24 - octubre - 2016

Denunció irregularidades en un local gastronómico y sufrió amenazas

Un ex empleado del restaurante Valdés denunció que, luego de dar a conocer a este medio información respecto de una presunta “nueva empresa oculta” del propietario del mismo y ex titular de Lotería de la Provincia, Alberto Vargas, comenzó a recibir amenazas en su teléfono celular.
Además, sostuvo que Vargas estaría montando un nuevo “emprendimiento” en un sector de la ciudad y que “sigue lavando la plata que se robó de la Provincia (SIC)”.
El hombre, que supo desempeñarse en la cocina del imponente restaurante de la zona céntrica, inaugurado en 2015, pidió resguardar su identidad por temor a represalias, aunque ofreció su testimonio oral, y también, dijo haber visto “bolsos con plata” en el local gastronómico, aunque aseguró que, al hablar con autoridades provinciales que le pidieron que denunciara lo visto, decidió no hacer la denuncia en la Fiscalía “porque son todos corruptos”.

“Vi pasar bolsos con plata”

“Recibí amenazas, mensajes y llamadas donde me pedían que me dejara de joder porque si no iba a terminar mal, y a raíz de eso tuve que cambiar mi número de teléfono”, denunció el hombre en diálogo con El Diario, aunque manifestó que aún no realizó la correspondiente denuncia en la Fiscalía por no estar convencido de la “objetividad” de un sector de la Justicia.
Por otra parte, aseguró que “esta persona (por el ex presidente de Lotería, Alberto Vargas) sigue lavando la plata que se robó de la Provincia, y hoy está remodelando un negocio en la calle Buenos Aires y España, donde había una forrajería; desconozco si alquiló o compró el local, pero está todos los días ahí, han sacado pisos y hasta tirado paredes abajo”.
El denunciante, que se desempeñaba en el área de la cocina del restaurante de Puerto Madryn, ubicado en Bartolomé Mitre y Roque Sáenz Peña, señaló una serie de “irregularidades” de las que habría sido testigo y precisó que “hubo cosas que nunca dije, como por ejemplo que vi pasar bolsos con plata, gente que le llevaba muchos bolsos con mucha plata a Alberto Vargas, que los recibía y se los llevaba en su camioneta”.

Abordado por un presunto “falso” funcionario

Por otra parte, el ex empleado de Vargas sostuvo que fue “visitado” por “un señor que decía ser secretario de una fiscal” y relató que la primera vez, “cayó a las diez de la noche en mi casa, yo en su momento no estaba y mi señora, por ser imprudente, le dijo que yo iba a estar al otro día a las diez de la mañana, así que al día siguiente volvió”.
Seguidamente, “me preguntó si yo era la persona que había aportado datos para una nota que se publicó en su momento”, en referencia a la denuncia de una supuesta “empresa oculta” del ex titular de Lotería, y que “necesitaban mi testimonio, porque de lo contrario no podía avanzar la causa contra él, lo cual para mí es mentira, con todas las pruebas que tiene la Justicia”.
También, “me preguntó si sabía algo más de lo que había declarado en el medio y le dije que no”, contó, agregando que “me dijo que me iba a volver a visitar, y nunca me mostró una credencial”.

“Nadie activa una investigación a fondo”

Por otra parte, el denunciante comentó que “estuve viajando y gastando mis propios medios para poder hablar con el Vicegobernador y hasta con el Gobernador, quienes no me pudieron atender por estar ocupados, y también hablé con el secretario de (Diego) Martínez Zapata, me tomó mis datos, y me dijo que el fiscal ya tenía la causa y que si yo sabía algo más, tenía que declararlo en la Fiscalía de Puerto Madryn, pero la contestación mía fue que ‘qué voy a declarar en la Fiscalía, si son todos corruptos’”.
El ex empleado, que no fue despedido del restaurante sino que se desvinculó por propia decisión por “diferencias” mantenidas con la gerencia del lugar, manifestó que “montar Valdés costó unos seis millones de pesos” y, consultado sobre por qué no hay otros empleados o bien ex empleados que se sumaran a su denuncia, mencionó que “no tengo diálogo con empleados actuales, sino con gente que trabajó ahí, pero nunca les quise preguntar o meterlos en el medio”. El hombre volvió a invocar su impotencia por ver como a la gente “de laburo nos cuesta tanto todo mientras que a los corruptos y los que se quedan con plata del pueblo les va muy bien, cada vez mejor”, reflexionó amargamente.

Fuente: El diario de Madryn.