5 - abril - 2019

Demostré que puedo estar a la altura del arco de Racing

Pese a que llegó lejos de los flashes, Arias se convirtió en una pieza clave para el título.  Muchos me miraban de reojo, cuenta el arquero, hoy uno de los mejores del país.

Con la cabeza en alto y lleno de orgullo, Gabriel Arias encara hacia el arco de Racing. Es su lugar en el mundo. En este caso no juega la Academia y tampoco hay gente en la tribuna, pero al arquero le brillan los ojos. Cada paso es una inyección más de emoción. Y ya se imagina la enorme fiesta que se está preparando para el domingo, día en que los hinchas podrán festejar con los jugadores en el Cilindro. “El teléfono me explota, la verdad que estoy empezando a caer de lo que logramos”, lanza una de las máximas figuras de este equipo campeón. A metros del arco que da a la tribuna local, ese que defiende como pocos cuando se pone el buzo, la cara de Gaviota se ilumina. Como nunca. Los flashes en plena producción de Olé le permiten brillar. Pero el arquero no pierde la humildad. “¿Cómo salí?”, lanza entre risas mientras encara al fotógrafo para tantear el panorama. Y da el visto bueno con ese pulgar gigante. Un tipo humilde que nunca pierde la gratitud. Un arquero que llegó por la puerta de atrás y ahora tiene el portón del frente abierto de par en par. Uno de los primeros ovacionados cada vez que sale a la cancha, una de las claves del título… Pero no se marea. A los 31 años mantiene los pies sobre la tierra y disfruta a cada instante. “Esto es algo único que hay que ir viviendo de a poco. Siento una alegría inmensa”, cuenta Arias, mientras se acomoda para el mano a mano con Olé, con el Cilindro de fondo. Sí, ahí donde será mimado dentro de dos días…

-¿Cómo estás viviendo estos días posteriores al título?

-La verdad que feliz, muy feliz.. Ahora un poco más tranquilo después de toda la fiesta y lo hermoso que fue el Obelisco. Estoy empezando a caer, aunque todavía sigo sorprendido por todo lo que vivimos.

-¿Te llamó la atención cómo ocurrió todo en el Obelisco?

-Sí, tremendo. Para el lugar que mirabas había gente. Eran muchísimos. Por suerte pudimos disfrutar todos juntos de un momento único y queremos seguir por este camino.

-¿Están empezando a tomar dimensión de lo que lograron?

-Sí, de a poquito. Uno se va dando cuenta de que logró algo que quedará en la historia del club. La verdad es algo hermoso.

-¿Lo imaginabas hace 10 meses cuando llegaste al club?

-Lo que no me imaginaba era que me iba a llegar tan rápido. Es hermoso el aplauso y que la gente grite mi nombre cada vez que piso el Cilindro.

-¿Es el mejor momento de tu carrera?

-Creo que me tocó tener grandes momentos , pero el presente siempre es el mejor y lo disfruto día a día.

-¿Qué es lo que más disfrutás?

-El hecho de haber podido quedar en la historia del club de dos maneras. Tanto con el título que consagramos la fecha pasada como el récord de minutos sin goles para el club (con 625 minutos es el de mayor tiempo seguido sin que recibir goles en profesionalismo). Hicimos un esfuerzo gigante, nunca bajamos los brazos y siempre fuimos al frente.

-¿Haber logrado superar ese récord fue la frutilla del postre en este torneo?

-Sí, algo muy lindo que me tocó vivir y que se va a quedar en mi cabeza para siempre.

-Apareciste en momentos determinantes con atajadas que ayudaron al equipo a ganar. ¿Con cuál te quedás?

-Por lo que significó y porque veníamos de perder muy feo contra River, me quedó con la atajada al Morro García ante Godoy Cruz. Íbamos ganado 1-0 y ese momento fue clave para ayudar con la levantada

-¿En qué nivel estás?

-Siento que en uno muy bueno. Es producto de todo lo que uno va cosechando. Me encuentro en un momento muy maduro. No queda otra que disfrutar esto que es increíble.

-En cada partido se te ve que vas al banco a hablar con Coudet ¿Qué le decís?

-Más que nada hablamos de cosas que veo dentro del campo y se las planteo. Él me corrige y me dice lo que hay que hacer. A veces es imposible comunicarnos con el griterío de la gente. Entonces desde ahí arreglo.

-¿Te gusta la parte táctica?

-Puede ser, por ahora no lo pienso. Por el momento quiero atajar y disfrutar de jugar. Una cosa es jugar y otra es verlo de la tribuna cuando me pasó por lesión.

-¿Cómo fueron esos partidos?

-Fue muy difícil. Estaba en un gran momento. Me costó pero sabía que si me ponía mal no se me iba a curar la mano más rápido. Por suerte volví de la mejor manera.

-¿Sentís que sorprendiste a varios con tu bien nivel?

-No sé, pero demostré que puedo estar a la altura del arco de Racing. Seguramente muchos me miraron de reojo, pero lo pude hacer.

-¿Se sacaron una mochila?

-Es lo que nos propusimos después de la eliminación con River y nunca nos desviamos de ese foco. Esa convicción y objetivo que se puso el grupo lo cumplimos.

-¿Son los que mejor juegan?

-Junto con Defensa fuimos los mejores y los más regulares. Creo que Boca y River tuvieron un buen final, pero les costó de a ratos.

-¿Es difícil sostenerse tanto arriba?

-Sí, muy complicado. Cada uno que enfrentábamos quería bajar al puntero. Nos entrenamos y nos exigimos cada día más y nunca nos relajamos por estar ahí arriba.

-¿Cómo estuvieron los festejo en el vestuario en Tigre?

-Se vivió con alegría pero había que respetar a Tigre. Preferimos ir con nuestra gente.

-¿Sos de los que se emocionan o de los que son más duros?

-Se me cayeron algunas lágrimas, liberé toda la tensión. En el último instante ya quería que se terminara porque no se aguantaba más. Ganábamos siempre los dos, una lucha muy pareja. La verdad que fue alivio y fue como descargar tensión.

-¿Hubo algún mensaje especial?

-Recibí muchos… Me escribió mucha gente de Defensa para felicitarme.

-¿Y qué dijeron los de la selección chilena que miran siempre a Racing?

-Me escribieron para felicitarme y que están contentos porque están pendientes de lo que hacemos.

-Por cómo juega Racing ¿te gustaría hablar con Vidal a ver si el Barcelona se anima..?

-(Se ríe) Ojalá. Sería lindo un partido con el Barcelona…

-¿Te lo imaginás? Ahora van a jugar la Libertadores 2020, quizá a fin de ese año les toque…

-Jaja. Primero hay que ganar la Copa. Hay que estar tranquilos y disfrutar de esto.

-¿Qué les genera la chance de luchar algo internacional?

-Es el próximo sueño. Ojalá podamos ir por eso el año que viene. Hay que hacer muy bien las cosas.

-¿Cómo lo viste a Lisandro?

-Todos sabemos lo que el quería lograr con el club. Es una alegría inmensa haber aportado para que cumpla su sueño y el nuestro.

-¿Hablaste con él?

-Sólo en el festejo y nos felicitamos.

-¿Y a Coudet le piden que siga?

-Sería lindo, es lo que todos queremos.En la semana le meteremos ficha.

-Él siempre busca convencer, ¿ahora les toca a ustedes?

-(Se ríe) Es una decisión personal que tiene que tomar él.

-¿Qué tan importante fue Chacho?

-Muy… Se la jugó por mí, me dio la confianza y siempre le voy a estar agradecido.

-¿Ahora lo más difícil para ustedes será no conformarse?

-Sí. ya tuvimos un par de días para disfrutar y ahora hay que mirar nuevos objetivos.

-¿Es un plus por cómo se dio el torneo?

-Somos un campeón con todas las letras. Atacamos mucho y a la vez defendemos bien. Nos exigimos de gran forma para que se haga realidad y por suerte se logró.

-¿Como definís a este campeón?

-Un campeón humilde que nunca miró más allá de cada partido…

Fuente: Portal Olé.