31 - diciembre - 2020

El frenético año de la AFA en tiempos de Covid-19

La primera de ellas fue el surgimiento de la pandemia de coronavirus, que alteró el calendario de torneos. En conjunto con el Gobierno Nacional, se dispuso la suspensión de la actividad para preservar la salud de los protagonistas y los espectadores.

Se objetó la tardanza del regreso, se destacó que iba a ser perjudicial para los equipos que compiten a nivel internacional. Pero pese a los cantos de sirenas, el poderío quedó patente. Son argentinos cinco de los ocho semifinalistas de la copas de Conmebol.

Reelección y espionaje

Por el Covid, la asamblea que consagró la reelección de Tapia en mayo se realizó de modo virtual. En dicha ocasión, se consumó un hito: el retorno de la Primera División a la órbita afista. Se puso fin al experimento de la Superliga, que poco aportó al orden del fútbol nacional.

Hubo otra novedad saliente a nivel institucional. Pablo Toviggino, tesorero afista y mano derecha de Tapia, denunció haber sido espiado durante la gestión presidencial de Mauricio Macri.

Toviggino, con evidencias en la mano, fue aceptado como querellante en la causa que entiende el juez Alejo Ramos Padilla en Dolores. La gravedad de lo denunciado es inobjetable.

La TV y el TAS

En un año verdaderamente frenético, el dinero por los derechos de TV también fue noticia. Viamonte 1366 decidió negociar con Disney, una de las dueñas que posee los derechos de TV de Primera, una mejora en el contrato. La crisis económica nacional redujo el valor del canon que perciben la AFA y la Liga Profesional. Ante la negativa de la empresa a ceder, se decidió romper el contrato, en base a la ley argentina, y se abrió un proceso judicial que continúa.

Otro frente fue la demanda fallida de San Martín de Tucumán ante el TAS. Por la pandemia, la AFA resolvió dar por finalizada la fase regular, anuló los descensos y dispuso que los ascensos iban a definirse en cancha. Esta resolución era aplicable a todas las divisionales. La misión era preservar las economías de los clubes en un marco de incertidumbre general.

El “Santo”, líder de una de las zonas de la Primera Nacional al momento de la suspensión, apeló a Suiza. Pero el tribunal desestimó de modo contundente el reclamo. Fue tan lapidario que incluso ordenó a San Martín resarcir a la AFA. El club tucumano, comandado por el estridente Roberto Sagra, estaba errado. El TAS no le concedió ni un gramo de razón.

Mara Gómez

El retorno de la actividad futbolística generó uno de los hechos más salientes de la historia del fútbol argentino. Mara Gómez, futbolista de Villa San Carlos, se convirtió en la primera mujer trans en disputar el torneo femenino de AFA. Lo hizo tras superar la prueba de testosterona exigida por el Comité Olímpico. Mara, tras el debut ante Lanús, señaló que la AFA jamás le cerró las puertas. En otros deportes, no suele ocurrir lo mismo. Ejemplo: Jessica Millamán necesitó de una orden judicial para poder jugar hockey en Germinal de Rawson.

El fútbol femenino también estuvo en el candelero por la presentación de un plan integral largo plazo de desarrollo de la disciplina. Apunta a la formación de jugadoras juveniles, el aumento de contratos de los equipos de Primera y la realización de la Copa Federal.