25 - junio - 2019

El diario de viaje de Jefina Koivuniemi, la finlandesa que se hizo chubutense

Finaliza hoy el intercambio cultural de la adolescente europea, que regresa a su país esta tarde. Su simpatía le generó infinidad de amistades. Lleva en su equipaje cuantiosos recuerdos y cinco goles. «Estoy contenta por volver, pero estoy muy triste. Quería quedarme más tiempo en Argentina», dijo en un castellano perfecto. «Me encanta este país, la gente es muy amable, hay paisajes muy lindos. Disfruté mucho de jugar al fútbol aquí. Volveré», dijo.

Es la hora del final. Jefina Koivuniemi, la jugadora de Finlandia que milita en Racing Club de Trelew, emprende el regreso rumbo a su patria. La adolescente arribó al país a mediados de agosto pasado, fruto de un intercambio cultural del Rotary Antú Club, que esta tarde termina.

Hoy por la tarde, Jefina, tras haber causado sensación, se sube al avión, con miles de vivencias y un puñado de goles en el equipaje. Antes de retornar a su tierra natal, la joven finesa dialogó en Jornada sobre su experiencia.

«Me llevo una muy buena experiencia de Argentina. La pasé muy bien. Me encanta Argentina, la gente es muy buena», le comentó a Jornada en un castellano perfecto.

«Quería estar más tiempo en Argentina, estoy triste por volver. Estoy contenta por volver a Finlandia y poder ver a mi familia y a mis amigos. Pero es muy triste no poder quedar más tiempos», agregó la simpática joven.

En agosto último, Jornada la entrevistó al arribar a Trelew, en inglés. No hablaba castellano. Pero aprender la lengua del país visitado es uno de los objetivos de esta sede local del Rotary, presidida por Elba Domínguez.

«Me ayudó que mis tutores en Argentina me hablaran en español. Además, todas las chicas del equipo y del colegio, donde también hice amigas y me fue bien, hablan en español. Si quería comunicarme bien con ellas, tenía que hablar español. Aprendí escuchando», acotó.

El fútbol, su pasión

Jugar al fútbol no era uno de las metas del intercambio cultural. Pero para Jefina, ese fue el motivo principal para venir aquí. Para muestras, un hecho contundente. Ayer fue a entrenarse por última vez con el plantel. «Disfruté mucho el fútbol en Argentina. Es distinto del fútbol en Finlandia. Allá se le da más importancia al femenino. Pero las jugadoras de aquí tienen lo suyo. Son buenas. Acá es intenso. Cuando perdés, hay tristeza. En Finlandia, no sucede eso», relató.

En Finlandia, tampoco se cortan la luz ni el agua. Al fútbol no se juega en canchas de tierra ni se suspende por lluvia. Y no hay inflación. Todos esas circunstancias escapan a la comprensión de Jefina. No le gustan tampoco. Pero prioriza lo positivo. «La gente es muy amable, me encanta el fútbol y también los paisajes. Lo más lindo que vi son las Cataratas del Iguazú», dijo la adolescente europea, de 18 años.

«También me gustó el avisaje de lobos y ballenas. Nunca pensé que hubiera animales tan grandes», expresó.

Jefina, con su simpatía y simpleza, revolucionó al fútbol femenino racinguista. Y con su presencia, transmitió esa condición a las rivales. Enfrentarse a una jugadora europea no es una cuestión habitual. Su presencia no pasó desapercibida.

Como prueba de ello Jorge Iriarte, presidente del «Albirrojo» le entregó un presente antes del partido.

Además, el viernes, en el predio donde entrena la «Academia», las 100 jugadoras de todas las categorías de la escuela de fútbol le hicieron una despedida. Jefina, de la emoción que sentía, no pudo articular una palabra.

«Conecté muy bien con mis compañeras, adentro de la cancha y afuera también. Son muy buenas compañeras. Me llevo recuerdos. Voy a tratar de volver lo antes posible a Argentina. Juntaré dinero y volveré», resaltó

También conectó bien con la red. Fue la primera europea en marcar goles aquí. «Hice cinco goles», afirmó «Jefi». El último de ellos ocurrió el pasado domingo en el Cayetano Castro. Al inicio del partido ante La Ribera, Jefina, que lució la cinta de capitana de Racing Academia, quedó mano a mano con la arquera. Con un remate sutil, abrió el marcador el domingo.

«El primer gol que hice en Argentina (NdR: a Deportivo Roca, en la primera fecha) me gustó mucho. Pero el gol del domingo fue muy emocionante. Fue una tarde emocionante», declaró. Fue el último gol de su estadía en la Liga del Valle. Pero lo festejó como si fuera el último tanto de su vida. Se despide como la goleadora de su equipo.

El regreso

Su futuro inmediato no lo tiene definido. «Quizás me cambie de equipo. Tengo que pensar. Me gustaría enseñar a jugar al fútbol a las chicas de mi país y darles mi experiencia», dijo.

«Le pedí a Diego (NdR: Girandi, uno de los coordinadores del fútbol femenino de Racing) su silbato. Me lo dio. Le doy también gracias a él, a Roberto (Saavedra) y a todas las familias del club», comentó.

«También les agradezco a mis padres en Argentina. Primero estuve con María Belén Bianchi y Osvaldo Martínez y luego con Eliseo Farías. Tuve mucha suerte de poder compartir con ellos este tiempo en Argentina», concluyó.

Es la hora del adiós para Jefina Koivuniemi. Emprende su partida a su tierra de nacimiento con un bagaje incalculable y con la certeza de haber causado un impacto inolvidable en este suelo.

Fuente: Diario Jornada