4 - mayo - 2018

El dólar sigue imparable: hoy cerró a 23,30 pesos y marcó un nuevo récord histórico

Registró hoy un espectacular salto de $ 1,85 respecto al cierre de la víspera, al cerrar en el Banco Nación a un nuevo valor récord de 22,70 para la compra y 23,30 para la venta, en una jornada en la que el Banco Central volvió a aumentar en 300 puntos básicos la tasa de política monetaria, a 33,25 %.

En el Banco Nación la cotización de cierre de la divisa fue incluso mayor al promedio del mercado, en 23,30 pesos para la venta, con un aumento de 1,85 pesos respecto a la víspera.

De esta forma, el valor del dólar registró un incremento de 31% a partir del 15 de diciembre pasado -cuando la divisa inició la senda ascendente- hasta la fecha, mientras que durante la jornada de hoy la devaluación fue de 7,3%.

Hoy la autoridad monetaria intervino con la venta de 451 millones de dólares antes del mediodía, cuando la divisa a nivel mayorista se disparó de 21,20 pesos en la apertura a 22,20 y, alrededor de las 11:50 comunicó su decisión de incrementar la tasa de Política Monetaria en 300 puntos básicos, llevando el costo del dinero de 30,25% a 33,25%.

Esta medida, de carácter extremo después de haber incrementado la tasa en la misma magnitud la semana pasada, fue decidida por el Central un rato después de que la venta de dólares no logrará frenar la trepada inicial de la divisa .

Al mismo tiempo, la tasa de rendimiento de las Lebac, para el plazo más corto, dio un importante salto en el mercado secundario al llegar al 40%, un movimiento convalidado por el Banco Central en un nuevo intento para poner un límite al descontrol del mercado de cambios.

Además, el ente monetario convalidó también en el mercado secundario un incrementó en 500 puntos básicos, hasta 38,25%, en la tasa de rendimiento de las Leliq, un instrumento que se emite para que lo adquieran solamente los bancos y que sirve, al igual que las Lebac, para absorber liquidez, en este caso en el mercado interbancario.

En el comunicado del BCRA en el que anunció el aumento de la tasa de interés, la entidad monetaria dijo que adoptó esta medida extraordinaria «ante la dinámica adquirida por el mercado cambiario, y en un contexto de alta volatilidad internacional».

En este sentido, explicó que «el Consejo de Política Monetaria del Banco Central de la República Argentina se reunió fuera de su cronograma preestablecido y resolvió aumentar su tasa de política monetaria, habitualmente el centro de corredor de pases, en 300 puntos básicos a 33,25%».

La entidad presidida por Federico Sturzenegger añadió que «tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación» y que está lista «para actuar nuevamente si resultara necesario», con lo que dejó abierta la puerta a una potencial nueva suba de tasas en el caso de creerlo conveniente.

A pesar de toda esta artilllería desatada contra el avance del dólar, en la última hora de negociaciones la divisa inició un nuevo ascenso y llegó a venderse a 23,50 pesos en algunos bancos y casas de cambio de la la city porteña.

En este último tramo de las negociaciones, los operadores y analistas quedaron sorprendidos ante la postura del Banco Central, que no volvió a vender dólares para impedir una mayor depreciación del peso.

Especialistas consultados argumentaron que lo que pasó hoy responde a «una política deliberada de dejar subir el dólar y esperar un tiempo indeterminado, aunque no muy largo, para volver a intervenir y hacer bajar la divisa, castigando a quienes están comprando en este momento».

Otros analistas, por el contrario, advirtieron que «la falta de una continuidad en la intervención está indicando que el Central no sabe cómo actuar para poner fin a esta estampida».

En el sector bancario, dijeron que no se observan «motivos de fondo que expliquen esta fuerte turbulencia, lo que hace que al no haber un diagnóstico claro tampoco se encuentra una terapia adecuada como puede apreciarse en la actuación del Banco Central».

La fuente del sector bancario, que pidió no ser citada, cree que «en cualquier caso, las consecuencias de esta situación se harán sentir negativamente en el sistema bancario y en la economía general, tanto a nivel de la evolución del crédito como de los depósitos en pesos a plazo fijo»

En este sentido, afirmó que «hoy es un día clave, un punto de inflexión, ya que el Central intervino con todos sus instrumentos y a pesar de esto el dólar siguió trepando. Es de esperar que este «overshooting» sea corregido por el propio mercado».

También se refirió a las dificultades que la depreciación del peso ocasionará a los tomadores de créditos hipotecarios, ya que al estar los precios de las viviendas denominados en dólares, el plazo que existe entre la solicitud y la concesión del préstamos hace que el valor de las viviendas suba y mucho en términos de pesos.

Por su parte, el director de Portfolio Personal, Pablo Castagna, dijo que «estamos viendo una dolarización de las carteras, especialmente las minoristas de ahorro, que lógicamente prefieren Letes y bonos cortos, por lo menos hasta que pase esta tormenta».

«Está mucho más caro para Argentina tomar deuda y eso va a generar un freno que no se podrá evitar sobre el número esperado del crecimiento de la economía», añadió Castagna, en coincidencia con otras fuentes financieras consultadas hoy por Télam.

Para Ramiro Marra, de Bullmarketbrokers, «aumentar la tasa no parece ser suficiente para calmar al dólar. Las consecuencias de este aumento del dólar se van a trasladar a la inflación y el problema puede agravarse».

Finalmente, la situación argentina ya alcanzó las primeras planas de la prensa mundial, en particular del Financial Times de Londres que colocó la crisis cambiaria en cabeza de su página web, mientras la revista The Economist, en su edición de mañana, habla de «la crisis del gradualismo argentino», en una visión crítica del panorama económico argentino.