3 - abril - 2019

El Muñeco Gallardo lo hizo otra vez: acertó con los cambios y le cambió la cara a River

Los ingresos de Mayada y De la Cruz por Martínez Quarta y Cristian Ferreira fueron clave para que el Millonario evitara la derrota ante Inter. 

A Marcelo Gallardo le salen todas. O casi todas. Es uno de los mejores entrenadores de Argentina por muchas virtudes y a una de ellas la volvió a evidenciar en Porto Alegre: lee muy bien los partidos. Jugó mal River en el primer tiempo, con desacoples defensivos y sin conexiones en ofensiva.

El gol de Lucas Pratto de penal sobre el final de la etapa inicial, para lograr el descuento, fue una señal. Y el Muñeco mandó otra en el entretiempo: mandó a la cancha a Camilo Mayada y a Nicolás de la Cruz por Lucas Martínez Quarta y Cristian Ferreira y además cambió el esquema (plantó una línea de 3 con Bruno Zuculini como líbero).

La apuesta le salió bien a Gallardo: el propio De la Cruz le dio el empate al elenco de Núñez con un golazo de tiro libre.

Nicolás De la Cruz ingresó en el complemento y le dio el empate a River. Foto: REUTERS / Diego Vara

Nicolás De la Cruz ingresó en el complemento y le dio el empate a River. Foto: REUTERS / Diego Vara

“Me sentí cómodo desde que ingrese. La idea era empatar rápido para jugar con más tranquilidad y frescura el resto del juego. Sacamos un punto en una cancha difícil, aunque creo lo podíamos haber ganado”, explicó el uruguayo de 21 años. 

“En el primer tiempo no estuvimos claros y no jugamos como nosotros sabemos, aunque tampoco merecíamos ir perdiendo 2-0. Los partidos entre equipos grandes son cerrados y un gol puede definir el resultado. Levantar un 0-2 en Libertadores y de visitante no es fácil. Por suerte no perdimos”, se sumó al análisis Pratto.

Y aclaró: “En la semana volví a practicar penales y me sirvió”.

Uno de los puntos altos de River volvió a ser Enzo Pérez, nuevamente ubicado como volante central. Incluso en la segunda parte, cuando Zuculini se paró de líbero, el mendocino elevó su nivel.

“No entramos como lo hacemos siempre y lo pagamos con dos goles. Nos desconcentramos en dos jugadas y se encontraron con una ventaja importante. Después de eso, fue todo nuestro”, aseguró Pérez.

Y cerró: “Por cómo se dio el partido, el empate es bueno. Pero nos vamos con un sabor amargo porque lo podríamos haber ganado en el segundo tiempo. Nos faltó estar finos en los metros finales”.

Fuente: Diario Clarín.