5 - enero - 2020

En Madryn crecieron las condenas por violencias de género durante el 2019

La fiscal María Alejandra Hernández está a cargo de la agencia de Violencia Familiar y Abuso Sexual, que se creó en Madryn a fines de 2017. La titular detalló como es el trabajo de una problemática que atraviesa todas las clases sociales y grupos etários.

La unidad está integrada por los funcionarios Anya Pucheta y Fernando Blanco, y los administrativos Isabel Panigua y Eliana Darzuk.

“En el último trimestre han ingresado un promedio de 20 casos mensuales para su investigación”, detalló María Alejandra Hernández, titular de la agencia especializada en violencia de género y casos de abuso sexual. La unidad comenzó a funcionar en septiembre de 2017 por disposición del fiscal jefe Daniel Báez.

Desde su oficina en el Ministerio Público, la abogada repasa las claves de una problemática en la que percibe un cambio. “Año a año crecen las denuncias, las víctimas se animan a denunciar y ven que hay respuesta desde las instituciones”, afirma Hernández. La agencia tramitó 174 casos vinculados a violencia familiar y abusos sexuales. “Cada año aumentan las denuncias, creo que las mujeres vamos entendiendo que tenemos el derecho a denunciar, y se han encontrado con que las instituciones – como por ejemplo la Comisaría de la Mujer- están mucho más preparadas para recibir este tipo de denuncias”, aseguró la fiscal.

Desde la creación de la agencia destinada específicamente a atender estos casos hay 39 causas de abuso sexual infantil con 11 detenidos y seis casos de violencia familiar con un detenido para realizar los juicios orales previstos para el año próximo. “Durante 2019 hubo 39 condenas. Específicamente hubo 22 condenas por abusos sexuales y 17 por violencia de género”, detalló la fiscal. Y aclara que las denuncias vinculadas a la violencia de género son mayores, pero que en la agencia que dirige tratan los casos más graves. “La agencia de respuesta judiciales rápidas trata muchos casos vinculados a la violencia de género a través de amenazas o lesiones leves, en esta agencia en particular, nos abocamos a los casos más graves”, explica.

Si bien la violencia de género atraviesa todos los grupos etarios y clases sociales, la franja de edad que más se repite en las causas que se inician en la fiscalía es la de 25 a 35 años. Un dato saliente, aunque no refleje estadística, pero sí cambio de pensamiento, es el aumento de las denuncias de mujeres de 50 y 60 años. “Se animaron. Son personas con años de matrimonio, con hijos grandes, que se cansaron de la situación. Antes no pasaba”, recalca. A su vez, también es importante la cantidad de denuncias en noviazgos violentos en adolescentes de aproximadamente 20 años, al tiempo que considera fundamental reforzar la prevención desde la educación.