22 - julio - 2017

EL PROYECTO PARA QUITAR PRESIÓN IMPOSITIVA SE ELEVARÍA RECIÉN DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

Nación promete paquete fiscal para abaratar alimentos de la canasta básica

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, admitió que el precio de la leche es “más que caro” y confirmó que se están preparando medidas para bajar la presión impositiva sobre productos de canasta básica. Pero será después de las elecciones.
“La solución no es tocar el tipo de cambio”, dijo Buryaile El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, admitió que el litro de leche en la Argentina “es más que caro” y anunció que el gobierno está “preparando un paquete impositivo para bajar la presión fiscal” a ese producto como a otros alimentos de la canasta básica, ya que consideró que la incidencia impositiva es “altísima”.
“Pasadas estas elecciones, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne está preparando un paquete impositivo para bajar la presión fiscal que afecta a la leche, la comida, y miles de productos que en Argentina tienen una presión impositiva alta”, enfatizó Buryaile en diálogo con radio Rivadavia.

Gran parte del precio es impuesto

El ministro advirtió que “Argentina tiene una de las presiones impositivas más altas. Hay precios que van desde 20 a 25 pesos en el litro de leche, y esto es más que caro. Por la incidencia impositiva, por los márgenes de rentabilidad, y por los costos propios que tiene el país”.
Dijo que hay “presión impositiva altísima en todos los niveles, no solamente desde el gobierno nacional sino desde los gobiernos provinciales y los gobiernos municipales”.
Por otra parte, el ministro consideró que “lo que merece un estudio profundo son los márgenes de rentabilidad de los supermercados”, y destacó que es “un punto que hay que mirar y poner bajo la lupa qué es lo que está pasando”.
“Nosotros sabemos que hoy el precio que recibe el productor está dentro de los mejores pagos. Hoy cinco pesos con cincuenta representan casi 33 centavos de dólar, que es lo que están recibiendo muchos productores en los países más importantes del mundo‘, destacó.
Además, aclaró que “nunca” dijo que “el tipo de cambio está atrasado”, y retrucó: “En Argentina la solución no es tocar siempre el tipo de cambio. Hay sectores que piden esto, pero son los mismos sectores que después se quejan porque cae el consumo interno”.

Menos poder adquisitivo

“Lógicamente va a caer el consumo interno si se devalúa y perdemos poder adquisitivo. La solución más fácil es tocar el tipo de cambio ¿Es una solución duradera? Definitivamente no”, manifestó.
En ese marco, precisó que el gobierno está “tratando de buscar una solución duradera”, por lo que busca “remover todos los aspectos que hacen a que el costo de comercialización y producción esté más relacionado con la producción propiamente dicha y no con otros costos ocultos que siempre hay en la Argentina”.
“Hay muchos sectores que tienen costos altísimos. Hoy se está discutiendo la carga impositiva de los costos laborales, y no estoy hablando del salario. Los salarios están fuera de discusión, se negocian en libre paritaria”, insistió.

Consumo en retroceso

El consumo masivo siguió mostrando signos negativos en mayo, a la espera del efecto de las nuevas paritarias y la actualización de los beneficios sociales. En mayo, las ventas en supermercados cayeron 2,5% interanual en términos reales (por encima del 1% de caída en abril), mientras que en los shopping la baja alcanzó el 4,3% (por debajo de la caída del 8,9% del mes anterior), informó el INDEC.
Según un informe de LCG, el consumo masivo acumula casi un año y medio de retroceso: “Si bien es cierto que no se trata de un indicador acabado del consumo, dado que no releva las ventas en cadenas mayoristas, almacenes ni canales electrónicos, es evidente que, tanto por la prolongación como por la magnitud, la baja del consumo no puede ser explicada sólo por un cambio de comportamiento de los consumidores”.

Leve repunte en Chubut

Para Matías Wilson, economista Jefe de la Cámara Argentina de Comercio, “hay una desaceleración de la caída del consumo” y “una recuperación del consumo en las ciudades vinculadas con el campo, por el efecto derrame de la actividad agropecuaria”.
A precios corrientes, en los 61 supermercados relevados se registró una suba del 19,9% -con las mayores alzas en la ciudad de Buenos Aires y 24 partidos del Gran Buenos Aires y las menores, en Chubut y Salta-. Los rubros con mayores incrementos fueron Indumentaria, calzado y textiles para el hogar (28,9%); Carnes (24,8%), y Panadería (24%). Los que menos crecieron: Artículos de limpieza y perfumería (16,1%) y Electrónicos y artículos para el hogar (13,1%).

Billetera para shopping

En los 37 shopping de la ciudad de Buenos Aires (+15%) y el Gran Buenos Aires (+10%), el aumento consolidado fue de 12,3% a precios corrientes. Los rubros que más crecieron fueron: Juguetería (29,6%); Patio de comidas, alimentos y kioscos (27,2%), y Amoblamientos, decoración y textiles para el hogar (24%). Los menores consumos se verificaron en Diversión y esparcimiento (-5,6%), y Electrónicos, electrodomésticos y computación (+7,2%).
Según coincidieron los analistas, la recuperación del consumo masivo podría llegar en el tercer trimestre, de la mano de los aumentos salariales, concentrados en el segundo trimestre.
“Luego de 13 meses el salario real de los trabajadores registrados se expandió en términos interanuales en mayo (+3%)”, indicó LCG, para quien la recomposición real de los beneficios sociales de ANSeS también será clave. Así como la baja base de comparación que ofrece el tercer trimestre de 2016.

Advierten estancamiento del consumo por el resto del año

El tercer trimestre comienza con una leve mejora, pero la suba de tarifas después de octubre afectará el poder adquisitivo. La recuperación económica que celebra el Gobierno con un 1,1% de suba trimestral en el primer trimestre y otro 1% en el segundo estuvo motorizada por la pesca, el agro, los combustibles, la energía y la obra pública y la construcción. Pero sin un correlato en el consumo doméstico.
Rezagado incluso por detrás de la recuperación de la industria, el consumo llegó a julio con tibias señales de mejora. Por ejemplo, las ventas por el día del amigo cayeron 0,2% este año con respecto al del año pasado. Y si bien este dato es, para CAME, “mejor de lo esperado”, los especialistas anticipan que la mejora llegó a su tope y de cara al resto del año, los avances sean más bien modestos.
Aun así, los últimos datos de consumo minorista, tanto de ventas en comercios que releva la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) como de ventas en supermercados y shoppings que mide el Indec siguieron en baja. En el primer caso, en junio se registró una caída de 1,4%, en el segundo, una baja de 2,5% interanual a mayo y en el tercero, una merma del 4,3% también a mayo.
Según informó Damián Di Pace de Focus Market, una consultora que analiza la evolución de los tickets de ventas en supermercados vía Scanntech, a esta altura del año “el consumo aún no termina de recuperarse”.

(Fuentes: Cronista, LPO, otras)

Compártelo: