10 - octubre - 2017

El Estacionamiento Medido, entre el objetivo social y el déficit mensual

Durante el 2017, varios fueron los vaivenes que experimentó el Sistema de Estacionamiento Medido (SEM) de Puerto Madryn, luego de que, en más de una ocasión, una parte de quienes se encuentran cumpliendo funciones bajo dicho programa llevaran a cabo diversas manifestaciones, en reclamo por cuestiones laborales como aumento del salario mensual, obra social y un incremento en el porcentaje que cada operador percibe por oblea vendida.
Actualmente, según indicaron fuentes del Municipio consultadas por el Diario, el programa no es de carácter recaudatorio, lo cual hace que el mismo no sólo no sea rentable, sino que, a su vez, frecuentemente genere un déficit para el erario municipal; esto último radica en el hecho de que, a diferencia de otras ciudades como La Plata, Esquel y Bariloche, el SEM en la ciudad del Golfo cuenta con casi 10 veces más la cantidad de empleados, que totalizan unos 146.
En las ciudades anteriormente mencionadas, el sistema se rige a través de una aplicación de celular donde se adquieren tarjetas con crédito, el cual puede ser utilizado para abonar las “obleas virtuales”, donde el staff de empleados no supera las 10 o 15 personas, en estos casos, encargadas de verificar, a través de una aplicación de control, si los vehículos que se encuentran estacionados están “en regla”.
Desde el Municipio, pese a que reducir el staff del SEM permitiría transformar el programa en uno de carácter recaudatorio, buscan continuar con lo que inicialmente tuvo un “fin social”, que consistía en otorgar oportunidades laborales a jóvenes en situación de vulnerabilidad o en conflicto con la ley, al tiempo que, incluso desde su creación, el Sistema de Estacionamiento Medido no fue concebido como un “trabajo en relación de dependencia”.

Escasa recaudación

A modo de ejemplo, en abril de este año, el Estacionamiento Medido de Puerto Madryn arrojó una recaudación de 560 mil pesos por la venta de obleas, según fuentes de la cartera de Hacienda, responsable de dicho área tras cambios en la Coordinación de Tránsito y Transporte, de la cual dependía el sistema hasta el año pasado.
El mes siguiente, la recaudación se incrementó a 630 mil pesos y, para el mes de septiembre, ya incluyendo el aumento del 100 por cien en el valor de las obleas, la recaudación mensual, según fuentes oficiales, fue de 772.774 pesos.
Sin embargo, la erogación que el Municipio, en este caso, la Secretaría de Hacienda tuvo que realizar para mantener el SEM en funcionamiento, fue de 770.510; es decir que la “ganancia”, en primer lugar, fue de tan solo 2264 pesos; a dicho “supéravit” también hay que descontarle los gastos operativos que implica el mantenimiento del SEM, que son: 5 empleados administrativos que se encuentran por fuera de los 146 operadores, adquisición de ropa, refrigerios, pago de seguros e incluso el pago de unos 5 mil pesos a Seros, que implica una cobertura médica mínima para todos los operadores del servicio.

Un plan apuntado al mundo laboral

Es decir que, a ciencia cierta, el Sistema de Estacionamiento Medido continúa generando un “rojo” en las cuentas municipales, según las cifras oficiales a las que el Diario tuvo acceso.
Ello se debe, según fuentes de la cartera de Hacienda de Puerto Madryn, a que el sistema “nunca estuvo pensado con fines recaudatorios”, dado que fue creado a partir de un plan social que buscaba dotar a jóvenes judicializados y en situación de vulnerabilidad, de las herramientas necesarias para poder reinsertarse socialmente y encaminarse al ingreso al mercado de trabajo.
Actualmente, a diferencia del sistema empleado en otras ciudades como La Plata, San Antonio Oeste (precisamente en Las Grutas), Viedma y Esquel, el objetivo del SEM es que, mientras los operarios cumplen funciones en el marco de dicho plan social, los mismos reciban capacitaciones por parte de la Oficina de Empleo municipal, destinadas a formarse en cuestiones laborales, tales como la confección de un currículum vitae, cómo abarcar la primera entrevista laboral, etcétera.

Programa con fines sociales

De acuerdo a cifras a las que tuvo acceso este medio, para contemplar un sistema de Estacionamiento Medido con fines puramente recaudatorios en Puerto Madryn, del total de 146 agentes que actualmente constituyen la masa total del programa, el Municipio debería prescindir de, al menos, unas 90 personas.
Sin embargo, en diálogo con el Diario, responsables del sistema aclararon que el mismo, pese a no generar ganancias y en ocasiones incluso generar déficit, busca continuar teniendo un “fin social” y no puramente laboral, como parte de la impronta de la gestión municipal; en ello se evidencia los montos que los operarios perciben de manera mensual, con básicos de aproximadamente 1.200 pesos, más presentismo y el 30 por ciento de la venta de obleas, cifra que asciende, en algunos casos particulares, a ganancias mensuales entre los 7 mil y los 11 mil pesos, en el caso de operarios que trabajan dos turnos.

Utilización política del SEM

La problemática que atraviesa, actualmente, el Sistema de Estacionamiento Medido (SEM), parecería ser de carácter político, luego de que un grupo minoritario de agentes se manifestaran, semanas atrás, reclamando por la reincorporación de una delegada que había sido cesada en sus funciones.
La presentación de una nota firmada por una importante cantidad de agentes del SEM, a la cual el Diario pudo tener acceso, en la que se manifestaba que los compañeros de la delegada no querían “quedar pegados” en el accionar de la misma, fue acaso el detonante que provocó el despido de la joven, que según indicaron presentaba un alto índice de ausentismo.
A su vez, las protestas de operarios del SEM encendieron la polémica entre concejales, desde donde afirmaron que las mismas estarían “fogoneadas” por un bloque en particular, con el objetivo de que los operarios terminen conformando una “cooperativa” y que el Municipio deba hacer frente a la financiación de su funcionamiento, afrontando gastos tales como cargas sociales y otros ítems que responden a la estructura de la relación empleador-empleado.
Ello, en el marco de un sistema ya deficitario de por sí, provocaría un auténtico “quiebre” en la capacidad económica municipal, motivo por el cual, fuentes extraoficiales afirmaron a este medio que se trata de una intencionalidad política que subyace tras las protestas de los operarios.
A su vez, operarios consultados afirmaron que existen, incluso, divisiones de carácter “político” dentro del mismo espacio de trabajo, con una importante cantidad de agentes que buscan evitar “quedar pegados” en el accionar de delegados.

Un objetivo que nunca se cumplió

Ya en el año 2005, la Ordenanza 5.757 establecía la creación del Fondo de Protección Integral de las Personas con Capacidades Diferentes, una iniciativa que tenía en cuenta que “la mayoría de las organizaciones que abordan integralmente la temática de la discapacidad se desenvuelven en base a recursos y esfuerzos de los mismos padres, familiares de las personas discapacitadas y algunos aportes oficiales”, además de que “son evidentes las necesidades que presentan las organizaciones civiles y oficiales, en materia de infraestructura física, equipamiento para talleres de rehabilitación, movilidad, adecuación de vivienda, actividades recreativas, deportivas, sociales y culturales”.
En su artículo segundo, la normativa aprobada hace 12 años establecía que dicho Fondo “se conformará por el aporte de hasta el 50 por ciento de la recaudación mensual de lo producido por el cobro del sistema de estacionamiento medido, deducidos los gastos operativos del sistema”, algo que finalmente no pudo ser puesto en práctica, al menos durante los últimos años, debido a la cantidad de incorporaciones que tuvo el SEM y los gastos que implica su mantenimiento.

Cómo funciona en otras ciudades

Con el asesoramiento de la Universidad Nacional de La Plata, que capacitó a personal del área de Tránsito y a comercios adheridos, desde mediados de enero, la Municipalidad de Esquel implementó el nuevo sistema, a partir de una aplicación de celular, con diferentes puntos de venta en los que se puede “comprar” el tiempo de estacionamiento y realizar cargas virtuales. Fue el primero municipio chubutense en implementar la nueva modalidad, de carácter recaudatorio, a diferencia de Puerto Madryn.
Dicho Sistema de Estacionamiento Medido se caracteriza por ser una solución simple, “ecológica”, dado que no utiliza papel como en el caso de las obleas, más económica para las cuentas municipales y confiable, de acuerdo a la seguridad de la aplicación con la que se utiliza. Los inspectores, a su vez, poseen un control en tiempo real de los vehículos estacionados y si los mismos han abonado o no el tiempo correspondiente, en el marco de un nuevo sistema que, a diferencia del anterior, terminó generando ganancias para el erario público.
Los esquelenses pueden utilizar el servicio de tres maneras; por un lado, estacionando el vehículo, dirigiéndose a un punto de venta autorizado y solicitando el “Estacionamiento Puntual”, para luego indicar su patente y el tiempo de permanencia, con un mínimo de una hora. Seguidamente, el punto de venta le entregará un comprobante consignando la patente, y el horario límite, que no hace falta dejar en el vehículo, ya que los inspectores controlan los mismos de manera online, a través del sistema.
La segunda opción es utilizando un Smartphone y adquiriendo crédito virtual, a través de aplicación “SEM Esquel”, diseñada para las plataformas Android, Blackberry, Windows Phone y iPhone.
Por último, está la opción de ingresar a la página web https://esquel.dat.cespi.unlp.edu.ar, llenando un formulario de registro por única vez, activando la cuenta corriente virtual de estacionamiento medido y luego dirigiéndose a un punto de venta para adquirir crédito virtual, utilizando solamente un nombre de usuario y el monto que se desea adquirir, el cual se acredita de manera instantánea en la cuenta.