20 - octubre - 2016

Declararon los padres del joven que fue asesinado a balazos en el Abel Amaya

Ayer comenzó el juicio en donde se dilucidará quién mató a Claudio Banzen en abril del año pasado. Javier “Cejas” Castro es el único imputado y se lo acusa de ultimar al joven de 22 años de varios tiros. Su defensor pedirá su absolución.

En la primera audiencia de ronda de testigos en el juicio oral y público por un homicidio ocurrido en abril del año pasado en el barrio Abel Amaya de Trelew, declararon los padres de la víctima, Claudio Banzen, de 22 años de edad, asesinado a balazos, hecho por el que se encuentra imputado Javier Castro por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. También, a lo largo de la mañana de ayer, declararon la madre, hermanos, amigos y otros familiares de la víctima.

El abogado defensor Abdo Manllauik anticipó ante el Tribunal de enjuiciamiento que su cliente es “ajeno” a los hechos que se investigan por lo que pedirá la absolución.

Por su parte el fiscal general Omar Rodriguez manifestó que intentará probar la autoría del hecho en la persona de Castro sobre la base de los testimonios de testigos de un incidente previo a la balacera, testigos del momento en que se realizaron los disparos, además de peritos forenses y especialistas en criminología y balística.

El origen

En el inicio de la audiencia desarrollada en el sexto piso del edificio de Tribunales de Trelew, el fiscal general Omar Rodríguez relató el hecho que se investiga.

Así indicó que se pudo establecer que el día 12 de abril de 2015, siendo aproximadamente las 19 horas, un grupo de personas, varios de ellos familiares de la víctima, se encontraban compartiendo unas cervezas en las afueras de un comercio sito en calle Río Senguer, entre Pascual Daleoso y Paso de Indios, del barrio Abel Amaya de Trelew identificado como “Coronda”, dijo un parte de prensa oficial de la Fiscalía de Trelew.

Allí llegó el imputado Javier Castro alias “Cejas”, quien vestía una camiseta con los colores de Argentina –celeste y blanca- , bermuda color claro y se movilizaba en un vehículo marca Fiat Uno de color blanco.

Al descender, el acusado se dirigió al grupo y los insultó a la vez que ingresaba al comercio. A la salida repitió la agresión verbal y durante las maniobras de salida de su vehículo, de manera intencional apoyó el paragolpes de su Fiat Uno en otro de igual marca de color azul, cuyo propietario era el hermano de la víctima, Gustavo Banzen.

El auto de éste fue desplazado unos metros hasta impactar contra la reja de un inmueble cercano. Esta circunstancia provocó la reacción del padrastro de Banzen que junto a sus acompañantes arrojaron piedras hacia el lugar donde se encontraba Castro provocando daños en su auto.

Desenlace fatal

Unas dos horas después, cerca de las 21, Castro se presentó en el domicilio de la familia Banzen, en el mismo barrio, descendió de un vehículo de color gris, marca Gol o Chevrolet Corsa y, munido de un arma de fuego calibre 11.25, sabiendo lo que hacía, conociendo el poder de fuego del arma que portaba, comenzó a disparar en forma reiterada hacia la ventana que da al frente, desde la distancia aproximada de unos 5 a 7 metros.

También disparó hacia la puerta de la casa. Uno de los disparos impactó en la humanidad de Claudio Banzen. La bala ingresó en la zona lumbar izquierda, con orificio de salida en la axila derecha.

El proyectil lesionó severamente el hígado y pulmones. El paro cardio respiratorio fue irreversible a raíz del cuadro de shock hipovolémico por sangrado agudo de las lesiones en órganos vitales, y consecuentemente el deceso.

El juicio continúa en la jornada de hoy con la presencia de más testigos relacionados a la muerte de Gustavo Banzen.#

Fuente: Diario Jornada.