29 - marzo - 2019

El Papa obliga por ley a informar las denuncias de abusos sexual, pero la medida está restringida al Vaticano

Se castigará con multas y cárcel al personal y diplomáticos de la Santa Sede que no denuncien. Y espera que esto sirva de ejemplo a las Conferencias Episcopales de todo el mundo.

El Papa decidió hacer más duras las leyes internas de la Santa Sede para prevenir y combatir el abuso sexual de menores por parte de miembros de la Curia, personal civil del Vaticano y diplomáticos en el exterior.

Las nuevas normas establecen se introduce “la obligación de denunciar los abusos a la autoridad competentes y cooperar con ellas en actividades de prevención y cumplimiento de la ley”.

La prescripción de los delitos se amplía hasta que la víctima cumpla 38 años de edad.

Se trata de tres documentos: el esperado “motu proprio” del pontífice en el que se reforma la ley vaticana, otro sobre como queda la nueva norma y un tercero en que se dan las líneas guías para afrontar estos casos para aquellos religiosos que residen en la ciudad del Vaticano. La nueva normativa está inspirada en el encuentro de fines de febrero del pontífice argentino con los presidentes de las conferencias de todo el mundo y los jefes de las ordenes religiosas.

El Papa quiere así que el Vaticano sirva de ejemplo sobre el comportamiento que deben tener las asambleas nacionales de obispos para eliminar los abusos sexuales clericales.

En el “motu proprio” ( “iniciativa personal” del Papa) Francisco señaló su decisión de “fortalecer aún más el marco institucional y legislativo para prevenir y combatir los abusos contra los menores y las personas vulnerables por parte de la Curia Romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano”.

El pontífice establece que habrá “atención pastoral adecuada a las víctimas y sus familias, apoyo espiritual, médico, psicológico y legal adecuado, y el derecho a un juicio justo e imparcial”.

Obispos asisten a la misa de apertura del Sínodo sobre los jóvenes celebrado en la Plaza de San Pedro del Vaticano, en octubre de 2018. / EFE

También “se hará todo lo posible para rehabilitar la buena famade quien ha sido acusado injustamente”.

Las nuevas normas reforman la legislación del Estado Ciudad del Vaticano, donde rige el Código Penal de 1889.

Los delitos relacionados con el abuso de menores, como el maltrato, además de los casos de naturaleza sexual, serán “punibles por ley”, incluso en ausencia de una denuncia si se tiene constancia del caso.

Quienes omitan o retrasen la denuncia de casos de abusos a menores o personas vulnerables, serán sancionados, excepto en casos de secreto de confesión.

La ley se aplicará a todos los trabajadores del Vaticano, a la curia y a todo el personal diplomático de las nunciaturas (embajadas).

Habrá además un servicio de acompañamiento para las víctimas de abuso que será coordinado por un experto calificado que se les dará a conocer sus derechos y como hacerlos cumplir. Al experto calificado se podrán dirigir las víctimas para pedir ayuda, recibir asistencia médica y psicológica y recibirán información sobre sus derechos y como hacerlos cumplir.

En las “líneas guías” se se dan instrucciones dirigidas a los pocos religiosos que se ocupan de las dos parroquias en el Estado Vaticano, con el objetivo de que sirvan de ejemplo de que medidas deben adoptar las Conferencias Episcopales de todo el mundo.

El director editorial de la Secretaría de Comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, reconoce que las medidas están restringidas al Vaticano, donde trabajan muchos sacerdotes y religiosos “pero hay muy pocos niños”. “Se trata de leyes, normas e indicaciones muy específicas sobre todo para los destinatarios”.

Tornielli destaca que las leyes contienen “consideraciones ejemplares”, aunque reconoce que fueron pensadas para una realidad “única en el mundo”, en la que la máxima autoridad religiosa (el Papa) es también el legislador”. Las leyes siguen los parámetros internacionales “mas avanzados” en materia de protección de menores”, concluye Tornielli.

Vaticano, corresponsal

Fuente: Diario Clarín.