15 - septiembre - 2017

“Da mucha bronca e impotencia”, afirmó Sastre sobre el conflicto del Exal

El intendente Ricardo Sastre se refirió al conflicto sostenido entre la empresa Exal y la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), que desembocó en el despido de 23 trabajadores, a pesar de que los telegramas enviados a los empleados fueron dejados sin efecto por la Secretaría de Trabajo, en el marco de la Conciliación Obligatoria dictada el pasado lunes.
En este contexto, lamentó el rol desplegado por el sindicato de metalúrgicos y remarcó que “deberían haber asesorado a estos jóvenes, más aún cuando están con riesgo de perder su trabajo, habiendo tantos que quisieran tenerlo” y confirmó que mantuvo diálogos con autoridades de la UOM, donde les dijo que “el gremio debería tener otra impronta”.
En esta línea, expresó que “el hecho de que hoy nos encontremos con una empresa que tiene cerca de 80 trabajadores, con estos jóvenes que estén planteando una discusión salarial cuando, en el acumulado, han llegado al 47 por ciento en lo que va del año, me parece que es irrisorio, insignificante, y no hay motivo de por qué hacerlo”

Inversión en Madryn

“Puntualmente, lo de Exal es una situación de bronca e impotencia que tengo, ya que nosotros hicimos un esfuerzo muy importante para que Exal Group se decidiera a venir a instalarse en Puerto Madryn”, puntualizó Sastre, y, consultado sobre cómo fue cedido el predio donde la firma invirtió más de 200 millones de pesos para levantar la planta, explicó que “el terreno era de Provincia; en el lapso entre mayo y diciembre de 2011, donde había sido intendente electo, ya habíamos empezado a gestionar para que un grupo empresario se radique en Madryn; Exal Group pretendía instalarse en San Luis, al norte de San Pablo, en Brasil, y nosotros convencimos a las autoridades para que lo hicieran en nuestra ciudad, gestionamos la tierra con el Gobierno Provincial y, con la empresa Aluar, la cantidad de toneladas de aluminio líquido para que pudieran producir en nuestra ciudad”.

Cuestionamiento a la UOM

Sobre este punto, manifestó que “con buen tino, la empresa y el CEO norteamericano decidieron instalarse en Puerto Madryn, y era una acción que no había tenido ninguna empresa; creo que ha sido la mejor inversión que ha tenido la ciudad luego de la planta de Aluar, además de la calidad, por ejemplo, de llevar a jóvenes a capacitarse a Eslovenia” y lamentó que “el hecho de que hoy nos encontremos con una empresa que tiene cerca de 80 trabajadores, con estos jóvenes que estén planteando una discusión salarial cuando, en el acumulado, han llegado al 47 por ciento (de incremento) en lo que va del año, me parece que es irrisorio, insignificante, y no hay motivo de por qué hacerlo”.
En este sentido, el Intendente planteó que “el sindicato debería haber cumplido un rol importante que no ha cumplido; debería haber asesorado a esos jóvenes para que no tomen ese tipo de acción”.

“Deberían tomar otra impronta”

Además, Sastre sostuvo que “hoy, cuando los argentinos hablamos de que hay mayor cantidad de desempleo y mayor desocupación, no nos podemos permitir este tipo de situaciones, cuando no estamos discutiendo el pago o no pago de los haberes y salarios, sino una paritaria que llega al 47 por ciento en lo que va del año; estamos jugando con algo que al CEO de una empresa, que puede llegar a instalarse en otro lugar, poco le puede llegar a costar bajar la persiana, radicarse en otro lugar del continente, y que pase a ser Exal lo que hoy es Cerámica San Lorenzo o lo que puede haber sido la ex Alpesca”.
A su vez, se refirió a las declaraciones del gerente de Exal Argentina, Marcelo Celestini, quien manifestó en declaraciones radiales que hace pocos días pensaba incrementar la producción de la planta en un 50 por ciento y que, actualmente, intenta convencer a los accionistas para continuar con la operación en Madryn: “Hace unos días estuvimos conversando con las autoridades de Exal para ver de qué forma incrementaban la producción, y el pasado jueves estuvieron en mi despacho, comunicándome que estaban viendo la posibilidad, para fin de año, de cerrar la planta y radicarse en el norte de Brasil; es una sensación de bronca e impotencia y creo que hay una falta total de responsabilidad de quienes conducen el gremio, para con esta situación; mientras que otros están bregando para tener un trabajo, hay otros que están discutiendo por 300 pesos, con riesgo de perder la fuente laboral”.
Preguntado respecto de si hubo un diálogo con autoridades de la UOM, específicamente con su titular en Puerto Madryn, Jorge Paineman, contó que “lo llamé y le dije que me parecía que debían tomar otra impronta; adujeron que era una decisión de los jóvenes trabajadores que estaban en la planta, y creo que no fue tan así; creo que ellos, que son la conducción del gremio, tienen que asesorar a estos jóvenes para que puedan seguir con el rumbo y el trabajo que realmente tienen, habiendo tantas personas que lo quisieran tener”.

“No es una represalia”, dijo Celestini

Por su parte, en diálogo con LU17, el presidente de Exal Argentina, Marcelo Celestini, sostuvo que “por supuesto, el intendente Ricardo Sastre fue un gran partícipe de la posibilidad de que Exal se instale en Madryn; el grupo tenía una planta de tejos de Suiza, la cerró por los altos costos y decidió poner una planta en Sudamérica; en 2012, hubo tratativas para ponerla en Brasil, y gracias al esfuerzo de muchos, entre los cuales está los del Intendente, finalmente pudimos instalarla en dicha ciudad, siendo un orgullo para los madrynenses y, personalmente, para mí, ya que mi anhelo más grande siempre ha sido abrir plantas y darle trabajo a la Argentina”.
Sobre esto último, refirió que “no es una represalia de la empresa, sino que, desafortunadamente, estos eventos, tres de quemada de gomas en un año, en una compañía que honra su compromiso salarial de una manera única, tres eventos de esta naturaleza, han logrado, finalmente, que nuestros clientes tengan una gran incertidumbre al respecto; hay que imaginar que nosotros abastecemos a grandes empresas, fundamentalmente de desodorantes y antitranspirantes, y están muy preocupadas por nuestra situación”.
En cuanto a la proyección de Exal Group en Puerto Madryn, Celestini explicó que “antes de este conflicto, estaba tratando de empujar esta variable, de poder aumentar nuestra producción casi en un 50 por ciento, con nuevos equipos, pero, lamentablemente, ahora di unos cuantos pasos hacia atrás, ya que, en lugar de estar pensando cómo ampliar, estoy pensando en cómo hacer para recuperar lo que tenía, esa es la tarea que me espera, cómo hacer para recuperar la confianza”.