22 - mayo - 2019

Educación presentó la edición 2019 del programa RCP en las escuelas

Con un entrenamiento para el personal del Ministerio de Educación se puso en marcha ayer la edición 2019 del programa RCP en las escuelas, que la cartera educativa lleva adelante en establecimientos de Nivel Secundario para estudiantes de quinto a séptimo año.

Fueron cerca de 14 mil los chicos que recibieron la capacitación el último año y, para este ciclo lectivo, la Dirección General de Educación Física y Deportes se propone llegar a mil estudiantes más, para intensificar la enseñanza de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).
«Ojalá uno nunca tenga que aplicar estas maniobras, pero es indispensable que toda la sociedad tome conciencia de la necesidad de capacitarse. En algún momento nos puede tocar ser la única chance de una persona para no morir y para eso tenemos que saber cómo actuar», sostuvo el coordinador del Programa, Alberto Alessio, quien añadió que «no sirve decir ‘ya sé, lo hice hace unos añosï, porque esto es un entrenamiento y, además, porque el protocolo va cambiando».

DISPONIBILIDAD PARA TODOS LOS ESTABLECIMIENTOS
La RCP en las escuelas es un programa disponible para todos los establecimientos educativos de todas las regiones y dirigido fundamentalmente a los últimos años del nivel. Las escuelas pueden solicitar la presencia de los capacitadores a los coordinadores de Educación Física y Deportes de su región, que será el encargado de armar el cronograma para dar respuesta a toda la demanda.

REANIMACION
La reanimación con las manos es un procedimiento simple que, a través de la comprensión del pecho, permite mantener la circulación de la sangre cuando el corazón se detiene; se trata de maniobras externas no invasivas.
Cuando el corazón se detiene, la persona pierde súbitamente la conciencia y deja de respirar. En estos casos, es importante que quien se encuentra cerca comience de inmediato con las maniobras de RCP, dado que, sin circulación, los órganos esenciales, como el corazón o el cerebro, se deterioran rápidamente. En un minuto mueren un millón de neuronas. Comprimir el pecho fuerte y rápido, aumenta la supervivencia de un adulto o un adolescente que sufrió muerte súbita.

Fuente: Diario El Chubut