28 - octubre - 2019

Ellas se llevaron los aplausos de todos

María Nicolasa Castro y María Belén Cárdenas compartieron un aplauso de las autoridades de mesa cuando se acercaron a la que les correspondía votar en la escuela N° 167 de Rawson.

Es que ninguna de ellas está obligada por la Ley Nacional a sufragar pero sin embargo cumplieron con el mandato cívico.

María Nicolasa tiene 83 años y aseguró que mientras pueda votar lo va a seguir haciendo. Acompañada de una familiar quien la ayudaba a caminar del brazo entre la gente, se dirigió orgullosa a su mesa asignada. Es que para ella “votar es una esperanza. Siempre vengo a votar porque es un fiesta y una buena esperanza”.

Pidiéndole un mensaje para aquellos que reniegan de votar o no les interesa, María Nicolasa concluyo que ellos hacen mal “y no cumplen su deber”.

Para María Belén Cárdenas la experiencia fue totalmente distinta, ya que con sus 16 años recién cumplidos, esta fue la primera elección a la que concurrió.

Para ella fue un momento que describió “con muchos nervios” por ser su debut en un cuarto oscuro. Es que en las PASO de agosto “no participé, y no sabía que entraba en el padrón ahora, porque cumplí años en octubre”, los 16 años que la habilitaron a sufragar.

A María Belén la acompañó una tía, que además le explicó el procedimiento, porque “mi mamá es vicepresidenta en una mesa de otra escuela”, comentó la joven. En relación a sus amigos aclaró que “muy pocos votaban este domingo porque muchos no sabían si estaban en los padrones”. 

Fuente: Diario Jornada