4 - agosto - 2017

El Papa Francisco designó ayer como nuevo obispo de Neuquén a Fernando Croxatto

Era el obispo auxiliar en la Diócesis de Comodoro Rivadavia y reemplazará a Virgilio Bresanelli.Tras aceptar la renuncia del obispo de Neuquén, Virgilio Bressanelli, el Papa Francisco nombró en su lugar a Fernando Croxatto. De acuerdo a la Agencia Informativa Católica, el Sumo Pontífice oficializó el cambio desde Roma ayer a la mañana, convirtiendo a Croxatto en el quinto obispo de la provincia.
El nuevo prelado acompañó ayer a Bresanelli en su última día en su función durante la conferencia de prensa en la que se anunció el V Congreso Misionero Nacional.
Con la llegada de Fernando Croxatto, la provincia de Neuquén  inaugura una nueva etapa en la historia que comenzó hace casi 60 años monseñor “Don Jaime” de Nevares.
Con esta designación Fernando Croxatto se convirtió en el quinto obispo de Neuquén, cuando el Papa Francisco lo designó para ocupar el lugar de Virginio Bressanelli.
De esta forma, la diócesis neuquina, creada hace 56 años, será comandada por quien, hasta ayer, fue el obispo auxiliar de Comodoro Rivadavia.  
La renuncia de Bresanelli

Virginio Bresanelli anunció en mayo de este año que había iniciado el proceso de sucesión porque “según el derecho canónico, un obispo cuando llega a los 75 años entrega la gestión del gobierno para que sea nombrado un nuevo obispo”.
Ayer por la mañana, el Papa aceptó su renuncia y nombró a Croxatto como el nuevo obispo de Neuquén.
Fernando Martín Croxatto

Monseñor Fernando Martín Croxatto nació en Morón, provincia de Buenos Aires, el 25 de septiembre de 1956.
Realizó sus estudios primarios en el colegio Benito Nazar, de los Hermanos Corazonistas, en el barrio porteño de Caballito y también en Córdoba, y parte de los secundarios en la casa de formación de los mismos religiosos, y en el Instituto Juan Bautista Berthier, de los Misioneros de la Sagrada Familia, en el barrio porteño de Villa Luro.
A los 11 años ingresó en el aspirantado de los Hermanos Corazonistas, hasta los 15 años en que terminó el secundario en el Instituto Berthier.
Concluidos los estudios del nivel secundario, ingresó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde cursó los cuatro primeros años. En 1979, respondiendo al llamado de la vocación sacerdotal entró en el Seminario Metropolitano de Villa Devoto, donde obtuvo el bachillerato en Teología.
Fue ordenado diácono el 15 de marzo de 1986 por el entonces obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Luis Héctor Villalba, y recibió el presbiterado, junto con otros 16 compañeros, el 6 de diciembre del mismo año, de manos del cardenal Juan Carlos Aramburu, arzobispo de Buenos Aires, en una multitudinaria celebración eucarística que tuvo lugar en el estadio Luna Park. Tras su ordenación sacerdotal fue vicario parroquial de Cristo Rey, en el barrio porteño de Villa Pueyrredón.
De 1987 a 1990 fue vicedirector del Instituto Vocacional San José, casa de formación previa al Seminario Metropolitano de Villa Devoto.
En 1991, con la autorización del cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de Buenos Aires, y ante su deseo de ser misionero, fue transferido a la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, en la que fue incardinado en el año 2000.
A poco de llegar a esta diócesis chaqueña fue designado párroco de San Antonio de Padua en la localidad de Santa Sylvina y de la vecina parroquia de la Asunción de María en Coronel Du Graty, oficio que ejerció hasta 1993. Entre los años 1994 y 2006 fue rector del preseminario diocesano y responsable de las pastorales vocacional, de juventud y misionera diocesanas.
En 1995 fue designado párroco de la Santa Cruz, en el barrio Monseñor De Carlo, de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, oficio que desempeñó hasta 2001. De 1998 a 2008 fue vicario general de la diócesis.
De 2002 a 2008 fue párroco de la catedral San Roque.
En 2009 el actual obispo de San Roque, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, le confió la extensa parroquia de San Francisco Solano con sede en El Sauzalito, zona que exigía un fuerte impulso misionero y desde hace muchos años no contaba con párroco estable. Dicha parroquia, a 420 kilómetros de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, abarca gran parte de El Impenetrable chaqueño, con una superficie de más de 20.000 kilómetros cuadrados, al noroeste de la provincia del Chaco.
La parroquia abarca a más de 60 comunidades incluyendo numerosos parajes y pueblos como Misión Nueva Pompeya, Fuerte Esperanza, Comandancia Frías, Wichi, Sauzal, etc. La población supera los 20.000 habitantes distribuidos en el amplio territorio. Su población aborigen es predominantemente Wichi.
En estos años ha organizado la parroquia, ha trabajado en la formación de agentes y equipos pastorales, dando un fuerte impulso al trabajo pastoral. Ha sido también responsable de la Pastoral Aborigen diocesana y colaboró con esta área en la Conferencia Episcopal Argentina.

Fuente: Diario Jornada