26 - diciembre - 2017

“El Presupuesto 2018 es una verdadera estafa electoral”, dijo Nancy González

La Senadora Nacional por Chubut, Nancy González, analizó el contenido y trasfondo político de la Ley de Leyes que Diputados dio media sanción el pasado 21/12 del corriente. En una primera instancia, puntualizó que “el Presupuesto Nacional es la herramienta con la que cuenta el Estado para administrar los recursos que ingresan y egresan, los cuales facilitarán las políticas de gobierno y un plan de acción para establecer prioridades a la hora de ejecutar políticas públicas”, y agregó que “ningún presupuesto es, de ninguna manera, una previsión económica, ya que los números son siempre modificables, no así las prioridades”. Con esta sucinta explicación general, puso de manifiesto que el Presupuesto “no es más que la expresión ideológica de la orientación del gasto y del origen de la recaudación”.

Perfil ideológico

Luego de reseñar la función primordial del Presupuesto Nacional como exponente ideológico de los gobiernos de turno, la Senadora criticó fuertemente el accionar parlamentario del Macrismo en Diputados, al no haber permitido que se discutiera el Presupuesto 2018 presentado por el Ejecutivo en el mes de septiembre, advirtiendo que “los diputados no pudieron siquiera tener la posibilidad de modificar ni una sola coma”, y destacó que “este mamarracho se corresponde con del paquetazo de reformas de ajuste presentadas tres meses más tarde que deberían haber sido incluidas en el Presupuesto”. No vaciló en sintetizar que el Macrismo esperó a que pasaran las elecciones legislativas con el fin de ocultarlas del electorado y, así, ganar las elecciones. A partir de ello, evidenció que la intencionalidad de no incluir las reformas en el Presupuesto Nacional 2018 representó “una verdadera estafa electoral y, además, dejó al descubierto que este Presupuesto ya no tiene validez y está obsoleto, ya que no contamos con información alguna de los efectos que tendrán estas reformas el año que viene”.

Baja del déficit

En una segunda instancia, denunció que si el Ejecutivo cumple con una baja del déficit del 3.2 por ciento para año que viene (según establecido en el Presupuesto 2018), “el ajuste que van a hacer va ser mucho mayor”. Indicó que la reforma tributaria, el pacto fiscal, la reducción de las retenciones a la soja, y el aumento de la deuda pública bajan las contribuciones, con lo cual “la poda del 30 por ciento de las jubilaciones, equivalente a 100 mil millones de pesos para el Estado, será el recurso para ´equilibrar´ las cuentas públicas”. Lamentó los efectos nocivos que afectarán a los trabajadores, “quienes van a jubilarse con un 30 por ciento menos, si tienen suerte”.
La Senadora reveló que se ven claramente las prioridades políticas e ideológicas del Macrismo, poniendo al descubierto que “la única partida que crece según este presupuesto de ajuste es la de los intereses de deuda”, y que “serán los jubilados quienes financiarán a los acreedores”.
Finalmente, concluyó que “las prioridades en la inversión pública, salud y educación son sustituidas para patrocinar el privilegio de los grupos concentrados, socavando la creación de trabajo y la inclusión social, producto de la ausencia de recursos que financien dispositivos para satisfacer dichas finalidades”.