22 - julio - 2019

El implacable Germinal atenazó el título 28

Volvió a vapulear a Gaiman FC , conquistó formalmente el Apertura 2019, adjudicándose la plaza para el Regional 2020. El «Verde» pudo celebrar ayer el título conseguido en la Villa Deportiva con otro estridente 5-1. Transformó una final en una formalidad con público. El equipo de Walter Dencor revirtió un inicio adverso en el torneo y consumó una consagración inapelable.

Germinal de Rawson, con una maestría sublime, atenazó ayer formalmente el título número 28 de su frondosa historia doméstica.

Tras la exhibición en la Villa Deportiva hace una semana, la historia había sido sentenciada de forma indiscutible. Pero el «Verde» transformó una formalidad en un goleada y volvió a vapulear a Gaiman FC por 5-1, en la final más desigual de los tiempos recientes.

Consiguió un obscenso marcador global de diez goles contra dos de un rival entusiasta pero evidentemente inferior. Esta holgada victoria le permitió al debutante Walter Dencor, la entrada al selecto club de hombres campeones en Germinal como técnico y jugador.

Formalidad con público

El «Verde», merced a un nivel de juego soberbio, redujo una final a una formalidad con público y convirtió la revancha de ayer en un encuentro preparatorio para el Regional 2020 del Consejo Federal. Por haberse consagrado campeón, ese es el destino futbolístico que el equipo capitalino se adjudicó.

No había incertidumbre ayer en El Fortín. Hubo que aguardar noventa minutos para que el germinalismo festejara el título conseguido una semana antes en suelo gaimense.

Jugado a un ritmo de primera fase, el encuentro fue un obstáculo entre el anfitrión y la entrega del trofeo a Darío Pellejero, capitán germinalista, que estuvo al borde del retiro el año pasado por una grave lesión sufrida en la consagración del pasado Apertura ante J.J. Moreno en el mismo escenario de ayer.

Ventaja irreversible

La ventaja del partido de ida era una cuestión irreversible. Como muestra de ello, Gaiman FC alineó a un solo delantero en su formación inicial. La premisa de Oscar Viegas era nítida: evitar la goleada que finalmente ocurrió.

César Fonseca, en los primeros compases del partido, inauguró el marcador por partida doble. A los 10 minutos, con un remate a media altura, doblegó a Mariano Casanova.

Cuatro minutos después, con un tiro cruzado, amplió la ventaja en el tanteador. La voluntad de Gaiman FC no podía contrrarestar la superioridad capitalina.

La cadencia del juego se hizo sumamente anodina. Al borde el entretiempo, una pena máxima sancionada a favor de Germinal, ejecutada por Bruno Neculhueque y detenida por Casanova sacudió la serenidad reinante.

En el segundo período, Germinal consumó los tres goles restantes. César Fonseca, a los trece minutos, consumó su triplete. Sucesivamente, a los 26 y a los 41, Neculhueque y Rodrigo Sandoval le permitieron al «Verde» sumar diez goles en la final.

Dalton Vargas, a falta de dos minutos para el silbatazo final, con un excelso tiro elevado, le permitió a Gaiman FC disponer de un premio al entusiasmo que no fue suficiente para celebrar un abultado éxito.

La desigualdad en la final no es un demérito para el flamante cacique liguista. Marcar diferencias ante un oponente inferior es una virtud de los campeones.

Es algo que en el certamen Racing Club ni J.J. Moreno pudieron hacer ante el «Rojinegro» y Alianza Fontana Oeste, respectivamente.

El silbatazo final de Guillermo Ulloa permitió a los jugadores, al cuerpo técnico y a la dirigencia alzar el trofeo, dar la vuelta olímpica y celebrar la obtención del sexto título liguista en cuatro años y seis meses. Desde el 2015 a la fecha, el «Verde» obtuvo el 66% de los campeonatos oficiales de la Liga del Valle.

De menor a mayor

El camino no comenzó del mejor modo para Germinal. Encadenó derrotas al inicio de la primera fase, con facilidad.

Sin embargo, el regreso de Nicolás Macarof y de Diego Flamenco de J.J. Moreno, la recuperación de Pellejero y la solidificación de la idea de juego de Dencor le permitieron al «Verde» derrotar a los cuatro oponentes en los cruces y honrar su historia con una reluciente corona.

Fuente: Diario Jornada