3 - enero - 2019

El dólar comenzó a operar en el 2019 a 39 pesos

Con leve tendencia alcista comenzó a operar el mercado de cambios argentino en el año nuevo, luego de un 2018 que se caracterizó por la mayor devaluación del peso desde 2002, con consecuencias muy dañinas sobre las valuaciones de las acciones y los bonos soberanos.

En las sucursales del Banco Nación el dólar es ofrecido a 39 pesos para la venta, con alza de 15 centavos ó 0,4 por ciento.

En el mercado mayorista el dólar avanzaba 30 centavos, a 38 pesos, tras acumular un ascenso de 102% en 2018, aunque, lejos de su valor máximo histórco de $41,25 del pasado 28 de septiembre.

Los operadores comentaron a Reuters que el mercado se encuentra “levemente tomador por cuestiones estacionales”, en un contexto de negocios reducidos.

El peso argentino cerró 2018 con una fuerte devaluación del 50,5%, lo que se refleja en un incremento del tipo de cambio de 102% en la plaza interbancaria o mayorista, más del doble que la inflación prevista para los últimos doce meses, en torno a 45 por ciento.

“A todas luces está visto que el negocio viene en todos estos últimos meses pasando por la tasa de interés en pesos, que tanto los bancos como empresas locales y extranjeras, además de fondos de inversores y particulares, están vendiendo la divisa y colocando en la moneda local, a tasas en estos momentos alrededor de 45% en plazos fijos”, resumió Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios.

Sabrina Corujo, de Portfolio Personal Inversiones, prevé un dólar calmo en el arranque del año, con “una mejor cosecha -tras la sequía del año pasado-, una ecuación de oferta-demanda del mercado de cambios mucho más equilibrada, un comienzo de año con una mayor estabilidad del tipo de cambio -muy cerca del piso de la banda- y la corrección en marcha de los desequilibrios macro”.

El Banco Central estableció para este miércoles un piso de $37,165 y un techo de $48,096 para la banda de “no intervención” en el mercado.

Las dudas surgen ahora sobre la posibilidad de una reversión en esta tendencia -es decir, más demanda de divisas y menos de pesos- una vez que el BCRA decida reducir las tasas para que sus pasivos remunerados no se conviertan en una nueva “bomba” de liquidez como la que estalló con el desarme de LEBAC al promediar 2018, con el lamentable efecto inflacionario y devaluatorio que lastró a la actividad económica.

Mauro Morelli, experto de Rava Bursátil, calificó al 2018 como “un año para el olvido, en el cual la brutal devaluación del peso impactó con extrema dureza sobre las ya debilitadas expectativas de la economía argentina”.

Fuente: ADN Sur