12 - febrero - 2019

El deporte en venta: Gimena Laffeuillade, sin beca, regresó a Comodoro

La judoca, múltiple campeona y representante argentina a nivel internacional, ya no puede sostenerse en Buenos Aires. “Hubo presiones, situaciones difíciles”, dijo.

La triste realidad del deporte argentino afecta por igual a todas las disciplinas y a los distintos niveles de competencia. El de la judoca Gimena Laffeuillade es simplemente, un caso testigo. El cierre del Centro Nacional de Alto Rendimiento, en medio de una presunta venta ha dejado a muchos deportistas sin el único espacio específico para el alto rendimiento y en muchos casos, sin alojamiento, ni alimentación para quienes residían en éste espacio.

“Siempre tuve la colaboración de Comodoro Deportes y Chubut Deportes ya sea con viajes y becas. Las complicaciones económicas no son de ahora. Es más, en algún momento hasta nos sentamos a hablar sobre una obra social ya que estamos muy expuestos a lesiones, es cotidiano ya que uno entrena con su cuerpo todo el tiempo. La actividad misma es muy riesgosa”, sintetizó Laffeuillade, múltiple campeona y representante de Argentina a nivel internacional.

“Fue una decisión difícil y ya habíamos tenido complicaciones en todo, no solamente en lo que hace a lo económico. Hubo presiones, situaciones difíciles en la Selección que ya no se toleraban más. Decidí hacerme a un lado aunque no es una decisión tomada. Yo estoy entrenando de manera recreativa y despejando un poco la cabeza para después tratar de retomar”. La judoca comodorense explicó que los recursos escasean para poder mantenerse en Capital Federal y que a pesar del apoyo oficial, resulta difícil poder enfocarse únicamente en el entrenamiento. “Es complicado para todos, Se ha reducido lo que es el tema alojamientos en el CeNARD también y hay cuestiones internas que afectan. Le quitaron la alimentación a muchas personas. Y aclaro que dentro del CeNARD había un comedor pero no todos los que entrenan en éste lugar tenían cubierta la alimentación, solamente algunos”.

Explicó que el alojamiento era solamente para algunos deportistas del interior, está ubicado en el barrio de Núñez e inclusive, muchos deportistas han optado por alquilar o comprar departamentos en la zona para tener fácil acceso al Centro y optimizar los tiempos de descanso. “Es una zona costosa para alquilar. Si tuviera que costearme un alojamiento tendría que agregar el transporte como mínimo de una hora. Sin el CeNARD será difícil para todos. Es un espacio de entrenamiento único para el alto rendimiento, muchos hemos hecho una carrera ahí. Es algo especial para los deportistas que representamos al país”. Laffeuillade agregó que la zona es “segura” y que un eventual cambio implicaría una alternativa mucho más lejana en distancia. Tristemente los rumores que daban cuenta de una posible venta del Centro de Alto Rendimiento, se hicieron realidad. Y las sospechas de un negocio inmobiliario dejó sin más respuestas, sólo incertidumbre a muchos deportistas que inclusive representaron a Argentina en los Juegos Olímpicos , Panamericanos y de la Juventud. “Nos juntaron a los número uno de cada categoría y nos dijeron que el CeNARD estaba vendido y que no podíamos decir nada; luego de eso en noviembre aproximadamente ya sabíamos que se iba a concretar la venta. Ahí empezaron las marchas y demás. Ojalá que no se venda, ahora es cuestión de que aparezca el amor propio y se hagan las cosas a pulmón porque hay cosas complicadas que ningún deportista conoce. Hay un clima de gran indefinición, nadie sabe si viaja o no viaja a sus torneos. No sabemos que hay a futuro ni qué es lo que va a pasar”, lamentó Gimena. La destacada deportista surgida en la Escuela Municipal de Judo tenía previsto este año participar en el próximo Open de Buenos Aires por figurar entre las primeras cuatro luchadoras de Argentina. “El año pasado, competí en el exterior hasta mitad de año y luego comenzaron a pasar todos éstos problemas que me hicieron ir dejando la competencia. A mitad de éste año podría competir en el Torneo Centro República y ahí evaluar, si recupero las ganas de volver a entrenar en el máximo nivel”. Laffeuillade explicó que la decisión tomada por las autoridades deportivas de Nación representa un “paso atrás” y un duro golpe para muchos talentos argentinos que por razones económicas, ahora deberán acotar sus calendarios y en varios casos extremos, hasta abandonar sus deportes. “Muchos deportistas se están volviendo a sus provincias porque no tienen alojamiento, carecen de una fuente económica y muchos directamente están dejando la práctica deportiva. Se está perdiendo muchísimo talento. Esperemos que esto mejore”.

Apoyo de Chubut

“Siempre nos han dicho que Chubut ha sido históricamente una de las provincias que más apoyó a sus representantes. Nos han dado judogi, siempre contamos con becas y siempre hay un respaldo. Uno debe pagarse un alquiler, la luz y el gas como todos los ciudadanos incluyendo la alimentación. Si viviera en el CeNARD sería mucho mejor porque no tendría que afrontar éstos gastos. Se me complicó y las cosas se pusieron cuesta arriba”, indicó la judoca. Finalmente Gimena Laffeuillade reconoció que éste momento de incertidumbre le permitió “recargar” energías con su familia y volver a entrenar en Comodoro Rivadavia. “Mi futuro hoy está con mi familia, buscando un trabajo estable, pudiendo entrenar y superarme acá en la ciudad. Se puede estar en la Selección viviendo en Comodoro por más que la Selección exija estar allá. Yo salí de la Patagonia y saqué muchísimos más resultados que estando en Buenos Aires, soy muy feliz acá, quiero a Comodoro y cualquier puede llegar a lo más lejos estando acá en el sur. Voy a quedarme acá y disfrutar de muchas cosas que me perdí, cumpleaños y fiestas con mis afectos. Quiero aprender a valorar eso. Cada momento con ellos no quiero que se termine nunca”.

Fuente: Diario Jornada.