6 - agosto - 2018

Desguazaron el buque »Anita»

El desguace de los buques que forman parte del cementerio de barcos que se ubica en los sectores norte y sur del Storni están siendo realizados por la sociedad “La Argentina”, formada por trabajadores metalúrgicos locales que compraron los equipos necesarios para las tareas de desguace con un préstamo bancario. El material de desguace convertido en chatarra se venderá a la empresa de aceros Acindar, que dio directivas sobre la forma de realizar los cortes para el reciclado.

EL ANITA Y EL RESTO
El barco pesquero había sido varado en el año 1991, luego de que un 10 de diciembre se produjera un violento temporal que afectó a varios buques y provocó serios daños en la estructura del muelle Storni.
En dicho temporal, el Anita cortó amarras, pasó por debajo del muelle y terminó encallado en el sector norte del muelle. En el mismo temporal el María Dolores se hundió en el sitio 3, fue reflotado y varado en la costa. El Antonio Miralles terminó varado y años después, en 1994 convertido en un parque submarino.
El Jorge Antonio se hundió a unos 800 metros del muelle, el Joseph Duhamel destruyó un dolphin del sitio 4 y el Guillermo Daniel soltó amarras, buscó refugio pero una falla en la propulsión y fue varado por la tripulación.

EL CEMENTERIO DE BARCOS
A lo largo de décadas, distintos barcos han quedado varados en los sectores sur y norte de la terminal portuaria y las pasadas administraciones no habían logrado destrabar la situación de los buques, muchos de ellos abandonados por sus empresas propietarias, otros decomisados por haber pescado ilegalmente, sin embargo las gestiones realizadas por la actual intervención lograron dar comienzo al desguace.

Al sur del muelle Storni se ubican el Conarpesa II, Orel (ruso), Yamana, Guillermo Daniel, Codepeca I, Kami, Santa Clara, Cabo Buena Esperanza, Cabo Dos Bahías, Promarsa II, María Dolores Joseph Duhamel y Cabo San Sebastián.

Al norte del muelle se ubica la estructura de una vieja plataforma y los pesqueros Pancho Ramírez y el Anita, ya desguazado.

Fuente: El Chubut