4 - mayo - 2019

El Regina Australe se traslada de Madryn al puerto de Caleta Paula

Uno de los atractivos turísticos de Puerto Madryn está transitando sus últimas horas en las aguas del Golfo Nuevo. Se va a Santa Cruz.

Los dueños del buque Regina Australe comunicaron a sus empleados la decisión de llevarse el buque al puerto de Caleta Paula, al sur de caleta Olivia, en Santa Cruz. en el marco de una restructuración operativa que implicaría operar durante la temporada de verano y en las vacaciones de invierno.

El traslado de la embarcación se efectivizaría durante la próxima semana. La idea primaria sería que el crucero retornase en el mes de noviembre para hacer la temporada de verano, época del año donde hay un mayor flujo de visitantes.

La decisión empresarial fue comunicada a las 12 personas que tienen relación de dependencia con la empresa aunque ese número se multiplica cuando se incorporará los proveedores de los diferentes servicios que son requeridos para brindar los paseos náuticos.

El rumor estaba instalado desde hace unos días aunque se había desactivado indicando que el barco iba a ser sometido a los controles de rigor. No obstante ello, en las últimas horas la decisión les fue informada a los trabajadores para que definan los pasos a seguir. La propuesta que se les acercó fue avanzar en un arreglo bajo compromiso de ser contratados durante los meses de verano.

La decisión tomó por sorpresa a los trabajadores y los proveedores dado que se trata de un producto ya instalado en Puerto Madryn, además de uno de los atractivos que las familias requerían por el monto de sus salidas.

La temporada de verano no arrojó un resultado alentador para la empresa, además de la coyuntura económica y los costos fijos que se deben sostener en meses donde es reducida la actividad turística.

Desde allí que se tomó la determinación de trasladar el crucero al puerto de Caleta Paula que por sus características no requiere de una tripulación para el cuidado del buque. Por el contrario, se dispondría de una persona que cumpliría las tareas de sereno y que mantendría al resguardo al buque turístico.

En paralelo a ello, la empresa reduce el costo salarial de la tripulación dado que si el Regina Australe permanecía amarrado en el muelle Piedra Buena requería, por seguridad, una dotación mínima de tripulantes. Esa es la reducción que se puede realizar porque la estadía en puerto deberán seguir abonándola, además de los seguros y las diferentes medidas que son exigidas desde los mecanismos de contralor.

La decisión generó una enorme desazón en Puerto Madryn, particularmente en el sector turístico, porque se pierde un producto instalado y que tenía una muy buena recepción entre los visitantes. En simultáneo profundiza la crisis laboral que comenzó a sentirse producto de las medidas económicas que adopta el gobierno nacional y que dificulta el presente y futuro de los emprendimientos productivos.

Fuente: Diario Jornada.