1 - abril - 2019

El día A

Armani, tocado, será evaluado hoy para saber si estará en condiciones de viajar a Brasil para jugar el duelo clave ante el Inter por la Copa. El se tiene fe…

«Yo siento que no es nada grave. Necesito descansar un poco, pero me conozco: no creo que haya problema…”.

Esa fue la sensación que compartió ayer Franco Armani con su círculo íntimo. Algo similar a lo que declaró el sábado pasado apenas finalizado el triunfo 2-0 frente a Talleres en Córdoba aunque un día después y tras un entrenamiento en el Monumental, en el que arrancó con algunas molestias físicas en su isquiotibial derecho y en el que terminó casi sin sentir dolor en esa zona. Claro, la práctica a puertas cerradas apenas constó de algunos ejercicios regenerativos para el arquero: recién hoy, después de que el cuerpo médico del club defina si el futbolista será sometido a estudios o no, se sabrá si FA viajará mañana a Porto Alegre para disputar el miércoles contra el Inter de D’Alessandro un partido clave para River en el Grupo A de la Copa Libertadores, tras haber arrancado con dos empates al hilo (1-1 con Alianza Lima y 0-0 vs. Palestino).

A partir de que en el segundo tiempo el tipo empezó a mostrarse algo dolorido y le dejó los saques desde el arco al capitán Leonardo Ponzio se encendieron las alarmas de preocupación en Núñez a pesar del muy buen triunfo que se llevaba el equipo, que le permitió asegurarse el lugar del repechaje para la próxima CL. Y más allá del optimismo del propio Armani y de la cautela que mostró Gallardo tras la victoria en el Kempes, para el equipo es vital la presencia del uno en el Beira-Rio: se trata de una parada brava y a priori se presenta como uno de esos partidos en los que el casildense puede tener bastante trabajo… En la misma ciudad, hace poco más de cinco meses, el ex Atlético Nacional fue vital para dejar a River con vida frente a Gremio en ese pie a mano inolvidable contra Everton, que en aquel entonces podría haber sido imposible de remontar. Pero estaba él…

Lo sabe bien el equipo y también el propio Muñeco: más allá de la confianza en Germán Lux, no es lo mismo que esté o no en cancha un arquero tan copero como Armani, que ganó ya dos de las últimas tres ediciones de la Copa Libertadores y siendo figura. Ahora, también debe pensar MG que si el uno de la Selección está lejos del 100% físico correrá un riesgo alto si juega frente al Inter: de desgarrarse, se perdería partidos importantes de CL, Copa Argentina, Copa de la Superliga, y -dependiendo del grado de una eventual lesión- quién sabe si no llegaría algo justo a los duelos de la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense. Por la seguridad que ofrece para sus propios compañeros y por el respeto que le tienen los rivales, sin dudas que no es lo mismo que Franco esté o no en el arco más grande de todos. De cualquier manera, hoy será el día A en el que se sabrá qué tan Alegre llegara River a Porto. Y todos le rezan a San Armani.

Fuente: Portal Olé.