11 - enero - 2018

Madryn: El Comisario Guzmán justificó el uso de la fuerza en el incidente de la rambla

Desde la Unidad Regional hicieron referencia al video en el que se observa a dos agentes de Policía interviniendo en una presunta gresca entre jóvenes, en el marco de un hecho ocurrido el pasado fin de semana y donde, según quedó registrado a través del teléfono celular de uno de ellos, un agente empujara a una mujer que cae violentamente al suelo, de acuerdo al material que se hizo viral a través de las redes sociales.Consultado al respecto, el comisario inspector Javier Guzmán, segundo jefe de la Unidad Regional, aseguró que se utilizó el “uso progresivo de la fuerza”, de acuerdo al protocolo de actuación de la Policía frente a este tipo de casos, al tiempo que lamentó que un oficial resultara lesionado tras haber sido golpeado por varios de los jóvenes que protagonizaron el incidente, además de que también le arrojaron botellas y piedras.

Contravención e intervención

Guzmán se refirió al contexto en el que se dio la situación, de la cual tan sólo veinte segundos fueron registrados a través de un celular, y mencionó: “Alrededor de las 7:25 de la mañana (del domingo), un vecino llamó al Centro de Monitoreo comentando que había muchos jóvenes en la rambla, los cuales estaban promoviendo el desorden, peleando y, al parecer, algunos tenían armas blancas; entre ellos, también, había menores de edad. Se acercó personal policial, un móvil con solamente dos efectivos de la Comisaría Primera, quienes observaron la situación”.
A su vez, precisó que “había muchos jóvenes que estaban promoviendo el desorden, se veía algunos menores, y también estaban ingiriendo bebidas alcohólicas” y que “en un momento, los policías les dijeron que desistan de su acción, que no se podía ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública y, más aún, siendo menores”.

Respuesta violenta de los jóvenes

Sin embargo, “intentaron de que se retiren del lugar, pero los jóvenes, una vez que superaban ampliamente a los policías, se envalentonaron, seguramente debido al estado de ebriedad que tenían, y quisieron agredir a los policías; estos trataron de calmarlos, pero persistieron en su agresión”, relató el Comisario, agregando que “uno de los menores agarró una botella, intentó agredir a uno de los efectivos, este se la sacó, la tiró y se rompió”.
En este contexto y “viendo que el personal policial se veía superado en número, los efectivos desistieron, por el momento, se fueron del lugar hasta el móvil, retirándose, para evitar ser agredidos por los jóvenes; estos los siguieron y comenzaron a arrojarles botellas y piedras”, contó.

Pidieron apoyo policial

Los dos agentes “iban a subir al móvil, pero uno de ellos, un suboficial con quien hablé, entendió que si subían al móvil los iban a agarrar a piedrazos dentro del mismo y la situación iba a ser peor”, mencionó el segundo jefe de la Unidad Regional.
A ello, sumó que “consecuentemente, se pararon al lado del móvil, llegó el apoyo e intentó disuadir a los jóvenes para que se fueran” y que “había dos jóvenes que estaban muy exaltados, que arremetieron contra el personal policial, por lo que un agente resultó lesionado, y tuvieron que detenerlos”.
En esta línea, aclaró que “en este tipo de casos, se hace un uso progresivo de la fuerza; primero, se trata de que desistan de su acción y se vayan, para evitar inconvenientes, pero los dos sujetos debieron ser demorados porque agredieron al personal policial y eran los ‘cabecillas’” de la gresca.

Un oficial herido y un móvil dañado

“En el afán de la detención, teniendo en cuenta que eran cuatro policías contra más de diez jóvenes, generalmente son dos policías los que detienen y los otros dos deben cubrir a los primeros, para evitar que los agredan y que saquen al detenido, ya que lo que ocurre en estos casos es que la gente se abalanza sobre el personal policial para tratar de liberar al detenido”, planteó Guzmán.
Sobre esto último, explicó: “En esta circunstancia, si bien no vi el video pero según me comentaron, en un momento, el policía empuja a una de las mujeres y la tira hacia atrás, cayendo esta sobre la vereda, y por lo que me mencionaron, se ve que la mujer estaba sobre el detenido y sobre el lugar donde estaba el policía; este último, lo que tiene que tratar de hacer siempre, y me parece que lo han hecho bien, es el uso progresivo de la fuerza; empujar y tratar de no manotear y no detener más, ya que hay que pensar que si dos detuvieron a una persona y vuelven a detener a otra, no hay nadie que les cubra las espaldas”.
En este sentido, analizó que “podría haber sido mucho peor el desorden, y así, en este caso, lo que los policías hicieron fue empujar a la persona para evitar los roces, las detenciones, o bien las agresiones; de todos modos, un oficial de Policía resultó lesionado por las pedradas y los golpes, y un móvil policial dañado”.

FUENTE: EL DIARIO DE MADRYN S.A