28 - septiembre - 2019

El lunes, los alegatos por el caso del coreano Hwang Jin

El acusado es Hwang Doo Jin, que era acupunturista y pastor. “Desde que quedó detenido dice que no entiende español”, indicó la fiscal del caso. Lo acompaña un traductor.

El lunes comenzarán los alegatos en el juicio oral y público contra Hwang Doo Jin, un ciudadano coreano que ejercía como acupunturista, comenzó a ser juzgado por intentar asesinar a su pareja en febrero del año pasado en el barrio Solana de Puerto Madryn. Este ciudadano asiático de 63 años, que trabajaba como acupunturista pese a no contar con título habilitante, y también fue pastor.

“Cuando quedó detenido dice que no entiende español. En el juicio está acompañado por dos traductores y el cónsul de Corea”, sostuvo la fiscal María Alejandra Hernández, quien lo acusa por “intento de homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por ser cometido mediante violencia de género”. “En caso de ser condenado, la pena prevista es entre 10 y 15 años de prisión”, explicó la fiscal. Los querellantes Rafael Saliva y Fabián Gabalachis adhirieron a la acusación fiscal.

“En el debate ya culminó la etapa de testimoniales y presentación de prueba, por lo cual el lunes serán los alegatos. Luego, el tribunal se tomará un cuarto intermedio para dar su veredicto, que puede ser condenatorio o absolutorio”, explicó.

El caso

Jin se presentó vestido con ropa oscura y guantes de cuero negro en el domicilio de su pareja y luego la empujó hacia el interior haciéndola caer en el piso.

Según la acusación de fiscalía y la querella, comenzó a pegarle, agarrándola de la cabeza en reiteradas veces y golpeándola contra el piso, tras lo cual la arrastró de los pelos hacia la cocina y el baño mientras intentaba ahorcarla con sus manos. Ante los gritos de auxilio y al estar la puerta abierta, un vecino observó a la mujer bañada en sangre e intentando huir de su domicilio mientras el hombre la sostenía de un tobillo. Este hombre la ayudó, llamó a la Policía y el agresor quedó detenido. Estando en prisión preventiva, al acusado no le gustaba la comida de la Comisaría, entonces bajó 14 kilos, hasta que consiguió que le brindaran una dieta especial.

El acusado, que en el juicio se encuentra acompañado por el cónsul de Corea y un traductor del consulado, es patrocinado por el abogado Custodio Gómez, de la Defensa Pública. Anteriormente contaba con el patrocinio del abogado Oscar Romero, quien actualmente está detenido por intento de homicidio, indicó un comunicado oficial de la Fiscalía

Es importante destacar que Jin se negó a consumir la comida carcelaria porque no estaba en su dieta.

Fuente: Diairo Jornada