18 - septiembre - 2017

Dos chicos apuñalados al borde de la muerte a la salida de “La Frontera”

Dos jóvenes apuñalados en gravísimo estado fue el saldo de la salida de un boliche en Puerto Madryn la madrugada del domingo. Joel Barria de 22 años fue hallado por la policía desangrándose a una cuadra de “La Frontera”, en la intersección de Marcos A Zar y Sarmiento, luego de que fuera brutalmente apuñalado en el frente mismo del local. Con varias lesiones pero una herida certera que le habría afectado la médula, los pulmones y otros órganos, el chico se debatía entre la vida y la muerte en el Hospital Andrés Ísola de Puerto Madryn, anoche al cierre de esta edición.
A su vez, un segundo joven, cuya identidad no trascendió fue hallado media hora después, por una patrulla policial a una cuadra del primero (Sarmiento y san Martín) adentro de un automóvil presuntamente abandonado (Ver foto), al momento en que pedía desesperadamente ayuda. Este chico que sería el acompañante del primero, evidenciaba varias puñaladas en la zona intercostal izquierda y fue internado de urgencia siendo también su estado de salud reservado.

Procedimientos policiales

En el hecho tomó intervención la Policía del Chubut y el operativo incluyó varios sectores. A primera hora de la mañana encontraron y trasladaron a cada uno de los heridos. A la par se comenzó la búsqueda de sospechosos a partir de datos aportados por cámaras y testigos oculares que habrían dado señas de un vehículo en el que presuntamente circulaban los agresores.
Posteriormente la policía procedió a cerrar la calle entre 9 de Julio y marco A. Zar a fin de resguardar el escenario de los hechos ocurrido en el frente mismo del local “La Frontera” y hasta la esquina de Marcos A. Zar por donde se habrían dirigido los heridos, por el reguero de sangre en la calle, y presuntamente los persecutores. En el sitio y hasta pasadas las 11 de la mañana, un grupo de profesionales de la Policía Científica tomaron detalles de los hechos y las huellas que perduraban aún en el asfalto y vereda, señalizando con conos, tomando muestras de sangre que permanecía en la calle y mediciones para tratar de dilucidar como se dieron los ataques y labrar las actas correspondientes, mientras un testigo de la zona certificaba el procedimiento ante los uniformados.

“Una situación aterradora”

Vecinos de “La Frontera”, de un edificio lindante afirman que la gresca se produjo a la salida del boliche y en plena vía pública, sobre lo que daba fe el reguero de sangre en veredas y asfalto a menos de diez metros del local. Desesperados momentos se habrían vivido a la madrugada cuando se produjo el ataque y muchos vecinos que despertaron alertados por el revuelo que se vivió en la calle, debieron asistir lisa y llanamente a dos hechos de sangre en la puerta de sus viviendas, además de los gritos desesperantes, corridas, peleas y todo tipo de situación acuciante que testimoniaron a media mañana a El Diario.
“Acá no se puede vivir más, somos numerosas familias que sufrimos esto recurrentemente y no hay ningún tipo de medida de parte de las autoridades competentes”, explicó una señora visiblemente angustiada. Anoche vivimos otra noche de terror, salen muy ebrios y pasa de todo, orinan en la vía pública, se apuñalan o se agarran a trompadas y uno desvelado viendo todo desde el balcón y orando para que no se produzca una tragedia, como anoche”, agregó.
“Acá hay gente que vendió su departamento y se terminó mudando porque no se puede tener una vida normal. Las fiestas interminables son los miércoles, jueves, sábados, y uno trabaja. Un matrimonio con un bebe recién nacido se tuvo que mudar por ejemplo”, agregó un comerciante que también reside en el lugar.

“Esto es una zona liberada”

“Dicen que el boliche se mantiene en el centro porque tiene `derechos adquiridos´ pero no hay control. Por lo menos que se acoten los horarios, o los días. Una cosa es el fin de semana y otra los días de semana. Además no hay límites para la venta de alcohol”, agregó el hombre.
Otro vecino fue más lejos aun e imputó que “hay que decirlo de una vez por todas: todos creemos que esto pasa porque es una zona liberada (sic), es negocios de amigos y por eso ni la Municipalidad ni Policía toma medidas en serio. Acá si te quedás un ratito en el balcón, que te invito, vos podés ver de todo y te vas a dar cuenta lo que digo. Hemos tomado fotografías de una empresa que abastece bebidas `muy cercana a un alto funcionario público´, proveyendo a la frontera pasadas las 2 de la mañana. ¿A vos te parece? Cuando dicen que no podés ir a comprar una bebida pasada las 12 de la noche. Esto es un verdadero descontrol y estamos todos indignados porque hablan de trabajar contra los vicios, las adicciones desde un 0800 y en realidad están fomentando que nuestros chicos se descuarticen en la vereda. Tenemos un estado bobo y cómplice (sic)”, afirmó el hombre que confirmó que lleva más de diez años en el lugar y cada año la situación empeora.

“No se hacen cargo de la salida”

La falta de control a la salida es el gran reclamo de todo el barrio. La constante que reflexiona la gente es `si van a dejar que funcione tal descontrol, por lo menos que le exijan que inviertan en custodios privados y refuerzos policiales para garantizar no sólo el orden, sino cuidar a la juventud que sale literalmente “fisurada” y muy avanzada la mañana´.
“Acá a veces pasa la policía a esa hora pero en general, hacen la vista gorda porque si no, tienen que detener a cientos, por el grado de ebriedad que llevan y donde un gran número se van en sus vehículos, autos, motos, camionetas, llevan a chicas y amigos en esos vehículos irresponsablemente. Mirá, yo he visto hasta llevar gente en las cajas de atrás de potentes camionetas, en un estado que puede pasar cualquier cosa”, explicó una joven mamá que agregó “yo salí y salgo aún pero este caos lo vi pocas veces. Ahora se empieza tomando alcohol en `las previas´ en alguna casa a las 8 o 9 de la noche si pinta picada; siguen acá adentro porque es mentira que no le venden a menores y al que se cruce, y muchos continúan en los llamados `after hours´ y es lógico que después le pinte violencia, abuso sexual, accidente de tránsito, cualquier cosa, descontrol, me entendés”.
Una vecina que se acercó mientras se realizaba el peritaje e iba transitado por la zona, afirmó que ella vive a más de una cuadra y es imposible dejar el auto en la puerta sin que lo rayen, o con serios riesgos de que se lo choque por el estado en que se desplazarían conductores que salen del boliche. Además “podés sufrir de todo, que te orinen en canteros, que pasan grupos vociferando y corriéndose cuando estés regando temprano, a veces he escuchado como creo que el novio le pegaban a una chica y otros lo atacaron, que se yo, es muy estresante y da miedo ya vivir en la zona, siendo que es el casco viejo y debería ser de tranquilidad”, afirmó la mujer.

Qué dicen las Ordenanzas

En Puerto Madryn hay legislación para aplicar que podría acotar situaciones complejas como las vividas. Tanto vinculada a horarios de cierre, como a venta de alcohol, ruidos molestos, etc. Tal como lo manifiestan los vecinos, lo que estaría faltando es el criterio para ordenar diversión, seguridad y descanso ajeno. La pregunta del millón es ¿porqué no se aplican? “Tal vez están esperando que se interponga una denuncia por falta a los deberes de funcionario público contra alguien del Ejecutivo o incluso el Concejo Deliberante, amagó un abogado que se interiorizaba en el hecho.
Desde 2015 a esta parte el tema de la diversión nocturna, la ingesta de alcohol en los jóvenes y la afección a la vecindad con sitios que alteran de plano la convivencia en días y horarios extremos, arrastró horas de trabajo de los adminsitradores de lo público pero presuntamente eso se tornía casi en “letra muerta”, sobre todo con la llegada de mejor clima y la mayor frecuencia de gente a los lugares de dispersión nocturna.
Un trabajo conjunto entre bloques legislativos hace dos años determinó por ejemplo una normativa que buscaba reglamentar la actividad en los locales nocturnos, tras las tareas celebradas con representantes de las fuerzas de seguridad y de los propios boliches bailables. Qué pasó de aquella fecha a esta parte para que esté la teoría tan alejada de la realidad, no se sabe.
Dentro de los aspectos centrales que contemplaba la nueva legislación, estaba la segmentación de los horarios para el funcionamiento de los locales nocturnos. La Ordenanza reformulada en 2015 preveía que “los matinée para jóvenes de 12 a 14 años de edad funcionarán en el horario de 19:30 a las 00:30, pudiendo el responsable y/o propietario del local bailable adelantar el horario de apertura”.
Asimismo, se establece “para jóvenes de 15 a 17 años de edad, desde las 01:30 siendo el horario de cierre para el funcionamiento de taquilla e ingreso de personas las 03 debiendo trabajar únicamente con la gente que se encuentra en el interior del local hasta el cese total de la actividad”.
Por su parte, “para las personas de 18 años de edad en adelante, el horario será desde las 01:30 hasta su cierre 06, el cual se deberá hacer de la siguiente manera: apertura del local 01:30, cierre de apertura de ingreso 05, cierre de barra 05:30 (SIC) y encendido de luces blancas y corte de sonido 06”.
Además se hacía hincapié en la expresa necesidad de controlar y garantizar la seguridad en la salida del evento, adentro y en las inmediaciones del lugar, por considerarse que era el momento más importante en términos de riesgos humanos y apelando a la “responsabilidad social” que toda empresa que se maneja con jóvenes, bebidas y horarios extremos debería tener. A la par, y en la vía pública el Estado es responsable directo de este tipo de autorizaciones y debe proceder a disponer de operativos de prevención para garantizar la seguridad de personas y bienes. Evidentemente mucho de esto no ha pasado porque desde ayer hay dos chicos al borde de la muerte.