16 - diciembre - 2016

Continúan los roces con los socios del Mercosur

La Argentina y Uruguay reaccionaron contra el gobierno venezolano por haber pretendido ayer participar a la fuerza de una reunión de cancilleres del Mercosur, y Caracas respondió que la asunción de la presidencia temporal del bloque por Buenos Aires fue producto de un «autonombramiento» y un «golpe de estado».

La canciller de la Argentina, Susana Malcorra, afirmó que Venezuela «pudo haber pedido una prórroga» para adecuar sus normas internas a las del bloque, motivo por el cual los socios restantes le suspendieron la membresía plena el 2 de este mes, pese a que «no tuvo cuatro años (para cumplir esos requisitos) sino diez, porque su ingreso al Mercosur llevó seis».

«A pesar de que (la canciller venezolana) Delcy Rodríguez esto lo ponga en términos de que es un avasallamiento, no lo es; hay claramente un artículo tres en el Protocolo de Adhesión que dice que Venezuela debe cumplir con todo el acervo legal en cuatro años», agregó la jefa de la diplomacia argentina este mediodía, en el brindis de fin de año para la prensa.

En tanto, el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, opinó que las acciones desplegadas por Rodríguez ayer en Buenos Aires representan «un acto grave desde el punto de vista diplomático».

«Entrar a la fuerza en la cancillería argentina me parece que es un acto grave desde el punto de vista diplomático bilateral entre la Argentina y Venezuela», dijo Nin Novoa a periodistas durante un acto en Montevideo.

Rodríguez provocó algunos incidentes al pretender participar ayer de la XI Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común del Mercosur, integrado por los cancilleres de los miembros plenos del bloque, a la que Venezuela no estaba invitada tras haber sido suspendida a comienzos de este mes.

La ministra venezolana -quien estuvo acompañada por su colega de Bolivia, David Choquehuanca- fue recibida a solas durante más de una hora por Malcorra y luego denunció una supuesta «confabulación» de los socios fundadores del Mercosur contra su país.

Más tarde, en la sede del Instituto Patria que orienta la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Rodríguez sostuvo que el Mercosur actuó «de muy mala fe con Venezuela», y le imputó actuar con «intolerancia» para «aplicar un modelo neoliberal».

Paralelamente, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó en La Habana que había enviado una nota de «protesta enérgica» por una supuesta agresión sufrida por Rodríguez.

Hasta esta noche, sin embargo, el gobierno venezolano no había divulgado el texto de esa supuesta nota, de la que no se tenían noticias en las cancillerías de los socios fundadores del Mercosur.

Rodríguez afirmó que fue «golpeada fuertemente en su hombro izquierdo» por un policía en los alrededores del Palacio San Martín, por lo cual debió «ser tratada en una clínica» porteña, y luego, dentro del edificio, «fue empujada por un funcionario del gobierno» argentino, según describió un comunicado divulgado esta tarde por la embajada venezolana en la Argentina.

Hoy, en Montevideo, Rodríguez sostuvo que Venezuela sigue ejerciendo la presidencia temporal del Mercosur y denunció un supuesto «golpe de estado» dentro del bloque.

«Ejercemos la presidencia pro tempore y lo seguimos haciendo, no reconocemos el autonombramiento que hizo ayer la Argentina; estamos en realidad en el curso de un verdadero golpe de estado en el seno del Mercosur, donde se está vulnerando toda la legalidad», dijo la canciller venezolana en rueda de prensa en la sede del Mercosur.

Por otra parte, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, capitán Diosdado Cabello, dijo esta tarde en un acto público en Caracas que, tras los incidentes de ayer, «si el embajador argentino tuviera un poquito de dignidad, cogería sus maletas y se iría» porque «no se justifica lo que le hicieron a Delcy».

La Argentina no tiene embajador en Caracas desde hace 14 meses y su representación está encabezada por el encargado de negocios, Eduardo Porretti.

El gobierno argentino resolvió no hacer comentario alguno acerca de la declaración de Cabello mientras no haya ninguna comunicación formal, informó una alta fuente de la cancillería a Télam.

Más temprano, Venezuela había declarado su satisfacción por la puesta en marcha del mecanismo de resolución de controversias del bloque, mediante el cual aspira a solucionar su situación.

«Estamos plenamente satisfechos por haber encontrado en los Estados la coherencia necesaria para avanzar satisfactoriamente en una nueva reunión que en febrero tendrá lugar», afirmó el representante venezolano ante el Mercosur, Héctor Constant.

Los coordinadores de los estados miembros -con la excepción de Paraguay, que no asistió- se reunieron esta mañana en Montevideo, en el contexto del sistema de resolución de controversias previsto en el Protocolo de Olivos.

La activación de ese mecanismo fue acordada tras la reunión que Maduro y el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, mantuvieron la semana pasada por videoconferencia, en busca de una solución a la situación de Venezuela.

 
Fuente: Telam.