7 - agosto - 2018

En terapia intensiva por un aborto

Mientras los senadores se preparan para debatir el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, se siguen sumando casos que muestran los riesgos a los que se exponen las mujeres en todo el país. Una mujer, madre de cinco hijos, está internada en grave estado en un hospital mendocino tras sufrir un aborto.

Una mujer de 34 años quedó internada en grave estado en un hospital de Mendoza, tras haber ingresado a la guardia por haber sufrido un aborto. Desde el centro de salud confirmaron que la paciente ingresó a la gardia con una hemorragia, fiebre y una infección por lo que debieron extirparle el útero. La mujer, madre de cinco hijos, lucha por su vida en la terapia intensiva del Hospital Lagomaggiore. Mañana, en una sesión histórica por el aborto legal, el Senado decide la continuidad o no de los abortos clandestinos.

“La paciente está en coma inducido, sedada con pronóstico reservado y todavía no pueden hablar con ella por lo tanto el caso no está judicializado”, explicó en conferencia de prensa el director del hospital Mario Bustos Guillén. Según el informe médico, la mujer ingresó a la guardia el jueves 2 de agosto. “Entró caminando acompañada por su familia. Tenía una hemorragia de tres días y fiebre”, confirmó el médico.

Los médicos le practicaron un legrado pero como la infección era mayor de la esperada tuvieron que extirparle el útero y los ovarios. Según la historia clínica no había diagnóstico de embarazo previo.

El domingo se conoció el caso de Liliana Herrera, una joven de 22 años que falleció en el Hospital Regional de Santiago del Estero. Era madre de dos hijas, de 3 y 6 años. Llegó a la guardia el viernes desde el paraje Las Lomitas, en el departamento de Loreto, centro de la provincia, luego de practicarse un aborto clandestino y murió producto de una infección generalizada. 

Según la cifras brindadas por el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, durante su exposición en el Congreso, en el país se realizan 354.627 abortos al año, unos 41 por hora. Actualmente, unas 70.200 mujeres deben ser hospitalizadas por complicaciones de abortos algo que con la legalización se reduciría drásticamente a 1.445 internaciones, según detalló el funcionario. Las muertes por abortos inseguros se reducirían un 92 por ciento. De las 37 muertes anuales que hay actualmente con el aborto legal pasarían a ser sólo 3.

Fuente:Pagina 12