4 - septiembre - 2017

El juez Martínez de Giorgi dispuso la liberación de 30 detenidos tras la marcha por Santiago Maldonado

En las últimas horas el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi dispuso la liberación de 30 de los 31 detenidos  que protagonizaron incidentes en la Plaza de Mayo durante la marcha para reclamar la aparición de Santiago Maldonado.

Solo quedará detenido un hombre que presentó un documento falso durante la declaración indagatoria. En primera instancia, el hombre dijo que era de origen venezolano pero frente al juez aseguró ser colombiano. La Policía averigua su verdadera identidad.

El magistrado les tomó declaración a todos los detenidos durante la jornada del domingo y, finalmente, decidió ordenar la liberación de la mayoría de los detenidos en el final del día.

En las últimas horas de la tarde, Martínez de Giorgi aceptó un pedido de los representantes de derecho humanos y recibió a Matías Aufieri, del centro de profesionales de DDHH y a María del Carmen Verdú, la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

Luego de la reunión, Aufieri y Verdú aseguraron que el juez les adelantó que los detenidos podrían quedar en libertad en las últimas horas del domingo. El magistrado podría librar las excarcelaciones en el corto plazo.

Los manifestantes detenidos en cuatro dependencias policiales de la Ciudad de Buenos Aires están acusados de haber cometido los delitos de «intimidación pública y atentado y resistencia a la autoridad».

«Vamos a pedir la excarcelación inmediata de los detenidos. Las penas por lo que se los acusa son menores a los 8 años, que es lo que el Código impone como límite», explicó hoy ante la prensa Ismael Jalil, uno de los abogados de los detenidos.

De acuerdo a lo establecido en el Código Penal sobre el delito de intimidación pública, pueden ser penados «con prisión de dos a seis años» aquellos que «para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hicieren señales, dieren voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos».

«Cuando para ello se empleare explosivos, agresivos químicos o materias afines, siempre que el hecho no constituya delito contra la seguridad pública, la pena será de prisión de tres a diez años», agrega el artículo 211.

En lo que respecta al delito de atentado y resistencia contra la autoridad, la normativa establece que «será reprimido con prisión de un mes a un año, el que empleare intimidación o fuerza contra un funcionario público o contra la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de un deber legal, para exigirle la ejecución u omisión de un acto propio de sus funciones».

Al tiempo que el artículo 238 precisa que «si el hecho se cometiere por una reunión de más de tres personas» la pena podrá ser «de seis meses a dos años».

Así y todo, el propio abogado desligó de toda responsabilidad de los incidentes a los declarantes de esta tarde.

«En un bar de la Avenida de Mayo, la Policía entró para llevarse a gente de ahí dentro. Lo mismo pasó en el Día de la Mujer con un colectivo de chicas. Esto sigue la lógica de llevarse detenida a la mayor cantidad de gente para después hacerle sufrir lo que están sufriendo en la detención. Yo sólo puedo afirmar que ninguno de los detenidos estuvo en esos incidentes», añadió Jalil.

Tras la masiva movilización a Plaza de Mayo para pedir la aparición con vida de Santiago Maldonado, las personas fueron detenidas en medio de incidentes que incluyeron la quema de contenedores de residuos, pintadas de paredes, rotura de vidrios de comercios y edificios públicos, así como también agresiones con objetos contundentes hacia efectivos de la Policía de la Ciudad.

Un total de quince efectivos de la Policía de la Ciudad resultaron lesionados tras los disturbios de este viernes a la noche en el centro porteño, informaron fuentes de la fuerza.

Uno de los efectivos sufrió una fractura en un pie, mientras que la mayoría sufrió traumatismos y contusiones. Uno de los efectivos terminó con irritación en los ojos por gas vesicante y otro por inhalación de la misma sustancia.

Entre los policías lesionados, se encuentra dos mujeres, una de ellas con traumatismo de pie izquierdo y mano derecha, y la otra con traumatismo en la pierna derecha.

El caso de mayor consideración es el de un oficial que presentó fractura de metatarsiano compatible con equimosis plantar.

Fuente: Diario del Chubut