9 - abril - 2019

El Bolsón: duras críticas hacia Martín Soria tras la derrota electoral

Dirigentes peronistas de esa localidad pidieron “un baño de humildad” al intendente de General Roca tras la derrota del pasado domingo.

Un grupo de dirigentes peronistas, entre los que se cuenta el concejal Mario Scandizzo, pidió  ayer“un baño de humildad” al intendente de General Roca, Martín Soria, luego de que perdiera el domingo la gobernación por más de 15 puntos contra Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro).
 
“Los mismos que perdieron estas elecciones son los mismos que perdieron en 2015 y son los mismos que no dejaron participar a nadie, son los mismos a los que les gusta filosofar y divagar, pero nunca pisaron un barrio o visitaron a un vecino que tiene un problema, hacen política desde atrás de un escritorio”, reprocharon los militantes de El Bolsón.
 
En correspondencia, la senadora Silvina García Larraburu  criticó la incorporación de Magdalena Odarda a la fórmula, quien “hasta hace poco representaba en Río Negro el antiperonismo. Recorría la provincia abrazada a Elisa Carrió, con una propuesta antiperonista, ella era crítica recalcitrante al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner”, recordó.
En contrapartida, dijo que  “se ignoró, se menospreció, se ninguneó a referentes de mucho peso territorial de la provincia”.
 
“Perdió la oportunidad de contar sus proyectos a los rionegrinos. Se dedicó a judicializar a Alberto Weretilneck, mientras este seguía trabajando”, remarcó por su lado la candidata a intendente del FpV/PJ en El Bolsón, Cristina González. Precisó que su figura hasta el momento “no existe para Soria por el hecho de haber pedido una interna y por el hecho de ser mujer, como si ello me quitara fortaleza y capacidad”.
 
“A nivel provincial, hemos sido maltratados como peronistas. Es momento de la autocrítica y comenzar de nuevo, quizás con otra dirigencia”, agregó.
 
Desde la óptica de Scandizzo, “es necesario reconocer la derrota y rever varias cosas que el FPV viene haciendo mal hace bastante tiempo. Esto no es más ni menos que un aleccionamiento, porque muchos dirigentes se olvidaron del baño de humildad del que hablaba Cristina, por el contrario muchos se pegaron un baño de soberbia y arrogancia y esto es fruto de eso”.
 
Enseguida advirtió que “es un adelanto de lo que va a pasar a nivel local (en las elecciones municipales del 5 de mayo, el justicialismo vernáculo va dividido en tres listas); son los mismos soberbios que hoy se las saben todas y la tienen atada: les cerraron la puerta a muchas agrupaciones y se encargaron de dividir cada espacio, pero a la vez abogaban por la unidad, mintiéndole descaradamente a los compañeros, sin capacidad para reconocer errores y mucho menos de enmendarlos”, detalló.
 
A su criterio, el domingo “se cerró una etapa para el peronismo rionegrino, es importantísimo un recambio y se necesita la renovación inmediata de nuestras autoridades partidarias”.
 
En crítica directa, García Larraburu acotó que “la propuesta que encabezaba Soria era de poco contenido o nulo, muy violento, muy de eslogan, pero vacío y fuera de época”. En cambio, “la ciudadanía hoy está pidiendo otro mensaje de los dirigentes, que estén un paso adelante por todo lo que está pasando, que presenten proyectos superadores, pero no consignas tan violentas, de la cachetada, de mostrar los dientes”.
 
Recordó asimismo que “se cerraron las unidades básicas, no hubo vigor en la vida interna del partido; por el contrario, hubo mucha inseguridad”.
 
“Al que piensa distinto, se lo corre, se lo aísla. Pensé que era algo personal conmigo, pero después cuando cerraron las listas tuve un montón de llamados de referentes que quedaron afuera. Te das cuenta que se hizo una lista donde primaron los vínculos familiares y de amigos, pero esto no es un cumpleaños, esto es política”, subrayó.
 
Tras la derrota, “el mensaje que vi de Soria es más de lo mismo, poner la culpa afuera en vez de mirar para adentro y ver qué pasó. Para tener resultados distintos, tiene que tener actitudes de grandeza”, concluyó.

Fuente: Diario Jornada.