5 - septiembre - 2017

Detuvieron a una persona que quiso apuñalar a un policía

Desde la Unidad Regional Puerto Madryn, el comisario mayor Ricardo Cerda, titular de dicha dependencia, se refirió a un extraño episodio que tuvo lugar en una vivienda del barrio San Miguel, sobre las 18:30 horas del domingo: “En la calle San Juan, del barrio San Miguel, se requirió la presencia policial como consecuencia de un conflicto familiar y, al llegar allí, quien había efectuado el llamado hizo ingresar a dos efectivos policiales a la parte posterior de la vivienda principal; allí hay una construcción precaria de madera de escasas dimensiones, en cuyo interior había dos personas, una de sexo femenino, muy alterada”, relató el jefe policial, agregando que “la otra, de sexo masculino, con un arma blanca en las manos, con manchas hemáticas en todo el cuerpo y muy ensangrentado; esta persona estaba muy alterada esta persona y, en presencia de los efectivos, seguía realizándose lesiones sobre su cuerpo”.
En este contexto, “se media con él, se habla por buena parte del tiempo, no logra hacerse que desista de su actitud y, cuando sale a la parte externa, una vez que ya está fuera del espacio físico mencionado, arremete contra uno de los efectivos policiales y le tira varias puñaladas”, contó el Comisario Mayor, añadiendo que “el agente extrae el arma, la acciona, pensando que con dichos ademanes o demostración el sujeto se iba a calmar, pero este siguió con su actitud, por lo que el policía le efectúa un disparo hacia una de las extremidades inferiores”.

Herido, continuó el ataque

Sin embargo, “en principio, el policía pensó que no le habría pegado (el tiro), porque esta persona sigue atacándolo, así que el restante efectivo policial extrae, también, el arma, le pega en la otra extremidad y, recién aquí, el sujeto cae al suelo, momento en el que se le secuestra el arma y, obviamente, se requiere la presencia de personal médico; seguidamente, arriba una ambulancia de manera inmediata y traslada al individuo al nosocomio local, donde por la tarde del mismo día continuaba aún internado”, mencionó Cerda.
En cuanto al estado de salud del sujeto al ingresar al Hospital, sostuvo que “tenía heridas en las extremidades inferiores, fue sometido a una cirugía y, obviamente, dichas heridas no pusieron en peligro su vida”.
Además, “no tuvimos contacto con la mujer; cuando llegamos al lugar, la señora acompañó al herido al nosocomio local; luego, dicha persona fue entrevistada directamente por personal de la División Investigaciones y del Ministerio Público Fiscal, por lo que no tuvimos contacto con ella, personalmente no la vi y desconozco si tenía o no lesiones, no habiendo recibido al momento ningún parte al respecto”.

El sujeto habría estado intoxicado

Consultado sobre el motivo del comportamiento iracundo del individuo, que se habría provocado serias lesiones en uno de sus antebrazos con el arma blanca que sostenía, el jefe policial manifestó que “de todas maneras, como consecuencia de lo ocurrido, seguramente se harán las pericias correspondientes y un análisis toxicológico, por lo que, seguramente, con posterioridad el Ministerio Público Fiscal podrá pronunciarse al respecto”.
Sobre el estado de la persona y si podría haber estado bajo el efecto de alguna sustancia, el Comisario Mayor opinó que “por la alteración que tenía, no es normal que una persona se exalte de esa forma; habría que aguardar los análisis toxicológicos” y, preguntado sobre los antecedentes del sujeto, respondió que “es conocido en el ámbito policial; es más, ha tenido algunos enfrentamientos con policías, que han terminado en atentado y resistencia a la autoridad”.

Enfrentamiento y detención

El episodio ocurrió en la calle José María Rey, en su intersección con Alem, al oeste de la ciudad; allí, “los vecinos, alarmados por un enfrentamiento que había sobre la calle por un grupo de jóvenes, requieren la presencia policial y, cuando se arriba al lugar, estos se dispersan; no obstante, los efectivos interceptan a dos de ellas, pudiendo constatar que tenían armas de fuego”, contó el jefe de la Unidad Regional, quien precisó que “una tenía un revólver calibre 22 y, el restante, un pistolón, además de municiones sueltas de calibre 38 y 22, sueltas entre sus pertenencias, más tres armas blancas que se secuestraron”.
Ambas personas “han quedado detenidas tras la audiencia de control de detención, con el detalle de que las dos armas de fuego se encontraban cargadas y, por suerte, no fueron disparadas en el momento en que estaban manteniendo el enfrentamiento, así como tampoco hacia el personal policial”, agregó.
Los detenidos “no tienen forma de acreditar la pertenencia de las armas y, aparentemente, de acuerdo a lo que hemos podido indagar por el momento, no tienen ningún tipo de registro” y “se trata de un joven de 19 años, recientemente detenido por un hecho contra la propiedad y, el otro, de 21 años, igualmente conocido en el ámbito policial”.