20 - septiembre - 2017

Concejales piden por mayor seguridad y concientización hacia los jóvenes

El edil Mario Méndez (FPV) se refirió al serio episodio ocurrido en las afueras del local céntrico “La Frontera”, donde el domingo a la madrugada, dos jóvenes fueron apuñalados, uno de los cuales permanece internado en estado reservado.
En esta línea, pidió un mayor control en los locales bailables y manifestó que “muchas veces, parte de los chicos que ingresan a los boliches, ya lo hacen alcoholizados”, una problemática que tiene su arraigo en lo social, para lo cual también debería reforzarse lo referido a la concientización sobre el consumo de bebidas alcohólicas, principalmente en jóvenes y menores de edad, muchas veces víctimas de acontecimientos lamentables como el ocurrido durante el pasado fin de semana.
Por otra parte, el edil habló sobre la problemática de seguridad que manifestaron vecinos del barrio Ruca Hué y sostuvo que “muchos tienen miedo de denunciar por temor a represalias”.
En otro orden, la concejala Mariela Williams (Chubut Somos Todos) analizó la problemática del acceso al alcohol por parte de jóvenes y menores de edad y puntualizó que “debemos ver qué responsabilidad tenemos nosotros, los adultos”, para “tener a los jóvenes protegidos y contenidos”.

“Tendría que haber más control”

Méndez opinó que “estoy muy preocupado por los hechos que transcurrieron en ese boliche, el domingo a la madrugada, y creo que el tema más delicado pasa por el consumo de alcohol, ya que parte de muchos de estos chicos, en general, llegan a los boliches ya alcoholizados; entonces, pienso que tendría que haber más control por parte de la Policía, así como también por parte de los propietarios de dichos locales, en cuanto a revisar a las personas y percatarse de si entran con algún elemento no autorizado y demás”.
A su vez, recalcó la necesidad de tener “más seguridad dentro de los boliches y en las inmediaciones, para que no ocurran estos hechos que, lamentablemente, son muy preocupantes; hoy, tenemos dos heridos, uno de ellos en estado grave, y esto no tendría que ocurrir, ya que se trata de lugares donde los jóvenes concurren para divertirse, y muchas veces terminan en este tipo de situaciones fuera de lo normal”.

Aguardan reunión con jefe de Policía

En otro orden, el concejal se refirió a la invitación realizada, semanas atrás, al jefe de la plana mayor de la Policía del Chubut, Luis Avilés, para que concurra al Concejo Deliberante y participe de un encuentro con los bloques, en pos de analizar la situación de inseguridad que se vive en Puerto Madryn: “Hasta ahora, no hemos tenido ninguna respuesta, hace dos meses se invitó al jefe de la plana mayor de la Policía de la provincia, para que concurra al Concejo a tener una reunión con todos los concejales, para que nos indique el plan de seguridad que tiene para la ciudad, pero hasta el día de hoy, no hemos tenido ninguna respuesta con respecto a este tema”.
Sobre esto último, anticipó que “estamos aguardando que se trate, en Comisión, un proyecto que elaboré el año pasado para la creación del Consejo Municipal de Seguridad Ciudadana, en el que estarían involucrados varios actores y ayudaría a colaborar con la Policía; entre ellos, personal de las Juntas Vecinales, la Justicia, concejales y otras entidades”.

“No queremos seguir lamentando víctimas”

Méndez agregó que “no es que uno le eche toda la culpa a la Policía; al contrario, la fuerza hace lo que puede, hemos estado reunidos con jefes de distintas comisarías de Puerto Madryn, también con el jefe de la Unidad Regional, comisario Ricardo Cerda, quien fue muy amable, y, lamentablemente, ellos hacen todo lo que pueden, pero a veces no tienen las herramientas necesarias para combatir a la delincuencia, por lo que estaría bueno que todos colaboremos, para ver si podemos hacer algo para que este tipo de hechos no sigan ocurriendo, así como tampoco tengamos que seguir lamentando víctimas”.

“Los vecinos están con miedo”

Por otra parte, el concejal recordó que “en la última Sesión pedí la palabra para hablar sobre algo que ocurrió la semana pasada, cuando me vinieron a ver varios vecinos del barrio Ruca Hué o 630 Viviendas, quienes me plantearon la preocupación que tenían por los hechos delictivos que vienen ocurriendo en dicha barriada; lamentablemente, todos estos ‘revoltosos’ son conocidos por los vecinos, así como también por ciertas autoridades; son conocidos en el ámbito policial” y contó que “en la noche del martes (12 de septiembre) y la madrugada del día siguiente, ocurrieron varios robos y daños en vehículos de esa zona, hasta una balacera que se produjo en el barrio; los vecinos están con miedo y con miedo de hacer las denuncias, ya que ha ocurrido varias veces que han realizado la denuncia y al día siguiente se tienen que cruzar en la calle con estos ‘revoltosos’ que son del mismo barrio”.

“Tienen temor a represalias”

Así lo afirmó Méndez, quien mencionó que “algunos, incluso, ya están cansados de hacer las denuncias, porque no han recibido respuestas, por lo que les pido a las autoridades policiales que tomen cartas en el asunto, así como también a la Justicia, para que hagan algo, ya que no tenemos que esperar que esto se vaya de las manos y que tengamos que lamentar otras víctimas, como viene ocurriendo últimamente”.
En este contexto, remarcó que “es preocupante lo que está ocurriendo en dicho barrio, y todos tenemos que hacer algo, obviamente, y aportar para que esta situación no continúe”.

Responsabilidad de adultos

Por su parte, la concejala Mariela Williams (Chubut Somos Todos) se refirió al episodio y recordó el pedido realizado por estudiantes de distintas escuelas de Puerto Madryn, durante la Sesión Simulada del viernes pasado, donde los alumnos presentaron sus proyectos y uno de ellos hacía referencia a la necesidad de una mayor apertura en el horario de los boliches, para poder incluir a aquellos mayores de 16 años y menores de 18, de modo que no tengan que realizar la “previa” en lugares públicos o en las casas.
En esta línea, comentó que “en la Sesión estudiantil plantearon, desde una escuela, la posibilidad de que los chicos mayores de 16 ingresen a los boliches, donde hoy en día es a partir de los 18 años; ellos plantean que, por un lado, se les da la posibilidad de votar a un presidente, pero que no se les permite el ingreso a un lugar de esparcimiento y de juntarse con sus amigos; a modo de ‘remediar’ eso, terminan haciendo ‘previas’ en alguna casa o quincho particular, y ahí tendríamos que ver, un poco, la responsabilidad que jugamos los padres”.

“Debemos ver cómo manejar estas situaciones”

En este sentido, Williams añadió que “básicamente, ellos dicen que están menos protegidos en esas juntadas, o bien en la calle, ya que, cuando el clima empieza a acompañar y los días están más lindos, se juntan en la rambla o en lugares abiertos, donde no tienen ningún tipo de control; ellos preferirían poder ingresar a un boliche, aunque ahí entra en juego el tema de la venta de alcohol a menores, por lo que creo que los adultos debemos asumir las responsabilidades que nos tocan y ver cómo manejamos estas situaciones, ya que la realidad es que somos nosotros quienes, en definitiva, desde atrás de la barra de un boliche vemos si le vendemos alcohol a un menor, o bien en el supermercado, como es el caso de las ‘previas’” y opinó que “somos los adultos, como padres, quienes permitimos el acceso al alcohol por parte de los menores”.

Entre el control y la responsabilidad

Actualmente, la Ordenanza 3.776 menciona la prohibición de alcohol a menores y especifica, en líneas generales, que, en el caso de los locales de esparcimiento, en caso de ‘dudar’ de que el cliente fuera menor de 18 años, la persona responsable de comercializar la bebida deberá solicitarle el documento de identidad, algo que no suele ocurrir generalmente en la práctica.
Consultada sobre si ello obligaría a concientizar tanto a jóvenes como, principalmente, a los adultos, respecto de dicha cuestión, Williams planteó que “el tema es que no siempre, los adultos, tengamos que tener el control encima para cumplir con las normativas que están vigentes, que es lo que termina ocurriendo, por ejemplo, con el tránsito y otras áreas, donde los adultos cumplimos cuando nos controlan o cuando nos ponen multas, es decir, cuando ‘nos duele en el bolsillo’, de alguna manera, y si no, tratamos de evadir la responsabilidad que tenemos; de una vez por todas, creo que somos los adultos quienes deben dar el ejemplo en estas cuestiones y asumir nuestras responsabilidades”.

Piden controles a la salida de boliches

Además, la edil del bloque oficialista se refirió a los controles realizados en distintos puntos de la ciudad: “Doy fe de que los mismos, desde el Municipio, se hacen; también, si bien la Policía realiza controles, tendrán que reforzar los mismos, o bien los rondines, así como también hacer controles a la salida de los boliches, para que no pase lo que pasó el fin de semana pasado”, manifestó, concluyendo en la necesidad de “reforzar los controles en esos horarios ‘fijos’, por llamarlos de algún modo, que son al ingreso y salida de los boliches, además de que tenemos que ver, en general, cómo tener a los chicos más protegidos y contenidos”.