2 - junio - 2017

Condenado por “pornografía infantil” en Madryn

 

Lucas Benito Sarmiento, alias Peluca, de 29 años, fue condenado por el delito de facilitación de pornografía infantil a la pena de un año y medio de prisión. Compartió más de 1.500 archivos con imágenes sexuales explícitas de menores de edad a través del programa “Ares”. El sujeto deberá realizar un “tratamiento psicológico, que ahonde sobre la cuestión vinculada a delitos de índole sexual”, según indicó la resolución dictada por el juez penal Marcelo Orlando.

La investigación se inició con un reporte de la red CyberTipLine del “National Center for Missing & Exploited Children (NCMEC), que alerta cuando distintos usuarios comparten contenido de tipo pornográfico que incluya a menores de edad. Se verificó la publicación de archivos con contenido ilícito de “pornografía infantil”, denunciado por Facebook, el cual resulta ser un video pornográfico con la participación de una menor de edad.

La causa se recepcionó en Puerto Madryn y la llevó adelante el fiscal Jorge Bugueño. Ante este informe el Cybertipline de NMEC y con los datos de registro de la dirección IP se le requirió el titular de esa dirección a la empresa proveedora de Internet. A partir de allí, se dispuso un allanamiento en la vivienda del joven, en el que se secuestró una computadora y distintos dispositivos informáticos, que fueron peritados por expertos del Equipo Técnico Interdisciplinario de la Procuración General.

La pericia informática sobre la misma se estableció que existían 1.583 archivos vinculados a pornografía infantil y 716 archivos como de interés para la causa, que eran compartidos a través del programa “Ares”. Las fotografías en muchos de los casos contienen escenas sexuales explicitas con menores de edad de 5 años aproximadamente.

En la causa no surgió que el acusado haya producido los videos pornográficos, sino que los consumía y los compartía. La investigación determinó que el acusado “comparte fotos, videos con contenido sexual explícito del que participan menores de edad, en forma constantemente a un número indeterminado de personas, ya que los destinatarios resultan ser todos los usuarios que comparten esa aplicación de descarga”.

El sujeto reconoció el delito y fue condenado a un año y medio de prisión según lo prevé el artículo 128 del Código Penal para el que publique, facilite o divulgue, por cualquier medio, “toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas”. El mismo artículo reprime con prisión al que “tuviere en su poder representaciones de las descriptas en el párrafo anterior con fines inequívocos de distribución o comercialización”.