14 - febrero - 2018

El origen de los restos humanos y las bolsas negras

El abanico de versiones sobre el origen de los huesos tuvo su máximo esplendor en los comentarios en las redes sociales, donde muchos usuarios llegaron a preguntarse si los huesos eran de personas desaparecidas y hasta algunos se imaginaron que las bolsas negras eran las que tenían 3.000 años de antigüedad al igual que los huesos, algo incomprensible…

Lo cierto es que en la mañana de hoy, profesionales del CENPAT tomaron la palabra en una conferencia de prensa para volver a aclarar la situación que desde ayer es objeto de inquietudes e innumerables versiones tergiversadas. 

Julieta Gómez Otero, arqueóloga del Conicet – CENPAT integrante del Instituto Diversidad y Evolución Austral, aseguró al aire de FM EL CHUBUT que «nosotros protegimos los restos óseos con bolsas. Esto responde al pedido de pueblos originarios».

También indicó que dichos huesos fueron hallados en el año 2012 y que datan de 3.000 años, como había sido informado ayer mismo.

«Los teníamos identificados por trabajos de arqueología que comenzamos en 2012 en el campo de la Fundación de Vida Silvestre que tiene un área protegida. Los primeros restos aparecieron en en 2012. Los rescatamos porque al poco tiempo iban a quedar destruidos por la fuerza de la naturaleza. Dos de esos restos los mandamos a datar y dieron una antigüedad de 3.000 años.»

«Con el tiempo, el viento y la naturaleza se encargó de dejar al descubierto otros restos en el mismo lugar. Recibimos la denuncia y solicitamos el permiso correspondiente a la secretaria de Cultura de la provincia», siguió relatando la arqueóloga. 

«Por respeto a las comunidades originarias, que varias veces nos recomendaron no escavar para preservar el sitio sagrado porque sus antepasados tienen que quedar en la tierra, los protegimos con bolsas de nylon, a las que cubrimos con arena y ramas para que capturen sedimentos. Eso nos dio resultados en varios casos, pero en este caso no. Últimamente hubo muchas tormentas de viento y lluvia, y quedaron al descubierto. Lo que sí no contábamos es que algunas personas semetan con cuatricilcos 4km de la costa al interior del campo, los descubran, saquen fotos y eso se viralice», admitió. 

«No es cierto que sean restos de desaparecidos», también aclaró Gómez Otero. 

Del mismo modo, Pedro Barón, titular del Conicet – CENPAT, completó la información en el programa radial Radio Activa, que «se tapa con bolsas para preservar y poder continuar los estudios. Es una práctica provisoria. Lo idea fue tratar de mantener los restos en su sitio. Se tendrá en cuenta la opinión de Pueblos Originarios».

FUENTE: EL DIARIO DEL CHUBUT