27 - mayo - 2019

El “Depo” no pudo fisurar la telaraña del “Torito”

Sin la eficiencia de otras tardes, Deportivo Madryn empató sin goles en el Abel Sastre ante Alvarado, que planteó un esquema conservador molesto para el “Aurinegro”. El arquero Pablo Lencina fue un factor clave. El árbitro Lucas Novelli Sanz estuvo a la altura de las circunstancias.

Sin la precisión de otras veladas, Deportivo Madryn no logró fracturar el impenetrable cerrojo planteado por Alvarado de Mar del Plata, en la ida de las semifinales del Federal A, finalizada con empate en cero.

El “Depo” fue consumido por la telaraña defensiva del “Torito”, que pudo haber celebrado en el epílogo un triunfo.

Sin embargo, un inspirado Pablo Lencina, uno de los baluartes principales del “Aurinegro” en la Reválida, se encargó de evitar con maestría que el empate se transformara en derrota.

El marco de la paridad fue un encuentro cristalino, donde Lucas Novelli Sanz, el referí del encuentro, tuvo un arbitraje irreprochable

Telaraña irrompible

El encuentro disputado en el Abel Sastre fue equivalente a un partido de ajedrez por el campeonato del mundo. Imperó en todo momento una ostensible paridad entre los contendientes, que optaron por priorizar la valla invicta por sobre la creación ofensiva.

El principio sobresaliente de ambos equipos en la tarde de ayer consistió en no descuidarse en el plano defensivo.

Ha sido la receta que permitió la resurreción de Deportivo Madryn, la clave en su renovado juego en este brillante segundo semestre de competición afista..

Pero Alvarado, evidentemente consciente de la fortaleza de su rival, aplicó la misma estrategia y complicó las aspiraciones ofensivas del elenco anfitrión.

Sin eficacia

En los primeros compases de la etapa inicial, el elenco visitante, con una sola referencia en ataque, Rodrigo Depetris, le causó incomodidad a Deportivo Madryn, que logró encarrillar el desarrollo a su favor a los 19 minutos.

En dicho instante, el elenco conducido por Izquierdo generó su primera ocasión de gol. Sin embargo, Matías Degrá, guardavalla visitante, interceptó con sus pies un pase su tocayo Birge.

Al final del primer tiempo, Deportivo Madryn volvió a generar oportunidades de gol. A los 44, Degrá, con heterodoxia, despejó con el pecho un cabezazo de Mauricio Mansilla. Tras el saque de esquina posterior, Fabio Giménez, a quemarropa, envió el balón por encima del travesaño.

A diferencia de los encuentros en casa ante Villa Mitre, Chaco For Ever y Sarmiento, el “Depo” careció de eficacia en el primer período.

Sin ocasiones

Al inicio del segundo tiempo, Lencina empezó a edificar su status de figura de la cancha. A los tres minutos, con innegable destreza, ahogó el tanto marplatense.

Tras ese cimbronazo, Izquierdo intentó aceitar los engranajes de su equipo con los ingresos de los delanteros Hugo Bargas y Mariano Mc Coubrey.

Sin embargo, la presencia de tres delanteros en cancha (el tercero era Franco Pérez) no se tradujo en superior claridad. De hecho, el “Aurinegro” no gestó opciones para abrir el marcador.

El DT visitante Mauricio Giganti, sin resignar su vocación defensiva, dispuso un esquema con dos atacantes, circunstancia que complicó las pretensiones portuarias.

Lencina conducción

Con esos retoques, Alvarado produjo su pasaje más lúcido. Además de anular a su adversario, el “Torito” generó tres nítidas oportunidades en las postrimerías del partido. Sin embargo, la presencia de Lencina no pudo ser derrotada.

En cada una de sus intervenciones, el arquero norteño exhibió su potencial. A los 33, frenó con maestría un disparo de larga distancia.

Dos minutos después, en una situación en inferioridad númerica, Lencina pulverizó un punzante contragolpe de Alvarado, al detener un remate del c apitán Emanuel Urquiza.

En la última jugada, Lencina rubricó su formidable faena personal y certificó que el marcador, en el atardecer de Puerto Madryn, iba a finalizar sin tantos.

El balance

Indudablemente, el resultado registrado no satisfizo a Deportivo Madryn. La intención era conquistar una diferencia, diminuta o considerable, para viajar a Mar del Plata.

No obstante, determinar la eliminación del “Depo” es prematuro. El elenco de Izquierdo se acostumbró a rescatar cuantiosos empates fuera de casa. Dos ellos ocurrieron ante Villa Mitre y Chaco For Ever, en los cruces de la Reválida. Ante Sarmiento, en Chaco, también conquistó el resultado que necesitaba para clasificar.

Si recobra la eficiencia en ataque, si la zaga se muestra imperturbable a la presión y si Lencina vuelve a desarrollar otra destacada labor, Deportivo Madryn puede ilusionarse con .

No es ciencia ficción. Con esas armas, renació y logró instalarse en semifinales. Crucificar a Deportivo Madryn sería un error de principiante.

Fuente: Diario Jornada