Martínez para que en plena audiencia comparara cotizaciones. La idea fue demostrar que no había sobreprecios.

Fernando Matanzo fue tesorero y director general de Administración. Reconoció expedientes del lapso diciembre 2015/marzo 2018. La Unidad Gobernador los enviaba ya armados y con factura lista para el pago, firmada por Correa.

Había desembolsos para Dual Core pero la mayoría eran contrataciones a dedo de Oscar “Chito” Alarcón a favor de Sepat por servicios de sonido en actos de Gobierno. Eran, por ejemplo, los Evita Culturales y una visita del ministro de Defensa a Comodoro Rivadavia. Por la empresa firmaba Giuliana Mac Leod. No se pedía precio ni concurso: eran contrataciones cerradas de antemano por eventos ya realizados.

“No había competencia ni puja de precios como se debe hacer”, explicó Matanzo ante la aparición de más presupuestos de Concretando. Reveló que en una charla en Casa de Gobierno, Diego Lüters “me pidió asesoramiento para una obra en una vivienda oficial. Cuando le expliqué que debía licitar o concursar invitando a proveedores, su respuesta automática fue que el trabajo ya se había hecho”. Hubo “varios casos” de obras por contratación directa que se debieron justificar.

$ 400 mil en cash

Daniel Sosa es maestro mayor de obras. En 2017 le vendió a Lüters un lote en Rawson. “Me llamó y pensé que era un empresario de la pesca que quería invertir”. Era una esquina baldía de Alberdi y Sarmiento, a metros de Camuzzi. “Me llamó, negociamos en la esquina del Correo y me pidió una rebaja. Me pagó $ 400.000 en efectivo que trajo en una mochila a una escribanía de Trelew. Era un volumen considerable que contó en una maquinita”. Sosa le firmó un poder porque el terreno no era para Lüters. “Me dijo que lo anotarían a nombre de una sociedad en formación”.

Chofer banquero

Ricardo Arrative es chofer de Casa de Gobierno. Lüters le ordenaba ir al Banco Chubut de Rawson para cambiar cheques y traer la plata en una bolsa. “Lo hice unas diez veces. Hasta firmé los cheques, que eran de entre 20 mil y 50 mil pesos”. También depositó $ 40 mil para pagar una tarjeta de Correa. Recordó haber ido al estudio contable de Federico Gatica para llevar sobres.

En Playa Unión conoció la casa con pileta de Correa. “Fui a dejar pisos de VS Materiales, en una Amarok blanca”, dijo. Pagó el alquiler y llevó muebles de la casa de calle Ameghino de Trelew. Le daban las llaves de la Toyota de Correa para hacer trámites. “También manejé la Hyundai H1 que se estacionaba detrás de Casa de Gobierno para buscar pasajeros, como empresarios chinos y un grupo musical”, contó.

35 órdenes de pagoa Dual Core y Sepat

Mario Owen, a cargo de Contaduría General de la Provincia, precisó que en el lapso 2014/7 hubo al menos 22 órdenes de pago a favor de Dual Core por más de 2 millones de pesos. Sepat, por su parte, se favoreció con 13 órdenes de pago de abril a octubre de 2017.

Owen reconoció un informe de viáticos pagados a Diego Correa, Oscar Alarcón y Gonzalo Carpintero. El exsubsecretario cobró $ 129.685,57 de agosto de 2009 a noviembre de 2017.

Fuente: Diario Jornada